La filosofía de la ignorancia

Por: Fernando ABAGA EDJANG (Simple Ciudadano de a Pie, expresándose estrictamente a título personal)

 

“Los lugares más oscuros del infierno están reservados a aquellos que mantienen la neutralidad en tiempos de crisis moral”.  Esta frase está enterrada en la Trilogía popularmente conocida como “La Divina Comedia”, cuyo autor no es otro que Durante degli Alighieri (Dante) y es el telón de fondo de este artículo.  Porque de esto se trata: de un problema moral, con calamitosas consecuencias políticas, económicas y sociales.  Y la crisis política, económica y social que azota a Guinea Ecuatorial es, en el fondo, una crisis moral.  Claro, como nos lo recuerda Keynes, “Los hombres prácticos, que se creen totalmente exentos de cualquier influencia intelectual,…Locos en posiciones de autoridad, que oyen voces en el aire,…” no tienen tiempo para cosas mundanas, como la moralidad.  Solo conocen la violencia, a la que recurren con espantosa frecuencia, para imponer su voluntad sobre el resto del pueblo. Respiran violencia, se nutren de violencia y con la violencia tratan incluso los asuntos de interés nacional.  Y es con la violencia que han reaccionado a la Trilogía.  “¿Sabes con quién tratas”? Pues, “la bala llega antes que la ley”.

La Trilogía publicada en Radio Macuto ha recibido treinta y tres comentarios, unas 137 personas han puesto “me gusta” y ha sido leída por miles de personas, hasta en los lugares más recónditos de la República de Guinea Ecuatorial por un efecto multiplicador.  Es todo un “record”.  La “llamada Trilogía” ha roto el silencio sobre un tema que aquellos que se encuentran en el lado oscuro de la moralidad hubieran preferido que pasara rápidamente en el olvido y la anticipada transición política de Guinea Ecuatorial no fuera más que un simple “suma y sigue” y borron y cuenta nueva” sin perder el tiempo por lo que se “borra”.  La Trilogía ha caído con la fuerza de un Tsunami, ha levantado ampollas y mucha polvareda, como era de esperar, y el debate está servido.  Agradezco a todos los que han tenido la gentileza de criticar a la Trilogía y a su autor (yo).  Aprovecho esta ocasión para aportar algunas aclaraciones para aquellos que, por una razón u otra, hayan tenido dificultades para asimilar de qué va el asunto y han salido por la tangente.  También agradezco a los que han apoyado a la Trilogía y a su autor.  Pero, lo que realmente importa aquí es el tema que nos ocupa.  ¿Hay justicia en Guinea Ecuatorial? ¿Hay igualdad ante la ley, de oportunidades? ¿El poder y la riqueza están equitativamente distribuidos a nivel geográfico?  ¿Algunos se benefician más que otros sólo por el mero hecho de haber nacido en una determinada región, distrito?  Cada ciudadano de Guinea Ecuatorial responderá a estas preguntas dependiendo del lado de la moralidad en que se encuentre.  Pero cualquier observador imparcial respondería con un rotundo “NO” a las primeras tres preguntas y un rotundo “SI” a la última pregunta.  No es cuestión de opinión, sino de constatación.

La historia política reciente de Guinea Ecuatorial se puede dividir en las siguientes etapas: Colonia, Autonomía, Independencia.  Esta última también se puede dividir en dos: la época de Macías, que el PDGE ha bautizado con el nombre de “Régimen de Triste Memoria”, y la época del Fundador, que correspondería al “Régimen de Alegre Memoria”.  El paso de cada etapa a la otra marca una transición, de las que habríamos tenido tres.  Una característica común a esas transiciones es que se han hecho a espaldas del pueblo, que ha asistido a las mismas como un “Convidado de Piedra”.  Los errores colectivos son posibles y el pueblo de Guinea Ecuatorial es muy ingenuo, cree ciegamente en la bondad de las personas.  La transición del “Régimen de Triste Memoria” al “Régimen de Alegre Memoria”, el llamado cínicamente “El Golpe de Libertad”, debió suponer un verdadero cambio.  Así lo creyó el pueblo, que ignoró las múltiples advertencias sobre la posibilidad de “el mismo perro pero con diferente collar”.   Mientras que el pueblo tenía los ojos fijados en Macías y su régimen, el nuevo equipo dictatorial, “El Tribunal de la Santa Inquisición”, que venía trabajando bajo la sombra de Macías, aprovechó para echar raíces y acumular PODER y RIQUEZA, que era su verdadero objetivo.  “Esto es nuestro”, dicen.  “Esto” no es otra cosa que Guinea Ecuatorial, con todo lo que hay en ella, incluyendo a sus ciudadanos.

Guinea Ecuatorial vuelve a encontrarse en un cruce de caminos.  Se avecinan grandes cambios.  El peligro de “el mismo perro con diferente collar” es real por más historias que nos cuenten.  Y para evitarlo, la anticipada transición política debe seguir las siguientes pautas:

  • La Transparencia – todo lo concerniente a la transición política de Guinea Ecuatorial debe ponerse sobre la mesa y no dejar nada en el tintero. No debe haber temas tabúes ni “Vacas Sagradas”;
  • La Ruptura con el pasado – por lo que “el suma y sigue” no tiene lugar aquí.  Se trata de crear una nueva realidad, aprendiendo de los errores del pasado.  Tenemos que liberarnos de la historia y no ser víctimas de ella;
  • Diseño previo – para evitar la improvisación, que podrían aprovechar las fuerzas ocultas para meter otro gol al pueblo;
  • La Participación popular –el pueblo debe participar activamente en el diseño del futuro y en la materialización de este diseño;
  • La Inclusión – es decir, sin exclusiones. El país nos necesita a todos.

Es sobre la base de esos principios que insisto sobre la necesidad de una Conferencia Nacional.  Entre otras cosas, es para evitar otro fracaso.  La amenaza de un fracaso es real.

Al leer los comentarios que han hecho los críticos a la Trilogía, he observado las siguientes características sobresalientes:

  • Los críticos no rechazan ni niegan el tema de fondo, sino que van directamente a la yugular del autor, esquivando sospechosamente el tema de fondo;
  • Los críticos traen a colación temas que, si bien pudieran ser importantes, no tienen nada que ver con la Trilogía;
  • Los críticos “leen” cosas que no aparecen en la Trilogía, a la vez que dejan de leer cosas que sí están escritas;
  • La mayor parte de los críticos, quizás todos, recurren a seudónimos para criticar desde el anonimato;
  • Los críticos no son capaces de ocultar su nerviosismo, lo que no les permite pensar ni exponer correctamente sus ideas.

Me he preguntado más de mil veces por la causa de lo observado.  Claro, leer un artículo comprendiéndolo no es tarea fácil.  La Trilogía consiste en tres partes, como las “Canticas” de la “Divina Comedia” (El Infierno, el Purgatorio y el Paraíso).  Es posible  que algunos lectores no duchos, como gran parte de mis críticos, se hayan perdido en esos densos artículos.  En algunos casos, se trata de un caso de lo que los psicólogos llaman “Distorsión Selectiva”, en que algunos lectores han leído la Trilogía como si consistiera en bloques separados por un espacio y solo vieran algunos de los bloques sin ver los demás ni los espacios que los separan.  Pues, nuestro anticuado sistema educativo produce robots, en vez de cabezas pensantes, tara que muchos llevan a la universidad y no logran librarse de ella.  Esta es precisamente la razón por la cual la ignorancia también se registra entre los profesionales, como es el caso del que se hace llamar “El Observador”.  Este señor ha publicado interesantes opiniones en Guinea Ecuatorial.Net sobre temas variados, pero, que responde con un exabrupto a la Trilogía.  Empiezo con él.

“El Observador” cataloga a la Trilogía de “Anti-Mongomo” y de “Antidemocrático”.  En sus palabras, dice: Este tipo de discursos de acusación generalizada a un determinado colectivo, en este caso, anti-Mongomo (anti-fang o anti-bubi), con independencia de los matices que contengan de exención de culpabilidad a la minoría de la población considerada, o de la buena fe de su autor, es antidemocrático; por consiguiente, poco contribuyente a la democratización del País.”  Además de abundar en contradicciones, también se observan problemas de definición así como de interpretación.  También está “Justicia Duradera”, quien dice que: “De hecho, queda reflejado tu odio hacia el distrito de Mongomo al eximir de castigo a los colaboradores del régimen actual procedentes de otros distritos”, para machacar: “Aclarate Abaga, o se hace justicia o se hace la vista gorda o nos dices claramente tu odio hacia Mongomo.”  Y el llamado “antonio” advierte que: “… no pude seguir metiendo a todos los oriundos de Mongomo en un mismo paquete, ‘los santos no pueden seguir pagando por los pecadores”.  O sea, en vez de presentar argumentos razonados contra los míos y enriquecer el debate, han preferido recurrir al uso de etiquetas – “Anti-Mongomo”, “antidemocrático” – del mismo modo que lo hace el régimen, con “los enemigos de la patria”, “los subversivos”; y de la misma manera que en Ruanda se utilizó “cucarachas” para designar a los que debían ser destruidos, y de la misma manera que Gaddafi se refirió a los rebeldes de “ratas”.  El objetivo de estas etiquetas es deshumanizar a los que se perciben como enemigos y marcarles para la destrucción.  Y los que recurren al uso de etiquetas de este tipo lo hacen porque carecen de argumentos y, por egoísmo, pretenden defender una situación que les beneficia en detrimento de otros grupos.

En la Trilogía aparecen las siguientes frases y párrafos:

  • En efecto, la población de Mongomo no es peor ni mejor que nadie. Se trata de gente generalmente normal y sencilla como en todas partes. En general, se trata de gente que solo quiere llevar una vida normal y tranquila, dar de comer a sus familias y mandar a sus hijos a la escuela. Sin embargo, como está ocurriendo a lo largo y ancho del continente africano, la población de Mongomo ha sido manipulada por sus desalmados dirigentes políticos”.
  • Y si los desalmados políticos que han montado el drama que tenemos en Guinea Ecuatorial hubieran sido de otro distrito o de otra etnia, los hijos de ese distrito o de esa etnia estarían haciendo lo mismo que hacen ahora los de Mongomo. No hay nada biológico ni cultural en ello. Es la ignorancia.”
  • “Es grato observar que un número creciente de hijos de Mongomo está entrando en razón y apartándose de este régimen criminal y diabólico. Pero, este proceso no está avanzando con la suficiente y necesaria rapidez. De hecho, se observa que, por una parte, el asedio constante del régimen sobre la indefensa población de Mongomo no permite a muchos a escaparse de las garras del Fundador”,

Que “El Observador”, “Justicia Duradera” y demás correligionarios no hayan visto estos párrafos o hayan preferido ignorarlos expone su vulnerabilidad a la “Distorsión Selectiva”.  Pero, los que saben leer y lo hacen con objetividad, no llegarían a la conclusión de “El Observador” y “Justicia Duradera” y otros.  Porque todo está bien explicado aquí, incluso proyectado a nivel del continente africano, puesto que estos problemas ocurren en otras partes de África.  De hecho, durante las pasadas elecciones presidenciales en Gabón corrió el slogan de “Tout Sauf Fang” o TSF, en su anagrama.  Este slogan, que clandestinamente propugna Ali Bongo, se utilizó para movilizar a los electores de otras etnias contra los candidatos Fang en dichas elecciones, como Paul Mba Abessole y Andre Mba Obame, y conversar el poder en manos de los Batekes (etnia de los Bongos). Ahora bien, el primer presidente de Gabón, Leon Mba, fue un Fang que, antes de morir, pasó el poder a un no-Fang, Albert Bernard Bongo.  ¿De dónde surge, pues, este tipo de ideas?: De los “Desalmados Políticos”.  Y para más inri, los mismos Fang están divididos, entre los de la provincia de “Woleu- Ntem” y los de la provincia de “Estuaire”, división que Bongo padre exploto a tope y su hijo Ali Bongo sigue haciendo lo mismo para su provecho.   En Gabón los Fang representan el 30% de la población, la etnia mayoritaria.

La explicación, para mí, es la ignorancia, que les ciega a muchos y no les permite ver más allá de su entorno inmediato (etnia, distrito, región, etc.) y les hace objeto de manipulación por los “Desalmados Políticos”, como los Bongo en Gabón y los miembros del “Tribunal de la Santa Inquisición” en Guinea Ecuatorial.  Por ignorancia, no son capaces de “ver”, entender, percibir, comprender y sentir el interés nacional.  Debo explicar que “Los Desalmados Políticos” son aquellos políticos oportunistas y sin escrúpulos, que no se detienen ante nada para alcanzar sus objetivos.  En su busca por una legitimidad que no tienen, utilizan a su etnia, su región, su tribu, etc. como fuente de legitimidad.  Los miembros del “Tribunal de la Santa Inquisición”, todos ellos del distrito de Mongomo,  han utilizado a su distrito de Mongomo como fuente de legitimidad y el pueblo de Mongomo, en su mayoría y por ignorancia, ha respondido favorablemente.  Afortunadamente, los críticos no han negado esta realidad que, de hecho, no se puede esconder.  Y de ella versa la Trilogía.

Lo que está haciendo “El Observador” y otros que piensan como él, es lo que  en Estados Unidos se conoce con el nombre de “Race Card”.  Se trata de una práctica que utilizan con frecuencia los negros americanos cuando se les pilla en una infracción: Se esconden detrás de: “me lo hacen porque soy negro”.  Es para infundir en el blanco un sentimiento de culpabilidad y desviar la atención, del tema en cuestión a una supuesta cuestión racial.  Es una actitud cobarde y de irresponsabilidad.  En el caso que nos ocupa, también tiene visos de intimidación, de un intento por reforzar el velo de silencio que ha existido hasta ahora sobre esta importante cuestión nacional, que nos afecta a todos.   Ahora bien, si denunciar este estado de cosas es lo que hace de mí un “Anti-Mongomo”, queda claro también lo que significa ser “Pro-Mongomo”, es decir “mantener la neutralidad en tiempos de crisis moral”, es decir la complicidad.

No hay duda que varios hijos de Mongomo están sufriendo calamidades.  Pero, esto no cambia la realidad que se vive en Guinea Ecuatorial. Ya expliqué que: “Es posible que no lo sepan, pero, la generalización es una etapa obligada en el método científico y hacemos uso extensivo de ella en las ciencias sociales. En la generalización se trata de identificar, mediante observación, unas características o comportamientos comunes al objeto (o grupo) bajo estudio. ¿Significa esto que todos los miembros del grupo bajo estudio comparten esas características o comportamientos? Ciertamente, no porque, como casi todo en la naturaleza, siempre hay excepciones. No son esas excepciones las que definen al grupo bajo estudio, sino aquellos comportamientos o características que comparten la mayor parte de los miembros de ese grupo. ¿Es que tengo que hablar aquí de la Curva de Distribución Normal y la Regla de Tchebichev?”

También anticipé las posibles reacciones de energúmenos como “El Observador”, “Justicia Duradera” y otros en la siguiente frase: “Muchos se sentirán molestos a leer este artículo. Muchos dirán que en la estructura del poder actual hay gente de todos los distritos. También dirán que varios oriundos de Mongomo están siendo perseguidos y apuntaran al hecho de que dicho distrito está bajo un asedio constante por las huestes del Fundado. Es cierto todo esto, como también es cierto que el poder real descansa en ese distrito.”  Y, como unos autómatas, van y hacen exactamente lo que ya está escrito que iban a hacer.  Pero, la verdad está ahí, no se puede ocultar: Una grupo humano que solo representa el 3% de la población, acapara unos porcentajes mucho mayores en: el gobierno, el ejército, las empresas públicas y privadas, las embajadas, las becas, las oportunidades de empleo, además de disfrutar de una absoluta impunidad ante la ley.  ¿Me he inventado algo aquí?  ¿Odio a Mongomo?  La inestabilidad política en África, nos dicen los expertos en esta materia, es causada por los siguientes  factores, entre otros: las manipulaciones de la elite política, la desigualdad, la política de exclusión, la impunidad.  Y todos estos factores se dan en la República de Guinea Ecuatorial.  ¿Por cuánto tiempo se cree que esta situación puede sostenerse antes de que se estalle como lo ha hecho en otros piases?  Muchos han perdido el uso de la razón.  La debilidad de los regímenes fuertes.  ¡Una Maldición!

Uno de mis críticos y el único que da muestras de sensatez – “Justino Nsue” – dice: “Soy de Mongomo pero igual le sorprenda que le diga que me gustan sus artículos y desde luego, soy de las voces que gritan justicia desde el interior del distrito de Mongomo.”  ¡Perfecto!  Este hijo de Mongomo admite que existen “injusticias” y manifiesta estar luchando contra ellas desde dentro.  ¿De qué “injusticias” está hablando este paisano? ¿No será de las mismas que estoy hablando yo?  ¿El también odia a Mongomo? Pero, el más sincero de todos es el que se hace llamar “Akas”, cuando, después de acusarme de “odio separación venganza”, lanza una amenaza en términos muy claros: “…os digo que cuando se vaya el CHEF lo voy a sentir pensais que vais a pasarlo bien????”  Más claro, agua.  Y no se trata aquí de una excepción.  ¡Es el problema!  Y hay que erradicarlo.

Además de acusarme de “Anti-Mongomo”, como lo hace “El Observador” y otros, también me acusan de ser regionalista, y de “sembrar odio, rencor, enemistad y separación total del pueblo de Guinea Ecuatorial”.  O sea, soy regionalista por criticar el regionalismo y siembro “odio, rencor, enemistad y separación total del pueblo de Guinea Ecuatorial” por criticar las prácticas que generan “odio, rencor, enemistad y separación total del pueblo de Guinea Ecuatorial”.  Por ende, en la obtusa lógica de los fanáticos, se es corrupto por criticar la corrupción; dictador por criticar al dictador; violador de los derechos humanos por criticar a los autores de estas prácticas; asesino por denunciar los asesinatos, etc.  En definitiva, es “La Ley del Silencio”.  Este silencio que han guardado los guineanos desde hace décadas y que ya está llamado a terminar; ese silencio que no permite a los guineanos ni siquiera llorar por sus muertos, ni siquiera exigir la devolución de los muertos por torturas, ni preguntar por el lugar en que habrían sido enterrados; ese silencio que le hace al guineano celebrar cuando su vecino está de luto; ese silencio que ha quebrado totalmente el sentido de la solidaridad; ese silencio que se ha impuesto mediante el terror y la fuerza de las armas, ese ensordecedor silencio.  Es el silencio de los cementerios; el silencio al que están acostumbrados “EL Observador”, “Justicia Duradera” y otros.  Es el silencio que hay que silenciar.  A propósito, ¿Qué significa “Regionalista”?  ¿Soy “Regionalista”?

“ELÉ”, “PESCAMAR”, “SINCESURAS”, et al traen a colación un aspecto interesante:  el papel de Kie-Ntem en la dictadura.  Por ejemplo, “ELÉ” matiza que: “Ah! sr. Abaga, le recuerdo que en el régimen actual, los hombres fuertes que no son del distrito de Mongomo proceden de Kie-Ntem, citaré nombres como Chico Enri, Esono Edjo, Ngonga Edjo, Elías Edjo, Efe Pule,… como los que colaboraron con el régimen de Macías que terminaron pagándolo” y se pregunta: “Por qué sera que donde hay dictadura los hombres fuertes de otros distritos que apoyan dicha dictadura mayoritariamente son de Kie-Ntem?”, “por qué será?”, repite.  Por su parte, “PESCAMAR”, que curiosamente me agradece por suscitar el debate, expresa su acuerdo con “ELE”, en los siguientes términos: “Al Sr. ELÉ, estoy totalmente de acuerdo con lo expresado en tu comentario, porqué será que los apoyos mayoritarios de las dos dictaduras que hemos padecidos, siempre han sido sustentados y apoyados mayoritariamente por los de KIE NTEM?, porqué será, ayer fue Mesie Menguema y hoy ObiangEneme quien está ejecutando la peor de las dictaduras que jamás se haya visto nunca en toda África con el apoyo mayoritario de los NTUMU, porqué será, son fáciles de manipular?, muy COBARDES como siempre les han tratado los de Mongomo o simplemente serían los peores que los de Mongomo en caso de que lleguen al poder como siempre se ha sospechado?”, para concluir que: “algo debe pasar con los de Kie Ntem.”

En primer lugar, el PDGE tiene montado un “comité de seguimiento distrital” para cada distrito.  Estos comités los integran hijos de cada distrito para implantar la dictadura ahí y son de totas las etnias.  Hace poco pudimos leer en Radio Macuto un artículo titulado: “FELIZ VIAJE SR. EMBAJADOR ANASTASIO ASUMU MUM”, que se puede leer aquí:  http://radiomacuto.info/feliz-viaje-sr-embajador-anastasio-asumu-mum/ Ahí, los autores, annoboneses, denuncian al que llaman “ratonzuelo” Anastasio Asumu Mum, un anobones, por los atropellos que comete en la isla de Annobón, y también mencionan al “diputado dormilón” Segundo Muñoz Ilata, otro annobonés.  Pero estos no son los únicos, hay otros como Hilario Sissa Torres, Ciriaco Tamarite Burgos, etc.  El comportamiento de los integrantes de cada comité distrital del PDGE no varía.  Se puede fácilmente hacer una lista de malhechores de cada distrito y de cada etnia que colaboran con la dictadura.  “Esono Edjo, Ngonga Edjo, Elías Edjo” no ocupan un lugar destacado por ser de Kie-Ntem sino por ser sobrinos del Fundador, son hijos de una hermana suya.   ¿Cómo es que se les ha escapado este importante detalle?

En segundo lugar, está el fenómeno del “Tío Tom”, de la novela “La Cabaña del Tio Tom”, escrita por Harriet Beecher Stowe.  Aunque esta no fuese la intención del autor, el carácter del “Tío Tom” ha pasado a ser el epíteto de un individuo que es excesivamente servil y que traiciona a su propio grupo al que pertenece al participar en la opresión del mismo.  El actor Samuel L. Jackson acaba de jugar un papel de “Tío Tom”, de nombre Stephen, en la película “Jango Unchained”, dirigido por Quintin Tarantino y protagonizado por Jamie Foxx.  Es una excelente película, que recomendaría a mis críticos.  Podrían aprender una lección o dos.  Y una de ellas es que los poderes represivos, por el uso del terror, tienden a generar este tipo de comportamientos en sus súbditos: obligan a la gente a adoptar posturas que no adoptarían en condiciones normales, es decir posturas que están en contra de su propio interés.  El “Tío Tom”, un negro, optó por colaborar con los blancos en la esclavitud de los negros, al igual que algunos de Kie-Ntem (no son los únicos) se han ofrecido a colaborar con el poder dictatorial muy en contra de su propia provincia y del país.  Son tan culpables como el poder al que sirven.  Stephen muere en la refriega, al final de “Jango Unchained”.

Con lo arriba presentado quiero decir que se trata del “modus operandi” del régimen imperante: Para perpetuar su existencia, tiene que echar sus raíces en toda la geografía nacional, utilizando el terror y la cooptación.  A pesar de la filosofía “Tout Sauf Fang” en Gabon, que propugna clandestinamente Ali Bongo Odimba, el Primer Ministro de ese país es un Fang, Raymond Ndong Sima, el clásico “Tío Tom”.  En el caso de Kie-Ntem, el incentivo es mucho mayor: Kie-Ntem es: a) la provincia más poblada de la Región Continental (excluyo al Litoral porque ahí está todo el mundo) y b) tiene frontera con Mongomo. Por razones puramente de supervivencia, el régimen parroquial que existe NECESITA contar con el apoyo de gente importante de Kie-Ntem, ya sea por intimidación, ya sea por cooptación.  Es precisamente por el miedo que se observa que los datos demográficos de Guinea Ecuatorial se están manipulando: se infla la población de Mongomo a la vez que se disminuye la población de Mikomiseng, por ejemplo.  Los que tienen la curiosidad por estas cuestiones, que echen una ojeada a los resultados del censo de 2001, concretamente la distribución de la población por distritos y provincias y se encontraran con esta inexplicable anomalía.

En la segunda entrega de la Trilogía, digo: “Los Hombres del Poder procedentes de otros distritos son meros comparsas, simples oportunistas y bandidos que se han vendido por un plato de lentejas a cambio de ciertos privilegios pero sin poder real en sus manos”.  Pero, eso no les exime de responsabilidad.  Por eso he dicho también en esta misma entrega que: Si bien es cierto que tanto Macías como el Fundador son los máximos responsables de los crímenes cometidos y que se siguen cometiendo, no es cierto que sean los únicos responsables. El poder absoluto no existe: Como ya dijo Montesquieu, todo déspota necesita de colaboradores, de manos ejecutoras que se encarguen de hacer el trabajo sucio. Estas manos ejecutoras son tan responsables como el dictador que da las ordenes…”  y también por eso digo que “La Defensa de Nuremberg” no es aplicable a nuestro caso.  Obviamente, esto incluye a los de Kie-Ntem y demás distritos, que están colaborando en la destrucción de Guinea Ecuatorial.  Pero, esto no cambiaa la realidad política de Guinea Ecuatorial, a saber: que dichos individuos están sirviendo a un poder que tiene su base en el distrito de Mongomo al igual que Tío Tomo sirvió al poder de los blancos en el periodo de la esclavitud en Estados Unidos.  Por lo que la preocupación de “Justino Nsue” en el sentido de que “Y en ninguna parte del punto 3 correspondiente a sus propuestas pide que paguen los colaboradores del régimen de otros distritos por las “barbaridades” que han cometido por su debilidad por los bienes materiales” ya está satisfecha en la Trilogía.  Pero, debo aclarar que he vuelto a leer la Trilogía y no aparecen palabras como “pago”,  que aparece en el comentario de “Justino Nsue” y “castigo”, que aparece en el comentario de “Justicia Duradera”, u otras similares. Lo que sí aparece en la Trilogía es “asumir la responsabilidad” y otras formulaciones de la misma idea, que no son necesariamente sinónimas de “castigar” y “pagar”.  En algunos lugares, donde existen hombres de honor y valor, “asumir la responsabilidad” se ha realizado pidiendo el perdón al pueblo.  En nuestro país, lo que se observa es la altanería, la fanfarronería, la prepotencia como claros indicios de una vocación de permanencia.

En la segunda entrega de la Trilogia, hice las siguientes propuestas a Bonifacio Nguema Esono y Felipe Ondo Obiang:

  • “Disolver el partido político FDR. Pues, este partido tiene una vocación parroquial con tendencia a mantener el “status quo”.  Además, con su “curriculum vitae”, un partido político dirigido por ellos no puede ser democrático, no puede inspirar confianza, y es nocivo para el país;
  • Romper su silencio y explicar al pueblo de Guinea Ecuatorial lo siguiente: a) lo que pasó antes y después de la formación del “Tribunal de la Santa Inquisición”, b) de quién fue la idea, c) qué es lo que justificó la toma de tal decisión, d) qué piensan ahora de dicha decisión y las acciones emprendidas para hacerla realidad, e) dónde están enterradas sus víctimas o qué se hizo con sus cuerpos, etc.;
  • Contribuir en el desmantelamiento del sistema que contribuyeron a montar. Para ello, tienen que: a) repudiar y denunciar públicamente dicho sistema, b) animar a los mandos del ejército a deponer las armas y no utilizarlas contra el pueblo de Guinea Ecuatorial, c) aconsejar al pueblo de Mongomo a integrarse masivamente en la lucha por la democracia y contra la dictadura, así como cambiar su actitud respecto de los demás ciudadanos de Guinea Ecuatorial;
  • Colaborar ávidamente en la formación de un sistema político más justo. Para ello, tendrán que: a) aconsejar a la nueva clase política para evitar un sistema similar basado en otro distrito, b) ofrecerse a ser juzgados por su actuación en el seno del “Tribunal de la Santa Inquisición”, incluyendo la posibilidad de presentarse ante la Corte Penal Internacional, en caso de que sean convocados; así como c) facilitar la identificación de todos los que participaron en las actividades del “Tribunal de la Santa Inquisición”.

Solo han respondido a la primera, que era de carácter superficial.  No han dicho nada sobre las otras tres, escudandose detrás de una cita de J. S. Mill y eso de que las redes sociales no son los lugares adecuados para discutir asuntos serios.  Es una oportunidad perdida, pero, no es tarde.  Espero que se armen de valor y coraje y respondan favorablemente a estas propuestas.  Sería un acto de penitencia y el pueblo de la República de Guinea Ecuatorial podría tomar nota.

Algunos críticos, como PESCAMAR, SINCESURAS y otros, cuestionan mi imparcialidad.  Por ejemplo, SINCESURAS afirma que: “No digo que sr. Abaga tiene odio a Mongomo, pero tampoco está actuando con imparcialidad en todo este asunto”.  Por su parte, “Justino Nsue” explica que: “Ente los fuertes hay débiles, lo mismo, entre los malos hay buenos, creo que con ello cualquiera puede deducir que hay gente buena en Mongomo que puedan haberse visto beneficiados por ser de allí. También señala usted en su artículo que no todos de Mongomo son malos, lo cual deja ver su imparcialidad en este tema.”  Se trata aquí de dos puntos de vista contradictorios respecto de un mismo asunto.  La misma contradicción se observa entre los que dicen que soy “Anti-Mongomo” y otros que piensan lo contrario.  ¿Alguna postura merece más validez que la otra?  No me corresponde decidir sino respetar la opinión de cada uno.  Pero, me pregunto: ¿Cómo es que llegan a conclusiones tan contrarias habiendo leído el mismo texto?  ¿Han leído ellos mismos la Trilogía con esa imparcialidad que me exigen?

Agradezco a “Justino Nsue” al sugerir que: “… sería justo señalar también a todo los participantes del macabro plan diseñado por “el Tribunal de la Santa Inquisición” Bató Obama, Florencio Maye y otros no deben ser excluidos, sus nombres tiene que aparecer siempre que mencione el tema.”   Estoy muy de acuerdo con esta sugerencia.  La razón por la cual solo hablo de Ondo Obiang y Nguema Esono es que ellos dicen haberse distanciado del Fundador a la vez que los demás, siguen al lado del Fundador.  Por eso les concedo un papel principal en este tema, pues, serian ellos los que facilitarían el acceso a los demás.  Pero, se callan, se niegan a hablar, ahora se esconden detrás de una cita de J. S. Mill como si fuese la Gran Muralla de China.  También agradezco a “Justino Nsue” por este comentario: “También le recuerdo que durante la dictadura de Macías hubo otro magnicidio llamado “el Baile de los Malditos” es otro crimen que requiere ser investigado y darse con los culpables. Hay un documento que circula por internet que lleva el mismo nombre (Baile de los Malditos) donde se pueden leer nombres de personas que fueron asesinadas en a sangre fría en el río Ngolo.”  Solo puedo decir: “Tenemos mucho trabajo”.  Por alguna parte habría que empezar en hacer frente a nuestra historia, una historia llena de sangre, que muchos intentan seguir ocultando.  ¡Cobardes!

Por su parte, “Juan ABESO MBIRA” se pregunta: “¿Y qué consejos das a la gente de otros distritos?”, a pesar de que la respuesta la tiene en los puntos 3 y 4.   También se pregunta: “Porqué cuando escriben, se olvidan de Don Job OBIANG MBA otros hijos guineocuatorianos de Mongomo??” a pesar de que se menciona claramente a Job OBIANG MBA así como a otros “hijos guineocuatorianos de Mongomo”.  Y también se adjuntó una lista más extensiva de los que han sido asesinados por el régimen, en la que aparecen varios “hijos guineocuatorianos de Mongomo”.  Lo que más me ha desconcertado es esta frase de “Juan ABESO MBIRA: “… quiero que sepa que los males de Guinea Ecuatorial son debidos a su postura actual, es decir, pone a todos los de Mongomo en una postura defensiva.”  Con todas las buenas intenciones del mundo, he intentado encontrar la relación de causa y efecto que “Juan ABESO MBIRA” establece en esta frase y no la he encontrado.  Es como si el Doctor Josef Rudolf Mengele, “El Angel de la Muerte”, justificara su exterminio de los judíos a la “postura” de ellos, que le habría puesto a él, “Un Hombre Honesto” en “postura defensiva”, obligándole a matarles.  Sinceramente, “Juan ABESO MBIRA” no tiene la cabeza en su sitio.  Lo siento.  Solo puedo concluir que se trata de una “Falacia de la Falsa Causa”, una simple excusa para justificar impresentables comportamientos.

Y para terminar, el acomplejado e inculto energúmeno llamado “antonio” me exige que: “no puede seguir recurriendo, como ejemplo, a lo que los polítologos llaman estados fallidos”.  Lo siento, “antonio”, voy a seguir haciéndolo, pues, dichos ejemplos son muy pertinentes al caso nuestro.  Guinea Ecuatorial es un Estado Fallido.   El ínclito también me reprocha en los siguientes términos: “… no se puede construir el futuro de un país recurriendo permanentemente en el pasado, todos los humanos cometemos errores…” Estoy de acuerdo con el ínclito “antonio”, pero, ¿de qué “pasado” estamos hablando y de qué “errores”?  ¿O sea, para “antonio” el vil asesinato de varios ciudadanos por el monstruoso “Tribunal de la Santa Inquisición” se reduce solo a eso: “errores” y que para “construir el futuro” hay que olvidar esos “errores” y seguir como si nada?  El energúmeno “antonio” es un loco de remate.  Para no repetir la historia, hay que tenerla presente, recordarla, analizarla, estudiarla, escribir sobre ella, tenerla como fuente de lecciones para el futuro, y no olvidarla.  ¿Me entiendes, “Antonio”?

El tema que estamos tratando aquí no es personal ni familiar.  Es un asunto de Estado.  Se trata de nuestro pasado como Estado y de nuestro futuro.  Demos a Guinea Ecuatorial la oportunidad de existir, de ser lo que debe ser, y situarlo donde debe estar.  Ello exige el abandono inmediato de ciertas ideas arcaicas, que no hacen más que mermar el potencial de nuestro país, restarle energía, y mantenerlo en la incertidumbre, vulnerable y frágil.  Podemos hacer las cosas mucho mejor de lo que hemos hecho hasta ahora.  “LOS QUE TENGAN OIDOS, QUE OIGAN”.

Radio Macuto Facebook

Share This:

2 comments for “La filosofía de la ignorancia

  1. yo guineano
    abril 26, 2017 at 7:59 pm

    Que opinión le merecen el posicionamiento que están tomando loso nuevos ricos, miembros de gobierno, oriundos de centro-sur y litoral, de cara al futuro inmediato, con el pretexto de que las cosas van mal por sus “amos de Mongomo”. Me gustaría q desarrolle este tema, gracias

  2. Donata Abaga
    abril 27, 2017 at 8:08 am

    Touché!!

Deja un comentario