El Mekuyo

Cultura Portada

Es un baile folklórico de los N’dôwé, Playeros, de Guinea Ecuatorial y se puede encontrar su onda expansiva en las tribus Pongüe y Mbiko del Gabón. Los Bengas fueron los percusores de ese baile en Guinea Ecuatorial a mediados del s. XIX entre Cabo San Juan y Corisco. Los Kombes lo extendieron por las zonas de Mbini a finales del XIX. Por último, los Kombes de Bata y la tribu de Punta Mbonda lo adoptaron a principios del s. XX.

El Mekuyo es ejecutado, normalmente,  por un grupo de hombres viejos y jóvenes. El gran protagonismo de la danza lo llevan los viejos, ayudados por los jóvenes. Tocan los tambores, dirigen los cantos, coreados por las mujeres “socias”. Son los que también se encargan de la escenografía y la animación del Mekuyo durante su actuación. También se encargan de vigilarlo para evitar posibles percances.

La vestimenta consta de un traje, cubierto de numerosos bucles, generalmente de bambú; de una máscara pintada de vivos colores: blanco, rojo y negro; y de unos calcetines que cubren pies y manos.

NORMAS POR LAS QUE SE RIGE EL MEKUYO:

  •       Debe de haber cumplido, como mínimo, los catorce años, por ser la edad que conciben los N’dôwé que se puede guardar un secreto.

  •       A las mujeres no se les permite entrar en la choza donde se viste el Mekuyo y tampoco pueden criticar su actuación ya que de lo contrario serían seriamente castigadas.

Antes de efectuarse el baile, el Mekuyo planta un árbol en la mitad de una liana del bosque.

El Mekuyo suele tener una duración de tres horas, de cuatro a siete de la tarde ordinariamente. Son muchas y diversas las circunstancias en las que se puede bailar el Mekuyo: Invitación familiar o amistosa; con motivo de Fiestas Patronales o Nacionales; Defunción de personajes ilustres; Conmemoraciones diversas o simplemente los domingos.

El rito del Mekuyo es una representación folklórica con un rico contenido en orientación. El hombre N’dôwé adora el sol y cree que ése devolvería la vida a un cuerpo inerte justo horas previas del anochecer. El Mekuyo representa un cuerpo sin vida y por eso en el pasado se le ha impregnado una cara en la frente de su vestimenta.

A lo largo de la historia ha habido Mekuyos famosos: Alongade Corisco, el Boso Bua Ndondjo de Mbini, el Ngüende A Limba de Ekuku, el Dimengüi de Dibolo, Kungulu de Moganda, Ngadi de Bomudi, Aduma de Punta Mbonda y Je Ndju Ndjua de Muanga de Mari.

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *