Todo no sigue igual en Guinea Ecuatorial

El día 2 de enero próximo, se abrirá en París el juicio contra Teodoro Nguema Obiang, Teodorin, por los abusos cometidos en territorio francés con el dinero de los guineanos.

A pesar de las trampas montadas por Obiang Nguema desde que comenzó el proceso de Paris, para evitar el trabajo de los jueces franceses, su hijo será llevado a juicio. El Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, al que Obiang recurrió, ha dicho que nada tiene que decir sobre la inmunidad de su hijo.

Teodorín debería llamarse Teodoro Nguema Mangue, si se siguiera el sistema adoptado por los guineanos de escoger como primer apellido el del padre y como segundo apellido el primero de la madre. Un sistema heredado de España que no tiene que ser el auténtico. Los fang hace cien años utilizaban solo el nombre, el que le ponía el padre o la madre y para aclarar más o para indicar su árbol genealógico, añadían el nombre del padre y después el del padre de éste y así sucesivamente. Pero Guinea no es un Estado fang y además no está escrito en Ley alguna que se haya adoptado el sistema de nominación fang. El padre de Teodorín, el tirano Teodoro, impuso a su hijo un nombre y apellidos que en parte sigue el sistema fang tradicional y en parte el sistema español, creando una gran confusión y sin seguir el código civil. El nombre actual de Teodorín es Teodoro Nguema Obiang Mangue. Mangue es el apellido que lleva su madre, que puede ser nombre o puede ser apellido. Obiang aparece porque el tirano se llama Teodoro Obiang y Nguema al principio y después del nombre católico porque el padre dice que le puso el nombre de su padre, que era Nguema. Este desbarajuste de apellidos y de nombres es muy común aquí en Guinea, desde que llegara al poder el actual déspota.

Y todo eso obedece a que no se siguen las normas. Mejor dicho, se siguen las normas del que manda, que escribe unas para parecer hombre de Estado y luego ejecuta otras normas, las que le da la gana en cada momento. No se vayan a creer que mantiene su última arbitrariedad como norma de facto.

Esta conducta de la arbitrariedad y la confusión es común aquí. Y produce un gran estress, del que sin saberlo muere mucha gente y lo llaman tensión. La ley está escrita pero nadie lo sigue. Los primeros que incumplen son los que más poder violento tienen.

Joaquin Elo, alias Paysa, es un activista miembro importante del partido CPDS. Fue agredido por dos oficiales del ejército que le robaron el teléfono inteligente que llevaba. El hecho fue denunciado ante los tribunales pero cuando fue a interesarse por la marcha de la investigación –se supone que el juez debía estar instruyendo el caso- fue detenido por el mismo juez instructor y enviado a la cárcel de Black Beach. Es el primer caso en la historia y ha ocurrido aquí. El que hace de juez, que no lo es de verdad porque de serlo conocería sus funciones, dice que recibe instrucciones, o sea, alguien al que tiene miedo y que obedece, le ha instruido para que mande detener a Paysa. Es decir, reconoce que no es juez sino un simple agente del sistema de represión de la dictadura. Los militares que agredieron a Paysa estaban con el juez cuando éste se personó en el juzgado para saber de sus gestiones. Dicen que Paysa les fotografió. Pero si así fuera y quisieran tomar medidas de protección de su privacidad, deberían poner una querella o una demanda, mientras el juez instruye la primera demanda de Paysa. Aquí no hay jueces. La mayor parte de los que fueron a dedo designados jueces por el dictador incumpliendo la Ley del Poder Judicial, son unos esbirros al servicio del tirano. Y como tales, incumplen las leyes procedimentales.

Y tal como son los jueces, así son los notarios y los registradores de propiedad. Obiang ha montado un sistema de expolio, agresión e injusticias y a cada uno de sus colaboradores le ha puesto un nombre que debería calificar su oficio. Todo un sistema de robo, una cueva de Ali Baba donde cada ladrón se llama policía, juez, ministro, senador, notario, fiscal, registrador. Y son más de cuarenta ladrones, la inflación de mandos y cargos ha servido para ampliar la base del sistema de latrocinio en que se apoya esta putrefacta dictadura.

En la cueva ya no quedan muchos tesoros. Han abusado tanto, que en 20 años han vaciado la gran cueva de tesoros naturales que era Guinea Ecuatorial. El país está lleno de edificios a medio construir, tras la fiebre de construcción que invadió a los ladrones, que, locos por tanto tesoro ajeno y carentes de lucidez, se lanzaron al festejo sin fin. ¿Para quienes iban a servir los edificios? Porque mientras estos esbirros se emborrachaban con nuestras riquezas, nos sometían a la muerte, a la tortura y al hambre. No hay una clase media en el país que pueda consumir los hoteles y viviendas caras construidas por el clan de Obiang. Tendrán que comerse los palacios.

Ninguna inversión productiva. Expolio y nada más. En el país no se produce nada de lo que se consume, aparte del exiguo producto agrícola procedente de los restos de las subsistencias de las familias campesinas. El dictador y su mujer dijeron que los guineanos debían ser pobres para que no peligrara su fiesta de robo mayúsculo. No permitieron que nadie fuera de su influencia pudiera tener iniciativas empresariales. Y así hemos llegado hasta aquí, donde no hay una verdadera economía nacional.

La OPEP y un conjunto de países no miembros han acordado disminuir la producción mundial del petróleo para elevar su precio. El barril está ahora en 54 dólares y es posible que alcance los 60 dólares dentro de 4 meses. Pero con probabilidad no subirá de ahí en todo el 2017. La posibilidad de que alcance los 100 dólares y que Guinea vuelva a producir como en 2008 es nula.

La crisis económica que azota Guinea desde hace tres años seguirá su marcha a pesar de la subida del barril. No han funcionado los reclamos para que llegaran al país inversiones directas extranjeras y se subsanara la grave crisis de liquidez. Sin un sistema judicial verdadero, con tanta arbitrariedad, no hay seguridad jurídica ni física. Así que nadie quiere invertir en Guinea. Y cada vez que torturan o encarcelan injustamente, ahuyentan las inversiones. Pero estos brutos no lo saben. O no les importa.

Guinea recurrirá al FMI después de haber pedido sin éxito créditos en Asia. Y el FMI conoce muy bien la nefasta economía guineana. La inestabilidad política que supone la dictadura de Obiang exacerba la situación. Fui detenido en Bata en el año 2014 cuando distribuía unas notas explicando que estábamos entrando en crisis y no debíamos organizar la CAN. Desde hace años venimos advirtiendo del peligro de la crisis por una política económica desastrosa, pero Obiang y su gente han seguido haciendo las cosas exactamente igual, a la espera de un milagro.

Mientras éste se produce, las empresas constructoras han parado todas las obras por falta de pago. Hay despidos en empresas públicas, muchas de ellas sobrecargadas de personal. El Ayuntamiento de Malabo por ejemplo no paga desde hace 3 meses a los trabajadores de la limpieza. Los ministerios se ven obligados a disminuir sus actividades porque no hay recursos y la gasolina subirá próximamente de precio seguramente. Empresas como Getesa y Muni aplican tarifas exorbitantes en ocasiones. Por ejemplo, una carga de cinco mil cfas en una tarde, por la mañana del día siguiente está agotada sin haberlo usado apenas. Los atracos se han disparado en Bata y Malabo. El responsable directo del desfalco al Estado y la ineptitud manifiesta es Obiang Nguema. Entre él y sus responsables han arruinado al país. Y era difícil hacerlo.

A todo esto y mientras hubo dinero a raudales de forma incontrolada, los bancos no mejoraron ofreciendo un abanico amplio de productos financieros. Los créditos para inversiones productivas eran inexistentes y las operaciones típicas de la banca eran parcas. Los cobros y pagos electrónicos son inexistentes. Para pagar la factura eléctrica, el cliente debe ir a hacer cola en la oficina de CEGESA o en el banco, cuando la empresa podría haber domiciliado el pago en la cuenta del cliente. Todos los bancos tienen capital de la familia Obiang a lo que se suma el capital público que en la práctica es tanto como decir Obiang. No hay un banco de desarrollo agrícola e industrial. El responsable de la situación, obviamente es Obiang Nguema.

En cuanto a las telecomunicaciones, no existe apenas una red urbana cableada para el acceso de usuario a la red. El acceso a internet no se hace por modem vocal telefónico, ni por ADSL ni por Fibra óptica (FTTH), sino por radio usando la red de datos de la telefonía móvil, que en ciertas partes de Malabo y Bata es 3G pero casi siempre es de categoría inferior (2G, 2.5G EDGE). El teléfono fijo ha desaparecido. La renta real media en Malabo es aproximadamente la cuarta de la media española, per el coste de las telecomunicaciones es dos veces superior al español. Las tres empresas de teleco son en principio públicas pero están en manos de la familia del dictador, que ha repartido entre sus familiares las rentas del monopolio de facto del mercado. Los responsables directos de las tres telecos públicas pero privadas, son nombrados directamente por el dictador. A él corresponde la responsabilidad del mal funcionamiento de las telecomunicaciones. El desarrollo cultural, científico y político de Guinea está muy limitado por el atraso de las telecomunicaciones.

Cualquiera pensaría que estando así las cosas, el régimen dulcificaría un poco la vida de los guineanos, maltratados desde siempre. Pero Obiang no cambia. Es como si deseara que el país estalle.

Teodorín será declarado probablemente culpable en el juicio de Paris y para salvarle su padre puede intentar elevarle a la categoría de presidente dictatorial, sin elecciones amañadas sino por decreto, dándole la inmunidad que tanto reclaman ahora sin éxito. A sabiendas de que es más inepto que él.

Es un escenario infernal, pero Guinea lleva en el infierno una eternidad y se ha visto de todo. La novedad podría ser esta vez que Teodorín es más imprevisible que el padre.

Nosotros estaremos aquí para decir cómo se deben hacer las cosas.

Celestino Nvo Okenve Ndo , Presidente de Unión Popular

Fuente : ge_net_200

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario