Nos gobiernan criminales, incompetentes y mafiosos

Por Celestino Okenve

Obiang últimamente nos amenaza con meternos en la cárcel o matarnos si le decimos lo que es. No quiere que se le diga criminal, ni estúpido ni incompetente.

Y sin embargo toda Guinea sabe que lo es. Y más cosas. Y se ha rodeado de incompetentes y criminales como él.

¿Y qué me va a hacer?. Matarme. Y qué.

¿Acaso no ha matado ya a mucha gente? Solo con que diez personas hubieran muerto por orden suya, ya tendría todos los calificativos negativos.

Guinea Ecuatorial es una tierra regada por la abundancia de materias primas. Pero Obiang y su clack son tan incompetentes que han sido capaces de derrochar y robar todos nuestros recursos en un tiempo récord y no nos van a dejar ni una escuela pública siquiera. Hay que ser incompetente y malo.

Y su sobrino o lo que le sea, Nicolas Obama Nchama, no le va a la zaga. Me dijo en guantánamo: ahora vas a saber quien soy. No hacia falta que lo dijera: yo ya sabía que era un criminal y me lo volvió a mostrar al torturarme en los sótanos de la comisaría central de Malabo.

¿Y qué si me matan unos criminales? Pues serán más criminales.

Violan las leyes, roban las riquezas del país, matan, torturan, encarcelan.. mientras el país está sumido en la anarquía administrativa y en una grave crisis económica. Nada funciona. Salvo las muertes y torturas que practican esta banda que tiene secuestrado el país.

Y no aprenden. Viajan por ahí con aviones de una supuesta compañía aérea que son retenidos por orden judicial, obligando al pago de sumas millonarias, deudas contraídas por su incompetencia y brutalidad, creyendo que eso de la violación de leyes es algo universal por sus caras de matones. Pues no, en el resto del mundo las leyes se cumplen, casi siempre. Y a ellos les afectan en algunas partes del mundo. Y a ellos las leyes les afectarán en algún momento del tiempo. No se van a librar.

Y siguen haciendo las cosas creyéndose los amos del mundo, amenazando con matar y torturar a los que les afeamos sus execrables conductas.

Todos habremos de morir algún día. Incluido el mismo Obiang, por mucho que se inyecte células madre, sangre virgen o líquidos del infierno que prolonguen su vida. Habrá de morir, tendrá su fin.

A gente más poderosa y por menos motivos les han dicho en tono fuerte lo que son, como a Donald Trup:

“Verne 8 OCT 2016 – 18:36 CEST
Es descaradamente estúpido, es un gamberro, un perro, un cerdo”, así arranca la lista de improperios que dedica el actor Robert De Niro a Donald Trump en este vídeo que ha sido compartido en la jornada del sábado por miles de personas en Twitter.

Me enfada muchísimo que este país haya llegado a esta situación en la que este tonto, este tarado, haya llegado hasta donde está”, explica el actor mirando muy serio a cámara. Y después añade: “¿El habla como si quisiera pegarle un puñetazo a la gente en la cara? Pues bien, a mí me gustaría darle un puñetazo en la cara. ¿Es alguien que nos gustaría tener como presidente? No lo creo“.

El enfado de De Niro con el candidato republicano, ha cobrado relevancia en un momento de especial crispación en la campaña electoral de EE UU, tras la publicación de una grabación de Trump hablando de las mujeres en términos “poco respetuosos.

Claro, ante este ejemplo, dirá Obiang y sus secuaces, que esto es Guinea y aquí matamos. No me cabe duda. Ya se sabe. Se sabe que Guines es una cruel dictadura y se sabe que sus secuestradores castigan con la muerte a los disidentes.

A pesar del fracaso que supone que su hijo Teodoro es incapaz de hacer la tarea más simple, Obiang sigue emperrado en colocarle en lo más alto del escalafón dictatorial, contra viento y marea, amenazando con la guerra santa a Francia si los jueces franceses llegaran a enjuiciar a Nguema Obiang.

El país, arruinado por la familia del déspota, sigue gastando enormes sumas de dinero para entablar o defenderse ( y perder) juicios derivados de la estupidez de su hijo y de sus amigos criminales.

Criminales, incompetentes y mafiosos. Así son los tipos que dicen ser hombres de Estado en Guinea. Se molestan que se les llame incompetentes y crueles, cuando no han hecho el más mínimo esfuerzo por dejar de ser lo que son, por más que viajen en aviones de superlujo, duerman en camas de oro o pisen alfombras rojas: no son hombres de Estado, son una pandilla de criminales.

Nada más podemos decir. Han hecho todo lo que se puede hacer para destruir un país. Ya no vale la pena seguir hablando de ellos. Aburre ya verles hacer las cien mil tonterías que hacen todos los días, mientras presumen de ser grandes jefes de Estado.

Así que criticarlos ¿para qué?. Ya se ha dicho todo. Hemos hablado y escrito mucho y todo. Nada nuevo va a ocurrir. Toda la crueldad posible la hemos visto. Todas las formas de torturar las hemos visto. Todas las formas de asesinar las hemos visto.

Si alguien os dice que me caí hacia atrás en el río y me rompí el cráneo contra las rocas, no le hagáis caso. Es una de las formas de matar de esta dictadura. Mi corazón funciona bien, muy bien por ahora. Si tengo un ataque al corazón de forma inesperada, no habrá sido natural, pues como digo. me cuido bastante y no tengo los achaques que debería tener por mi edad, ni colesterol, ni diabetes, ni cirrosis, ni arritmias, ni riñón, ni próstata, ni alzheimer, ni tensión ni nada de nada. Solo tengo el enfado mayúsculo de haber nacido en un país donde los tontos han tomado el poder con su brutalidad y están dispuestos a que todos nos vayamos al infierno.

Y aquí voy de nuevo a Guinea para que los Nico, los Nguema, y toda la turba me pisotee y masacre. Eso saben muy bien hacer. Pero eso no les libra de ser lo que son, más al contrario.

Fuente :ge_net_200

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario