Malabo denuncia que el juicio de “Teodorín” en París es un proceso “político”

El embajador de Guinea Ecuatorial en Francia, Miguel Oyono Ndong Mifumu, denunció que el proceso abierto hoy en París contra el vicepresidente de su país, Teodoro Nguema Obiang Mangue, “Teodorín”, es “un juicio político” que constituye “un daño irreparable” para las relaciones bilaterales.

El Gobierno de Guinea cree que no hay garantías para que se celebre en Francia un juicio con objetividad“, señaló a Efe el diplomático al término de la primera audiencia del proceso contra “Teodorín”, hijo del presidente Teodoro Obiang, que gobierna en su país desde que en 1979 accedió al poder mediante un golpe de Estado.

El hijo de Obiang está acusado de supuesto blanqueo, malversación de fondos públicos, corrupción y abuso de bienes sociales y de confianza.

En su opinión, “este clima de acoso” contra Guinea Ecuatorial “se ha agudizado” con el actual Ejecutivo socialista francés.

No tenemos garantías de que la justicia francesa esté en condiciones de hacer un juicio justo” y por eso el vicepresidente no se ha presentado ante el Tribunal Correccional de París donde está encausado, subrayó.

El origen del proceso es una denuncia de las ONG Sherpa y Transparencia Internacional, que consideraban que una serie de bienes de la fortuna personal que “Teodorín” tenía en Francia procedían de operaciones de corrupción realizadas gracias a su posición política, en detrimento de las arcas publicas ecuato-guineanas.

El embajador destacó que hay “una justicia selectiva” en Francia contra Guinea Ecuatorial, no existente con las antiguas colonias francesas aunque los dirigentes de esos Estados tengan muchos bienes en Francia.

A ese respecto, se quejó de que en el dossier se haya presentado “como un trofeo” el edificio de la avenida Foch de París donde la justicia se incautó de múltiples bienes (como mobiliario y obras de arte), que de acuerdo con los magistrados “Teodorín” había conseguido para su fortuna personal gracias a su posición política.

Miguel Oyono Ndong Mifumu insistió en que ese edificio es la embajada de Guinea Ecuatorial en la capital francesa desde 2011, es decir desde antes de que en 2012 se produjeran esas confiscaciones.

Todo el montaje jurídico-mediático es un acoso político, nada más”, sintetizó el embajador, que reclamó de la prensa “más objetividad“.

Preguntado sobre si mantenía el cauce bilateral con el Gobierno francés para abordar esta cuestión, contó que agotaron “todas las vías” y “por eso tuvimos que ir a La Haya”, en referencia al procedimiento abierto ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El pasado 7 de diciembre, la CIJ optó por no pronunciarse sobre si “Teodorín” tenía inmunidad diplomática en este asunto alegando no tener jurisdicción para determinarlo, al tiempo que estableció que el edificio de la avenida Foch es una legación diplomática, y por tanto no puede ser objeto de confiscación.

Guinea Ecuatorial presenta mañana sus conclusiones ante esa instancia, y Francia tendrá seis meses para hacerlo a continuación.

El embajador dijo que “Francia, que es un gran país, no puede ser objeto de una manipulación” por las dos ONG que presentaron la denuncia que originó el sumario y que ahora son acusación particular.

También consideró que opositores al presidente Obiang en el extranjero, como Severo Moto, habían tratado de interferir constituyéndose en acusación particular.

Raimundo Ela Nsang, secretario general del partido opositor CORED (Coalición Restauradora del Estado Democrático), que acudió al comienzo del proceso, aseguró a Efe que “Teodorín” no es el único que tiene bienes mal adquiridos” de los allegados al presidente.

Según Ela Nsang, “unos 30” miembros de su familia, como el ministro de Energía, Gabriel Obiang Lima, también se han aprovechado de su posición para forjarse fortunas, que -según dijo- en parte están en España.

Fuente : Agencia EFE

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario