El hermano listo del tonto.

Opiniones y reflexiones

Por Sir Lucky Dube,CIUDADANO Y COMUNICADOR

“Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.” —Nicolás Maquiavelo.

 

Según la biogenética comparten al menos el veinticinco por ciento de sus genes. Madres distintas pero mismo padre como pecado original. Por sus venas corre casi la misma sangre pero, quizá por la influencia y los roles de las respectivas madres, son dos hermanos diametralmente opuestos en términos de personalidad, actitud y puesta en escena. Tontorín es un tipo entregado a los pecados de la carne, se ha ganado a pulso ser reconocido por propios y extraños como el putero, toxicómano y drogodependiente que es; a Gabriel, en cambio, no se le conoce como un hombre proclive a los vicios mundanos, lo cual no implica que no los practique, pues la ausencia de pruebas no es una prueba de la ausencia. De Tontorín ni se conoce ni se sospecha formación académica o profesional alguna, no en vano es considerado como el Tonto Nacional –su esfuerzo le ha costado el reconocimiento–; por el contrario, a Gabriel se le supone mayor grado de preparación, se dice que estudió economía en EEUU –lo cual, beneficio de la duda mediante, ni confirmo ni desmiento–. Tontorín es un malcriado hijo de mamá –y de papá– que necesita ser siempre el centro de atención y, en uso de la estupidez de la que padece, se esfuerza al máximo para que todo el mundo sepa, vea y oiga hablar de su estilo de vida pomposo, excéntrico y derrochador; Gabriel, por su parte, no reclama para sí nada de protagonismo, siempre está en un discreto segundo o tercer plano, se prodiga poco en los medios comunicación y, al revés que su hermano, en las redes sociales ni está ni se le espera. Además, Gabriel es un hombre casado, mientras Tontorín es un hombre incasable, y eso, desde la distancia, confiere a Gabriel la apariencia de un tipo centrado, maduro y responsable, capaz de asumir responsabilidades con solvencia; y los atavismos tradicionales refuerzan esa percepción. Incluso los opositores al régimen de Obiang (políticos, activistas, etc.) denuncian con mayor vehemencia a Tontorín que a Gabriel. Un servidor, sin ir más lejos, hablo mucho más del tonto que del otro… Así las cosas, pudiera parecer que Gabriel, además de ejercer de hermano listo del tonto, también es el ‘chico bueno’ de la familia. En mi opinión, nada más lejos de la realidad. Gabriel y Tontorín no son el héroe y el villano de la película que dirige su padre. No son Caín y Abel. Son dos villanos que visten distinto. Dos caínes. Dos formas distintas de encarnar el mal.

Cuentan los más viejos del lugar, los que conocieron a Obiang en su juventud, que era, en apariencia, un tipo cobarde, vergonzoso y acomplejado. De talante introvertido y personalidad apocada. Poco hablador e incapaz de mirar a los ojos a los demás. Pero todavía hoy seguimos pagando las consecuencias de que nadie advirtiera que tras el disfraz de hombre tímido y retraído en verdad se escondía un animal frío, cínico y rencoroso hasta el extremo; cualidades, todas éstas, que, sospecho, recibió en herencia el bueno de Gabriel. Y es que de un tiempo a esta parte anida en mí el pensamiento de que en estos tiempos de incertidumbre y excepcionalidad política, en los que la dictadura más que nunca trata de encontrar a alguien que encarne la continuidad del régimen y asegure sus privilegios, Gabriel Mbega Obiang Lima es un bicho tanto o más peligroso que Tontorín. No pretendo, ni mucho menos, que esto se acepte como una certeza absoluta. Pero considero prudente tener más ojos puestos sobre el hermano listo. Es tan ladrón y tan corrupto como el hermano tonto, pero consigue, en cierto modo, pasar inadvertido manteniéndose siempre alejado de los focos. Cuando el guión lo exige no tiene problemas para loar y aplaudir a Tontorín y a la madre que lo trajo. No se va de carnavales a Brasil, no regala juguetes a niños y no se mueve por el país con un ejército de guardaespaldas. No hace nada que pudiera hacerle parecer sospechoso de querer disputarle la sucesión del trono al tonto. No hace nada en apariencia, pero se asegura el favor y los contactos de multinacionales extrajeras con intereses en Guinea, y se asegura, también, la lealtad de algunos jóvenes con cierta preparación. Sabe que entre los gerifaltes del régimen, muchos de ellos familia suya, hay quien le acusa de no tener la suficiente raigambre con la tierra, la tribu y la dictadura de su padre –la madre es oriunda de Sao Tomé y Príncipe–. Y también sabe que su hermano, el tonto, juega con la ventaja de tener por madre a la Primera Diabla de la Nación –no podemos considerar una Dama a quien sólo lo es presuntamente–; y esa mujer manda mucho, tanto que junto con su hijo, el tonto, tiene un ejército paralelo al del padre. De modo que Gabriel es consciente de que, de momento, tiene el viento en contra. Pero también sabe que tiene cosas a favor; por lo pronto la fachada, es decir, una imagen internacional mucho menos manchada que la del hermano tonto, un pueblo y una oposición que le juzga menos duramente que al tonto, una relación razonablemente buena con las empresas con mayor presencia en el país en el sector de hidrocarburos, etc.

Como ya he dicho, intuyo en Gabriel el mismo cinismo y la misma frialdad de su padre y advierto en él el comportamiento propio del animal que espera agazapado, cauto y paciente el momento propicio para noquear a su presa. Sabe que su padre es muy consciente de la incapacidad del hermano tonto para dar continuidad al negocio familiar, y que el hermano tonto es lo suficientemente tonto para seguir cavando su propia tumba política siguiendo los consejos de la madre superiora; por lo tanto, Gabriel sólo tiene que seguir haciendo lo que hasta ahora: esperar sentado a ver pasar los cadáveres. Y seguir pasando inadvertido en la lucha fratricida por el poder que está teniendo lugar en las entrañas de la familia. Ese comportamiento, todo hay que decirlo, en caso de ser cierto reflejaría cierta astucia e inteligencia del personaje, lo cual, si cabe, le hace más peligroso todavía; pues quien utiliza la inteligencia para hacer daño puede llegar a hacer mucho daño.

Con independencia de la dureza o la insuficiencia de la sentencia final, nadie negará que la sola celebración del juicio contra Tontorín en París sea una buena noticia para opositores, activistas y ciudadanos disidentes de la dictadura. Al menos durante unas semanas, redes sociales mediante, los ciudadanos tuvieron una lejana sensación de justicia, una liviana impresión de que uno de los malos no saldría impune de algo. Aunque el castigo no fuera a ser lo suficientemente riguroso, y aunque no podamos ser los guineanos quienes, a través de nuestras propias instituciones, juzguemos al tonto y a cuantos son de su condición. Incluso el propio Obiang creyó preciso que su hijo, el tonto, merecía un pequeño correctivo para bajarle los humos, al menos así lo dio a entender cuando en el último congreso de la organización mafiosa a la que llaman PDGE, Tontorín fue degradado por su padre del segundo al cuarto lugar en la jerarquía del partido… Pero insisto en la idea de que un árbol no debe impedirnos ver el bosque. Creo que haríamos bien en denunciar y vigilar más de cerca al hijo que más se parece al padre, no vaya a ser que se nos cuele con el mismo sigilo con el que, hace casi cuarenta años, se nos coló el padre.

En la medida en que los defectos de los hijos reflejan el fracaso de los padres, Tontorín es la prueba irrefutable del fracaso de Obiang como padre; y con Gabriel se cumple la máxima «de tal palo, tal astilla». Pero a estas alturas a ninguno se le puede considerar un mal menor. Son dos cánceres. Dos potenciales dictadores con años de hijoputismo a sus espaldas… y aprendieron del mejor.

 

 

 

Somewhere in South Africa

Sir Lucky Dube

¡One Love!

Radio Macuto Facebook

Share This:

1 thought on “El hermano listo del tonto.

  1. Valla artículo, valla gramática y ortografía; con el texto de este artículo los dos criminals hijos se quedan cada vez más a descubierto. Muy de acuerdo con el artículo.

    Gabriel hace o puede hacer más daño en el futuro que Nguema Obiang.

    Pobre de mi presidente, fue un padre incapaz de educar, al menos, a un hijo en la fe, en la moral, en la ley; los hijos crecían al antojo de cada uno mientras prestaba la atención de ligar a más chicas y tener hijos con todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *