Claves de ayer para entender el presente y el futuro(II)

Tomás Esono Ava Abuy , el padre que entregó a su hijo

Pidió a su hijo RAMÓN NSE ESONO EBALE (Hassan Nsé Obiang) que se suicidara y que pidiese perdón públicamente.

Año entre 2012. Carta literal encontrada en el grupo E.Guinean@s A Debate III de Bokung Ondo Akum

(…)

Y es mas, querido padre mío,

Usted debería hacerse muchas preguntas que a mi, por escribir a lo mejor se me escapan cosas interesantes para hablar claro en éste momento de mi decadencia como hijo de usted. Y una de esas cosas pasa, querido padre, porque usted mismo haga un balance de su vida con nosotros. Trate de llegar a conclusiones generales y defina un poco la linea de educación que legará a sus hijos para que solos podamos seguir en su ausencia que espero que no sea pronto para que asista al cambio de sociedad. Y por eso padre, quiero que recuerde que usted es el que me educó. Íntegramente. Lo que soy, lo soy en parte grande gracias a usted. En lo que ha formación académica se refiere, reconozco que no le di más que dolores de cabeza. Pero a los 16 años que dejé de estudiar, ya asumía mis decisiones sin que nadie me obligase a ello. Pero el el saber estar entre la gente, usted sabe que sacamos nota TODOS sus hijos mayores de edad. Recuerde cómo tiene configurada la familia. Vea cómo viven sus hijos dentro y fuera del país. Vea con quiénes se han relacionado a modo sentimental. Y vea también qué tipo de submundos frecuentan. En fin, que si lo hiciera así, querido padre, no solo se dará cuenta de que usted puede “irse tranquilo”. Sino que también, no tiene POBRES MENTALES en su harén.

Y digo pobres mentales porque si algo caracteriza a los hijos que tuvo, al menos con mi madre, es de que “no hemos aprovechado las oportunidades” como lo quiere explicar el dictador de tu jefe con sus “sabias orientaciones”. Hemos vivido siempre marcando la linea entre nuestra educación reciba de usted y el respeto hacia las instituciones existentes. Ninguno, pese a la pobreza económica que nos caracteriza, ha querido jamás meterse a ganar dinero lejos del esfuerzo. Usted debería estar orgulloso de ello. No hemos robado a nadie. No somos delincuentes. Y si alguno, en mi caso, metió la pata, vea con facilidad con qué o con quiénes jugué una vez a ser “Pobre mental”. Y se dará cuenta de que rayé la leyenda de Robbin Hood mientras duró esa experiencia (y por eso nadie me juzgó…). Usted, padre, educó a éste hijo suyo al que ahora pide que se suicide publicamente. ¿Y sabe por qué se lo digo?. Pues porque a lo mejor usted pensó de que su propia personalidad tan bien valorada, como sus valores tan reconocidos entre familia y amigos, no sirven para el mundo que institucionalmente representa publicamente.

Por eso me pide que me suicide con pedir perdón “al viento” de manera pública.

Y yo le pregunto, querido padre, ¿Qué esperaba usted de nosotros, de mi, después de habernos dotado de eso que nos ha permitido vivir siempre con la cabeza bien alta?.

La pregunta, antes de contestársela yo, la extiendo para que me entienda.

Mire usted padre, Guinea Ecuatorial, lo pinten ustedes miembros del gobierno y comparsas defectuosas que “le sacan provecho de mala manera”, está mal por razones obvias. A lo mejor creen ustedes de que el ladrillo es más fuerte que el cerebro. A lo mejor quieren vender una especie de “democracia africana”. Pero ni con eso. La gente, las nuevas generaciones, han visto un poco de mundo. Y como allí fuera todo es tan vistoso, quieren entonces hacer uso de una modalidad de vida que se basa en la exigencia, en la indignación y en la personalidad para exigirles a ustedes, “defensores del sistema actual”, que se fijen un poco más en el coco que en el bloque de hormigón armado con el que maquillan la fealdad de un sistema llamado a caer. Esa nueva generación, alejada del cliché obsoleto y desfasado que impide ver la realidad fuera del entramado mafioso que nos gobierna junto a sus actores principales, está asumiendo un rol central. Yo me siento orgullo de estar entre ellos. Aportando, como todos, a mi manera, mi grano de arena. Ustedes, querido padre, ya no están para muchos trotes. Algunos, como usted, ya ha alcanzado el máximo que en el colegio nos enseñaban: “si tu padre es Secretario General, tú trata de ser ministro”. Y usted, ya es ministro. Dudo mucho que sueñe con ser Presidente. Con su carisma, no se llega a eso tan fácilmente.

Bien, las cosas cambian querido padre porque deben cambiar. La historia que nos contamos como país no tiene nada de valor para la mentalidad de libertad y derechos que rigen las normas de convivencia. No digo que ustedes estuviesen equivocados. Digo simplemente de que dejen de impedir el avance de los sueños de los del futuro con propuestas como la que usted me hizo a mi blandiendo “el respeto y el amor por los seres queridos”. Es por eso, querido padre, que muchos de los hijos de padres que como usted presumimos algunos, tienen claro que la educación de calidad recibida de “papá o mamá”, no es compatible con la sociedad en la que la educación brilla en calidad por su ausencia.

¿Qué esperaba usted padre de una educación como la que usted me aportó?. ¿Acaso esperaba que viviese callado porque usted vivió callado?. No padre de mi alma. Usted me educó para ser parte de un cambio. Tanta cosas buenas de una educación de calidad solo pueden servir para que estallen algún día y digan las cosas como se las siente, como se las vive. Y tiene usted suerte, querido padre, de que de sus muchos hijos. solo uno ha tenido a bien asumir su rol en la historia de ese cambio inevitable. Porque aquí es donde entran otros factores familiares para entender lo que le quiero decir aquí.
¿Cuándo se ha sentado usted con sus hijos para más o menos conocer sus ideales o sus inclinaciones políticas?. Respuesta: JAMÁS.

Vea usted mismo padre mío de que la política es cosa tan normal que hablar de ella en el formato que sea, no debería significar “la muerte de nadie”. Si usted hubiese hablado con sus hijos para saber si entienden del porqué usted trabaja para algo que va alejado de la personalidad que usted goza, entonces a lo mejor hasta comprende que su educación fue lo que fue gracias a que cada cual la entendió a su manera. Porque padre, usted no puede entenderme a mi ahora porque en más de 70 años pensó que todos pensábamos como usted del tema nacional a nivel socio político. Por eso como usted vivió sin decir nada, sin dejar entrever públicamente sus opiniones, cree pues que habíamos adoptado ese modo de vida que no ha ayudado al país a ser más de lo que es hoy porque nadie se sale de “las sabias orientaciones”. Han ustedes transmitido sus creencias socio políticas con el silencio. Y cuando alguno de su casa se ha desmarcado de la linea vitalicia, el resultado es el que aquí critico: PEDIR PERDÓN POR SER LIBRE DE PENSAMIENTO Y DE OPINIÓN.

Las formas y las maneras no sufren cambios. Eso se refleja en lo físico. Por eso, como usted, nadie en la calle nos señala. Pero la educación socio política la hemos adquirido de la base de sus modales para con los demás, que han servido para que un hijo como yo de usted, entienda de que “algo falla si mi padre puede trabajar para un sistema tan desviado de la savia vital: EL RESPETO POR LAS OPINIONES DE OTROS NO AFINES”. Y así le han ido con usted con el cuento de que soy “rebelde”. Le han vendido a un hijo que usted políticamente no conoce. Le han tratado de asustar con eso de que “lo que haga tu hijo puede afectarles a todos ustedes de su familia”. Pero sobre todo, le ha querido hacer entender de que “me auto eduqué”. Cosa que daría risa sino fuera porque no estoy hoy para risas
Y hoy no estoy para risas porque hoy es casi el fin de LOCOStv. Al cual le he dedicado 3 años de mi vida. Pero que debo dejar porque creo que ya he tenido bastante. No contra la dictadura a la que sigo aborreciendo pese a todo. Sino porque no creo yo que siga haciendo falta mostrarme en público después de haberle prometido a mi padre que lo dejaré PORQUE ANTE TODO LE QUIERO, LE RESPETO, y soy consciente de que por su parte esos dos importantes sentimientos están también bastante bien interiorizados.

La LIFE OF PI se cierra hoy con éste relato. Pero para los que conocen la “verdadera” historia, la LIFE OF PI se cierra con una pregunta que le hace PISCINE al escritor que durante un tiempo le escucha el primer relato. Y después le escucha el relato que PI ofrece a los japoneses que NECESITAN QUE SE LES DIGA LO QUE QUIEREN ESCUCHAR PARA ADAPTARLO A LA MENTIRA QUE QUIEREN CONTAR PARA EVITAR LO QUE TODOS SABEN DE QUE ES INEVITABLE. Pi cuenta dos historias diferentes. Ya adulto y casado y con dos hijos. Cuenta dos historias porque sabe que cualquiera de ellas es perfectamente aceptable. Pero solo una sirve para que no se vea la basura criminal de la otra. Por lo que pregunta al escritor que previamente quiere saber cuál de las historias es verdad. A lo que él responde con ésta interesante pregunta:

¿DE LAS DOS HISTORIAS QUE TE CONTÉ, CON CUÁL TE QUEDAS?

Y he ahí la misma que hago aquí antes de cerrar definitivamente mi historia con el formato de LOCOStv que ustedes conocían. Yo dibujé en LOCOStv sin ningún prejuicio porque para mi una dictadura es una dictadura. Pero tras de esos dibujos, la dictadura supo, como bien saben todas ellas, encontrar la parte profunda de cualquiera que se aprecie como opuesto a sus planteamientos. Y ésta vez le tocó a una de las personas que más RESPETO en mi vida:MI PADRE.

Con ésta publicación, a mi padre, que no lee estas cosas le llegará de todo, menos lo que viene de mis adentros. Ese es el peligro real. Pero igual, le prometí que ya no iba a hacer LOCOStv. Que no lo iba a dejar del modo que él me pedía (y así se lo dije ayer). Qque lo iba a dejar A LO GRANDE. Porque vivo con estilo. Y moriré con estilo. Por eso cumpliré mi promesa de que en LOCOstv ya no vuelvo a publicar nada que tenga que ver con la dictadura. A partir del lunes, el blog se convertirá en un espacio dedicado a otros asuntos mucho más artísticos. Lo prometí, y lo cumpliré. Porque ante todo a mi padre no le puedo desear mal alguno. Tampoco me lo puedo imaginar en peligro.

Que tengan buenas mañanas, queridos POBRES MENTALES. Y recordad que a mi familia no la amenaza nadie.

Carta no revisada. Perdonen las faltas de ortografía.
HassanNseObiang, el único guineano que no engañará a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo.

MI FRASE DE LA SEMANA:

No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad

 

 

Fuente: Nguema Emaga Eyui

Radio Macuto Facebook

Share This:

1 comment for “Claves de ayer para entender el presente y el futuro(II)

  1. Eloisa Asangono
    septiembre 23, 2017 at 7:46 am

    Después de leer I y II, he llegado a la conclusión de que una fuerza mística es la que llevó a Nse Ramón a Guinea Ecuatorial; de otra manera , no tiene ningún sentido. A ese chico , le comieron el cerebro místicamente

Deja un comentario