¿El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha sobornado para conseguir un puesto del Consejo de Seguridad de la ONU?

By 

En medio de la región predominantemente francófona de África Occidental está la pequeña Guinea Ecuatorial de habla hispana, un país bendecido – o maldecido – con vastas reservas de petróleo. Durante la mayor parte de su vida independiente, el país ha sido gobernado por el presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, quien tiene la distinción de ser el jefe de estado no monarquico de más larga vida en el mundo.

Durante su reinado de 38 años, Obiang ha supervisado una economía basada en el petróleo de rápido crecimiento y ha tratado de aumentar la presencia de Guinea Ecuatorial en organizaciones multilaterales para ganar legitimidad global mientras defiende su reputación como uno de los países más corruptos y represivos de África.

El país quiere unirse a la OPEP, la organización internacional productora de petróleo. Y el 2 de junio, Guinea Ecuatorial correrá por un puesto sin oposición como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, junto con Costa de Marfil. (La elección para los mandatos de dos años, que comienza el 1 de enero de 2018, está a cargo de la Asamblea General, e incluye otros tres escaños, con Kuwait, Perú y Polonia sin competencia para sus regiones).

La Unión Africana ha apoyado tanto a Costa de Marfil como a Guinea Ecuatorial para los dos escaños asignados a África, pero un experto en este último país ha sugerido que su gobierno sobornó a la Unión Africana para que la apoyara. ¿Es Guinea Ecuatorial digno de un puesto en el Consejo de Seguridad?- preguntan algunos expertos de la sociedad civil y de derechos humanos.

 

Guinea Ecuatorial, compuesta por unas pocas islas en el Golfo de Guinea y un territorio continental, es aproximadamente del tamaño de Bélgica. Estuvo Guinea Ecuatorial en las noticias prominentemente en enero por dar la bienvenida a Yahya Jammeh, el líder autocrático depuesto de Gambia, también en África Occidental. En marzo, Guinea Ecuatorial anunció una asociación con Sudán del Sur, un país al borde del colapso debido a la guerra civil, para reforzar la cooperación petrolera.

Desde el descubrimiento de las reservas de petróleo y gas en 1996, Guinea Ecuatorial se ha convertido en el tercer exportador de petróleo del África subsahariana; como resultado, tiene uno de los mayores PIB per cápita de cualquier país del mundo. En muchos casos, las reservas de petróleo deberían transformar la salud pública y la educación de los 845.000 residentes de Guinea Ecuatorial. Pero el país ocupa el puesto 135 de 188 países en el índice de desarrollo humano de la ONU, que examina la longevidad, la salud, los niveles de educación y otros estándares.

“Guinea Ecuatorial recibe alrededor de 4 mil millones de dólares anuales en ingresos de recursos, pero no hace públicos sus presupuestos, por lo que es difícil saber a dónde va ese dinero”, dijo Sarah Saadoun, investigadora de Human Rights Watch, especialista en países ricos en recursos. Saadoun ha estado estudiando el caso de Guinea Ecuatorial durante el año pasado para un informe que su organización lanzará a mediados de junio.

Guinea Ecuatorial no es el primer país con un récord seriamente degradado en materia de derechos humanos y un gobierno corrupto que compite por un puesto elegido en el Consejo de Seguridad. Sin embargo, es una sociedad profundamente secreta que restringe la entrada de extranjeros (excepto los americanos) y tiene conexiones importantes con algunas de las mayores compañías petroleras del mundo, incluyendo a ExxonMobil. Esa corporación es el mayor inversor de petróleo de Guinea Ecuatorial.

En 1994, Washington cerró su embajada en Guinea Ecuatorial después de que el gobierno acusara al embajador estadounidense de hacer brujería. Instados por las compañías petroleras, los Estados Unidos reabrieron su embajada bajo el presidente George W. Bush en 2006. La embajada paga el alquiler a uno de los ministros de Obiang, según un documento de Wikileaks. El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, es ex ejecutivo de ExxonMobil; bajo su vigilancia, la compañía creció su presencia en Guinea Ecuatorial.

En una entrevista con PassBlue, Saadoun elaboró sobre dónde piensa que parte del dinero del petróleo del país puede estar pasando.

“De los documentos presupuestarios que HRW  (Human Rights Watch) ha podido obtener, y de los informes del Banco Mundial y del FMI (Fondo Monetario Internacional) sobre el país, está claro que la gran mayoría de los ingresos van hacia enormes proyectos de infraestructura”, dijo Saadoun .

“Los funcionarios del gobierno tienen intereses en muchas de las empresas que se adjudican contratos para estos proyectos”, continuó. “A menudo, los costos se inflan y el proyecto en sí tiene muy poca utilidad social, como un enorme estadio de fútbol en una isla donde la capacidad del estadio supera a la gente que reside en la Isla.

Al mismo tiempo, hay muy poco dinero dirigido a la salud, la educación y otras áreas que beneficiarían al ciudadano ordinario en Guinea Ecuatorial”.

El hijo mayor del presidente Obiang, Teodoro Nguema Obiang Mangue, vicepresidente del país, ha sido objeto de numerosas investigaciones internacionales sobre lavado de dinero. Un caso presentado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos resultó en la pérdida de 38 millones de dólares de sus activos. Un juicio en Francia, que comenzará el 19 de junio, después de un aplazamiento a principios de este año, acusa a Nguema Obiang de blanquear 175 millones de euros, o unos 197 millones de dólares, de los cuales 123 millones provienen del tesoro público.

“Es desgarrador ver cuán pobres son los sistemas de salud pública y educación, dada la enorme riqueza que tiene el país”, dijo Saadoun. Durante una visita al país en 2016, Saadoun vio que “los baños no tenían agua corriente, estaban llenos de excrementos humanos, y algunos de los maestros con los que hablé dijeron que regularmente tenían 80-105 estudiantes en una clase de escuela secundaria. ¿Cómo enseñas a 105 niños? ”

Según un informe del Banco Mundial en 2010, incluso el dinero asignado a la salud y la educación por el gobierno se gastó en costos administrativos astronómicos o infraestructura, mientras que poco se destinó a los servicios a los q se asignó. Debido a que la severa represión de los grupos de la sociedad civil en el país impide evaluaciones externas de los programas gubernamentales, “siempre van a ser muy cuestionables”, dijo Ignacio Saiz, director ejecutivo del Centro de Derechos Económicos y Sociales.

“Los recursos se asignan de una manera que simplemente refuerza la distribución extremadamente desigual de la riqueza donde una pequeña élite, generalmente conectada en parentesco con la familia presidencial, está viviendo un estilo de vida muy lujoso, mientras que la inmensa mayoría de la población vive en extrema pobreza”, Dijo Saiz.

En 2010, Guinea Ecuatorial fue excluida de la lista como miembro de la Iniciativa para la Transparencia de la Industria Extractiva (EITI), un programa global independiente que fomenta la transparencia por parte de los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las instituciones financieras dedicadas a la minería. Si Guinea Ecuatorial volviera a ser miembro, tendría que ser más abierta sobre sus presupuestos, ingresos y gastos.

Un portavoz de Exxon Mobil dijo a PassBlue que la empresa elogió al gobierno de Guinea Ecuatorial por sus esfuerzos por reintegrarse a la EITI, pero no pudo comentar sobre ningún avance reciente en su aplicación.

Si bien el gobierno ha estado lejos de proporcionar servicios básicos a su población, algunas compañías petroleras que trabajan en el país han fomentado asociaciones público-privadas y las iniciativas sociales. El proyecto PROTEGE, financiado por la Corporación Hess y el Gobierno de Guinea Ecuatorial, capacita a docentes y refuerza la infraestructura educativa.

En 2015, Exxon Mobil completó un proyecto de restauración de centros de salud comunitarios por tres años en Batete, que atiende a 3.000 equatoguineanos. Batete se encuentra en la isla de Bioko, donde se encuentra Malabo, la capital del país.

Pero un nativo guineoecuatoriano, Tutu Alicante, fundador de EG Justice, un grupo anticorrupción estadounidense, dijo en una entrevista que las iniciativas de las compañías petroleras están trabajando en áreas equivocadas.

Necesitamos que estas compañías petroleras inviertan seriamente en la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva para asegurarse de que existen mecanismos legales que se imponen para sostenerse y responsabilizar a los gobiernos por la corrupción“, dijo Alicante.

Saadoun, de Human Rights Watch, dijo que era responsabilidad del gobierno asegurar que la riqueza de los recursos beneficia a la población, no a las corporaciones. “Las empresas ciertamente deben ser socialmente responsables para asegurarse de que sus propias operaciones no están contribuyendo a los abusos de los derechos humanos, y es maravilloso para las empresas ser ciudadanos corporativos“, dijo. “Pero los programas filantrópicos nunca deberían reemplazar al buen gobierno“.

Hay un sector en el que el gobierno y la filantropía de Guinea Ecuatorial parecen tener éxito: proteger la biodiversidad.

El Programa de Protección de la Biodiversidad de Bioko representa una asociación de casi 30 años entre la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial y la Universidad Drexel en Filadelfia, y dice que es diferente a cualquier otro programa en la región. Fundado en parte por MEGUI, Mobil Guinea Ecuatorial (una filial de ExxonMobil), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, el programa empareja a estudiantes de Drexel y de la Universidad Nacional para realizar trabajos de campo biológico y tomar clases durante un semestre en Guinea Ecuatorial.

Juntos, protegen a los monos y las tortugas marinas en la Reserva Científica de la Gran Caldera, que está en Bioko y “una de las últimas reservas verdaderamente intactas en África Central”, dijo Mary Katherine Gonder, directora del programa.

Bioko es uno de los lugares donde la conservación puede ganar“, dijo Gonder en una entrevista. “El desarrollo que sucedió en otros países centroafricanos no ocurrió en Bioko. Si bien hubo una agitación política terrible en los años 70 y 80, fue beneficioso que la vida silvestre de Bioko no sufriera las consecuencias de un desarrollo extenso. “(Guinea Ecuatorial también se conoce como nación centroafricana).

Gonders dijo que el programa estaba pasando de la administración estadounidense a una dirigida por graduados de la Universidad Nacional.

El programa dijo que salvó la última aldea indígena Bubi, Ureca, y economías diversificadas en Bioko. El pueblo tiene un centro de la naturaleza y colectivo de artesanos. Las mujeres urecanas usan materiales locales para fabricar joyas que se venden en hoteles de lujo donde la gente que viaja para la industria petrolera se queda en Guinea Ecuatorial.

El gobierno está realmente interesado en el ecoturismo, y mi entendimiento es que al presidente le gusta ir al ecoturismo“, dijo Gonder. “Creo que él ve esto como una forma potencial para resolver la crisis del petróleo“.

Según Gonder, “hemos podido poner 120.000 dólares de nuevo en las manos de la aldea. Esto es lo que parece una conservación exitosa, así es como puede beneficiar a la población local “. Sin embargo, casi dos tercios de la población vive con menos de 1 dólar al día.

Se espera que las reservas de petróleo de Guinea Ecuatorial se agoten en 20 años. “No es que esto sea una panacea, pero es una buena manera de diversificar la economía cuando empiezas a pensar en lo que podría ser la vida después del petróleo“, añadió Gonder.

Mientras que Guinea Ecuatorial cita su compromiso con el desarrollo sostenible como una de las razones por las que merece estar en el Consejo de Seguridad de la ONU, los críticos dicen que es insuficiente para que el país esté cualificado para un puesto así.

Y aunque Guinea Ecuatorial recibió el apoyo de la Unión Africana para su candidatura en 2015, Alicante de EG Justice dijo que el país obtuvo el respaldo de forma poco ética.

Desafortunadamente, el sistema de votación del gobierno en la Unión Africana crea el incentivo para gobiernos como Guinea Ecuatorial para sobornar a la gente a votar por ellos“, dijo Alicante. “En la medida en que haya alguna credibilidad a la ONU, admitir a Guinea Ecuatorial en el Consejo de Seguridad sería el mayor golpe desacreditativo que puede infligir sobre sí mismo”.

La candidatura de Guinea Ecuatorial no es la única cuestión urgente para el país. El presidente Obiang está preparando a su hijo Teodoro Nguema Obiang Mangue para que asuma la presidencia – posiblemente para consolidar su inmunidad diplomática contra cargos de corrupción.

Poco después de las elecciones del Consejo del 2 de junio, Obiang, el hijo, tendrá que ser juzgado en París por lavado de dinero. Si llega a ser presidente de Guinea Ecuatorial durante el mandato del país en el Consejo, él y no su padre podrían tomar decisiones como miembro.

.

 

Fuente: PassBleu / Traducido por Tito Bomaba para Radio Macuto

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario