Transparencia Internacional acusa al sector del lujo de falta de controles contra el lavado de dinero. Teodorin como ejemplo

 

La ONG Transparencia Internacional (TI) acusó hoy al sector del lujo de tener escasos controles para detectar si sus clientes pagan con dinero negro e instó a países como Estados Unidos, China, Japón y Reino Unido a endurecer sus leyes a este respecto.

En un nuevo informe titulado “Tesoros contaminados: riesgo de lavado de dinero en el sector del lujo”, la organización anticorrupción alemana exige unas normas más estrictas en todo el mundo y más vigilancia.

El sector del lujo tiene la responsabilidad de prevenir que fondos públicos que podrían haber ido a colegios u hospitales se dediquen a sus productos, incluso si eso implica menores ventas”, asegura el presidente del TI, José Ugaz.

A su juicio, “el sector del lujo es más que “un mero vehículo para lavar dinero” ya que para algunos, como “los cleptócratas que amasan millones en propiedades, deportivos y arte en un breve período de tiempo”, el deseo de poseer objetos de lujo puede llevar a la corrupción.

El estudio indica, por un lado, que los vendedores de bienes de lujo, de joyeros a agentes inmobiliarios y constructores de yates, hacen “poco por comprobar si sus clientes usan dinero negro para sufragar sus compras”.

Por otro, insta a gobiernos en lo que denomina “países de alto riesgo”, entre los que incluye Estados Unidos, China, Japón y Reino Unido a “introducir leyes específicas que exijan la diligencia debida en las ventas de bienes de lujo y establezcan una autoridad designada para aplicar” esas leyes.

En países con grandes mercados del lujo, como China, Japón y Estados Unidos, las normas para evitar el lavado de dinero negro son “escasas” y en países con legislaciones más estrictas, como Francia, Alemania, Italia y Reino Unido, “hay pocas evidencias de que las autoridades apliquen con efectividad estas normas”.

El informe de TI recoge varios ejemplos de este problema, como el hecho de que el vicepresidente de Guinea Ecuatorial, Teodorín Obiang, investigado en Francia por corrupción, siga siendo capaz de comprar caros inmuebles y coches sin apenas controles.

En Reino Unido, añade, las casas de subastas tan sólo alertaron a las autoridades de quince compras sospechosas de las 381.882 transacciones que llevaron a cabo entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014.

De Japón destaca que los agentes inmobiliarios tan sólo alertaron de una compra sospechosa en todo 2014, cuando se adquirieron 377.513 inmuebles en todo el país.

El estudio denuncia también que en Amberes (Bélgica), el mayor mercado de diamantes del mundo, no se ha alertado de ninguna actividad comercial sospechosa hasta 2014.

En consecuencia, TI recomienda a los países con grandes mercados del lujo elevar las obligaciones de los vendedores de productos de lujo, para que denuncien más ventas sospechosas y poner en marcha organismos dedicados específicamente a perseguir estos delitos económicos.

Asimismo, insta a las empresas del sector a elevar sus estándares y mejorar sus sistemas de denuncia a las autoridades.

 

 
Fuente : EFE

Radio Macuto Facebook

Share This:

Un comentario

  1. Eloisa Asangono Contestar

    Que lo detengan de una vez y dejarnos en paz con comunicados y observaciones de los organismos internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *