¿ Y ahora, qué ?

Opiniones y reflexiones

 

 

Por José Eugenio Nsue, filólogo

 

He estado esperando este Día (27/10/17) en el que iban a publicar la sentencia del juicio parisino sobre “los bienes mal adquiridos” contra el primogénito del rey de Akoakam y, por ende, el príncipe heredero; el actual vicepresidente de su padre; ¿tercer o cuarto? vicepresidente de la organización mafiosa creada por su padre, el PDGE; el actual encargado de la seguridad y defensa nacionales del reino de sus padres y, recientemente, nombrado director de la campaña del próximo aquelarre llamado elecciones del próximo mes de noviembre; el excelentísimo señor don Teodoro NGUEMA OBIANG MANGUE, para contestar o, mejor dicho, dar mi opinión con respecto al mantra y bulo que se ha apoderado de los guineanos residentes en el país, de los de la oposición interna y, cómo no, de todos los miembros del régimen sangriento y dictatorial del PF según el cual: “cualquier guineano que quiere ‘hacer política’; hablar de Guinea Ecuatorial o criticar la pésima gestión del gobierno, ha de volver al país y hacerlo desde ahí ya que desde fuera no se hace nada “.

De Teodorín o Teodorito poco más se ha de hablar. Todos sabemos y sabíamos que él era un delincuente (el que delinque y es condenado por la justicia de verdad; y él ha sido ya juzgado y condenado por corrupción, estafa, extorsión, apropiación indebida, alzamiento de bienes, etc en los EEUU, Sudáfrica y ahora en Francia, ¡¡de momento!!; a pesar de las tonterías que los medios de comunicación suyos quieren hacer entender a los secuestrados guineanos que viven en el país); que había estado extorsionando a todos los empresarios nacionales y extranjeros del sector maderero contándoles desorbitadas cantidades de dinero si querían explotar la madera en Guinea; como príncipe heredero del reino, se había abusado de su privilegiada posición desviando fondos públicos en beneficio suyo personal y que con esa fortuna robada está yendo por el mundo despilfarrando y haciendo la vida de un verdadero gángster y play boy hasta que llegó a París, Francia, y toparse con el imperio de la ley; nos lo habían presentado como un empresario exitoso cuando no se le conoce empresa operativa ninguna ni trabajadores a su cargo además de los conductores y personal de limpieza (mujeres de servicio) de las mansiones que poseía por todo el mundo a los que tampoco pagaba según sus propias denuncias y manifestaciones. También nos lo han presentado como ‘modelo’ y ‘ejemplo’ de joven ecuatoguineano a seguir por sus hermanos de la ASHO, que son todos los nacidos en Guinea desde hace 50 años hasta los recién nacidos.

Para todos esos políticos del gobierno y de la oposición interna; para todos los compatriotas ilustrados y defensores de esa teoría de que para combatir los abusos y violaciones de todos los derechos que comete la actual dictadura imperante en el país; para poder luchar por la democracia en Guinea Ecuatorial y para poder criticar al gobierno de nuestro país, había que ir a vivir con el régimen y combatirlo desde dentro; ¿no habían detectado todos esos abusos por los que se le está juzgando y condenando al posible futuro rey de Akoakam? Y si los habían detectado, ¿por qué no se han combatido desde dentro del país? Para que Teodorín pudiese ser juzgado y condenado, ¿no ha sido la oposición en el exilio junto con las ONG’s pro derechos y libertades humanos así como los activistas e intrépidos guineanos como Ramón NZE, Josimar (Radio Macuto), Avelino MOCACHE (Diario Rombe), Celestino OKENVE (guinea-ecuatorial.net) así como Diario Utamboni con su director y su equipo, etc que, arriesgando sus vidas y su futuro, han jurado combatir las injusticias que la sagrada familia del reino de Akoakam y sus lacayos contra los guineanos los que le han llevado a los tribunales?

No consigo entender las actitudes maniqueístas y cainistas que los guineoecuatorianos nos hemos adoptado como modus vivendi con relación a todo; sobre todo, con respecto a la cuestión de nuestro país; de lo que había que hacer para cambiar su actual ‘suerte’, desgracia. Nadie conoce ni reconoce los esfuerzos del otro; nadie es capaz de otorgarle el beneficio de la duda al otro por si su iniciativa y su proceder pudieran resultar efectivos y dar frutos esperados por todos; cada guineano se cree poseedor de la única verdad y nada de lo que hacen otros tiene importancia si no es aceptada, admitida la suya y nos estamos matando por pensar distinto, por estar dentro o fuera del país.

Para los que están en Guinea ya sea por trabajo, ya por convicción o por la imposibilidad de salir y arriesgarse a emprender ese viaje que muchas veces no suele tener retorno como es vivir en el exilio, se cree poseedor de toda legitimidad y el único interlocutor válido para la causa guineana. No hace falta rebuscar para encontrar audios, testimonios y arengas de miembros del régimen afeando a todos los que osen opinar, denunciar, cuestionar, proponer o sugerir alguna idea para la causa; otros reprochan y hasta denigran al “osado” con términos como: “es más fácil hablar desde fuera”; “¿por qué no os vais al país para decirlo ahí”, etc. En cambio, la realidad de cuanto acontece en Guinea es más bien distinta:

– Para acabar con la anterior régimen sangriento, fue necesaria la ayuda externa sin la cual imposible llevarse a cabo tamaña azaña (Adolfo Suárez y otros actores se implicaron lo que hizo posible para que los de dentro se movilizaran porque contaban con la ayuda externa para acabar con aquella pesadilla). Por lo que fue una actuación conjunta.

Pero cuando se ha querido actuar desde dentro sólo o desde fuera sin contar con los de dentro, el resultado ha sido estrepitoso.

– Algunos partidos políticos de forma unilateral, habían decidido y tomado como estrategia participar en las convocatorias tramposas de elecciones convocadas por el régimen desde hace más de quince años; seguramente con todas las buenas intenciones porque, según argumentaban y lo siguen haciendo a día de hoy, el régimen se debilitaría si como el caballo de Troya la oposición entrase en las instituciones y desde ahí desmontar las triquiñuelas y demás falacias del régimen. A pesar de las irregularidades, obstáculos e intimidaciones y, a pesar de la manifiesta falta de voluntad por parte de los gobernantes de aplicar sus propias leyes (los partidos de oposición no existen para la radio y televisión guineanas ni mucho menos en la página web oficial del gobierno y tampoco ellos mismos tienen derecho ni de hacer mítines ni de poseer su propia radio…; solo existe PDGE y sólo se habla de sus “actividades” para sus correligionarios); a pesar de esta realidad irrefutable, ellos partidos ahí siguen erre que erre hablando de participar en las elecciones a sabiendas de que no van a hacer nada ni va a haber nada nuevo con esos humanoides al frente. Desde hace más de veinte años que se dijo que entrábamos en la era pluripartidos y se dijo que mismo que funda un partido y por lo tanto contrincante; el mismo que es el jefe de Estado, jefe de los jueces y magistrados, jefe de los ejércitos tierra, mar y aire y jefe de los ¿parlamentarios?; a la vez se autoproclamó “árbitro y moderador” y bautizó aquel momento de “ensayo de la democracia”, no ha habido ningún atisbo de cambio ni novedad en la apertura democrática. En cambio, ahí siguen esos partidos con la misma cantinela.

– Otros partidos de la ¿oposición? que desde un principio se habían coaligado con el gubernamental partido PDGE con la idea, supongo, de ir introduciendo sus reivindicaciones y programas, si es que los tienen, en las políticas aplicadas por el régimen; además de intentar humanizar a los humanoides de PDGE; veinte años más tarde, ahí vemos a sus líderes ocupando cargos ministeriales y formando parte del gobierno: ¿con eso, han mejorado la calidad de vida de los guineanos? ¿Pueden explicar que algún elemento o aportación de sus programas se está aplicando en el país o simplementarlo querían ocupar sillones ministeriales, conducir coches de lujos y vivir sin que se les calienten sus traseros en Guantánamo como lo hacen al resto de los guineanos? Allí siguen impertérritos.

Pero, a pesar de esas realidades incuestionables, siguen postulándose como los únicos interlocutores válidos y tratan a los del exilio como escoria. ¿Son interlocutores ante quiénes?: ¿Ante el pueblo de Guinea Ecuatorial? ¿Qué le van a contar ahora que no se lo habían contado desde hace más de 20 años? ¿Ante la Comunidad internacional? ¿Qué les van a contar que no sepan de Guinea Ecuatorial?

La semana pasada (no es muy decoroso citar a uno mismo), hablaba de la locura albertiana según la cual el loco sería aquel que hace lo mismo una vez y otra y otra esperando obtener resultados diferentes. Las descalificaciones se han convertido para nosotros los guineanos nuestro argumentario dialéctico y cada vez están saliendo a la luz pública individuos que manifiestan su rencor, animaversión y su odio contra todos aquellos que piensan diferente y contra los que viven fuera del país como si fueran los artífices de su mal dormir.

¿Alguien en su sano juicio puede decir que Donato NDONGO-BIYOGO no está defendiendo y luchando por la causa de la democracia y libertades en Guinea porque él no vive en Ela Nguema o que Fernando ABAGA EDJANG no está defendiendo y denunciando las atrocidades en el país porque no está sobreviviendo en Riaba? ¿Quién es el osado que puede defender que el profesor Eugenio NKOGO ONDO no siente por su país y que no está trabajando con sus conferencias y lecciones magistrales para que la juventud guineana conociera la historia de su país y para acabar con la dictadura porque no comparte la miseria de la pobre gente de Mbalangun?

Cuando por una vez deberíamos todos los guineanos que amamos, sentimos, sufrimos y deseamos una Guinea mejor, libre, pacífica, próspera y democrática, hacer piña y aplicar, por una vez, uno de los principios maquiavélicos “el fin justifica los medios”; seguimos con los mismos TICs del pasado.

Estos días asistí, sin pretenderlo, a un ‘debate’ de besugos en un “foro-grupo” de WHATSAPP (INDIGNADOS GE), que alguien, seguramente con muy buenas intenciones, me agregó y que tuve que darme de baja inmediatamente una hora después (la hora que pasé en la misa porque me habían añadido mientras yo estaba en la misa). En él, un tal Carlos atacaba a Josimar al que, según sus propias palabras, no conocía acusándole de “estar comiendo patatas en Europa mientras él y los que son como él estaban sufriendo hambre y penas en el país “; “que Josimar estaba beneficiando del trabajo de los demás sin que aportase nada“; “que no iban él y los que son como él a permitir que los que están fuera vayan a beneficiarse de nada cuando Guinea mejore“, entre otras lindezas. Aquello me produjo una gran decepción y tristeza. Que mucha gente piense desde Guinea que los que vivimos fuera no hacemos nada constructivo mientras que por el mero hecho de estar en Guinea ya es señal de que se está construyendo el país; el que los que estamos fuera si comemos y bebemos no es porque nos lo estamos currando para pagar nuestros gastos, sino que vivimos por la hospitalidad y la caridad de los blancos; y en cambio el que uno se muera de hambre en Guinea ya es un mérito suficiente y una carta de presentación para optar a ser dirigente del país; el que estemos en el exilio para ellos no sufrimos aquí, lo tenemos todo fácil y no sentimos por nuestras familias que se quedan en el país ni tampoco queremos volver a nuestros pueblos y así cuando acabe esa dramática situación que atraviesa el país, nos van a impedir que retornemos a nuestros pueblos… Pues a esos compatriotas que piensan como Carlos les digo que:

1) muchos de los que vivimos en el exilio nos ganamos la vida con mucho sudor y con mucha dignidad y con nuestros trabajos por lo que si comemos que debería ser un derecho elemental y primordial para todos y si cuidamos a nuestros hijos y familias es porque conjugamos sólo el verbo trabajar, trabajar y trabajar;

2) muchos de los que vivimos en el exilio estamos manteniendo a nuestros familiares que malviven ahí en Guinea con medicaciones, construyendoles viviendas dignas y haciendo que no se mueran de hambre;

3) el que unos estén en el país no quiere decir necesariamente que se está haciendo algo por el país ya que muchos han aprendido a ser parásitos y chupópteros como en todos los sitios; claro, el ladrón piensa que todos son de su condición;

4) si es como decís los que pensáis como Carlos de que en Europa se come gratis, se vive gratis en los pisos y el agua y la luz son gratis…, ¿por qué no venís a vivir este exilio dorado? ¿O es que os gusta vivir como ratas y culebras roendo el polvo y arrastrandoos por el suelo mientras os pisotean?

De lo que se trata es trabajar para que Guinea se democratice y que todos sus hijos e hijas tengamos las mismas oportunidades y los mismos derechos; los que lo pueden hacer desde dentro, perfecto; y los que lo pueden hacer desde el exilio, muy bien. No es de recibo que estemos siempre a la greña permanentemente, nos descalifiquemos sin conocernos de nada y nos matemos los que decimos que anhelamos lo mismo: una Guinea Ecuatorial libre, una, pacífica y justa. Sobre todo, seamos GENEROSOS, TOLERANTES Y EMPÁTICOS los unos con los otros.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Share This:

1 thought on “¿ Y ahora, qué ?

  1. con todo el respeto puedo decir que tienes razón pero dejemos las tertulias de lado y emprendamos una lucha justa para liberar este país.
    los que dicen representar este país, no tienen la estatura para gobernar.
    Esos amantes políticos del exilio no disponen la capacidad para ejercer correctamente.
    Que es lo que cuentan a Europa que no sepa?
    Conseguiremos la libertad el día que dejemos de llorar y tomemos las armas. Ese día llegara cuando perdamos nuestra humanidad y estemos dispuesto a morir por la libertad.
    Los que quieren gobernar son de la misma calana que el dictador….. y no me sorprende que cuenten sandeces a lo largo del día.
    El otro forastero grabo un vídeo en youtube diciendo que Obiang esta desahuciado!!!!
    Porque no se calla y hable cuando tenga la certeza que su primo hermano con quien gobernó hace tiempo murió!!!! .
    Estos hombres son de la misma calana, la diferencia esta en que uno tiene el poder y el otro no lo tiene.
    El pueblo se muere, la gente sufre y otros se pasean por las aceras de Europa contando payasadas , y Obiang se ríe porque ya no queda hombres…………….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *