Press "Enter" to skip to content

Respuesta de “un ente imaginario” a Fernando Abaga Edjang

0

Fernando Abaga:

Me veo obligado a responderte, no para hacerte entrar en razón, cosa que es imposible, sino para desmontar las tonterías que dices y demostrar que no eres más que un hombre muy ignorante e irresponsable sin otro mérito que el odio étnico,…”, F. Abaga dixit. Lamento profundamente que hayas perdido otra nueva oportunidad de contestar a mis planteamientos, o mejor, a mis “tonterías”, refugiándote en el monotemático artículo de toda la vida, con los mismos denominadores comunes de siempre en cada una de sus entregas: escandalosas carencias de fundamentación, peroratas de corta y pega, comentarios de todo a cien, ejemplos chabacanos, recomendaciones pueriles, dogmatismos caducos etc. Yo si te contestaré como te mereces, haciendo una matización de entrada que espero tengas en cuenta cara al futuro: me paso por el arco de mis caprichos la retahíla de tus insultos personales y colectivos, las descalificaciones y otras lindezas que sistemáticamente utilizas en ausencia de un argumentario propio y razonado.

Dicho lo anterior, subrayo que te respondo, no tanto por la importancia de tus respuestas, que a todos los efectos son totalmente nulas, como por aclarar conceptos que parecen no haber quedado explicitados para ti y unos cuantos. Y lo hago situándome inmediatamente a millas del insulto fácil, cuya utilización como salida de un impasse, vislumbra la mediocridad del equipaje que se lleva, cuando no una patológica cortedad analítica que podría rozar la temeridad. Así pues, Fernando, no entraré al trapo contigo, y menos con descalificaciones, pontificados y chulerías de baratillo. Me limitaré a comentar tus afirmaciones, pidiéndote que releas lo publicado en la entrevista de RM y compares el fondo y la forma de lo que dije con tus supuestas respuestas. Si después de hacerlo sigues en la ofuscación, ruego te agencies los servicios de hermeneutas. Porque me apena tu situación, créeme. Desde que me metí en esta historia, no recuerdo haber vivido un despilfarro tan descomunal de tiempo, quemado en interminables y tediosos artículos contra los bubis. Por cierto, artículos sin contenido, cargados de amenazas, con mensajes difusos, trufados de ejemplos que, pudiendo ser buenos, los conviertes en contradictorios autorretratos de lo que al final vas a terminar siendo irremisiblemente: un santo sin devotos.

En cuanto a la cuestión del tratamiento hacia tu persona, en mi caso no tengo “dificultades de determinar la forma en que debo dirigirme a ti”. Simplemente te refrescaré los sesos sacudiendo la amnesia fingida que llevas encima con unos cuantos datos: ¿Recuerdas haber estado alguna vez en una localidad de la zona Sur de la Comunidad de Madrid como ponente de unas “Jornadas de Sensibilización sobre el problema Guinea Ecuatorial”? Te doy una pista importante. Estuvieron presentes: Plácido Mikó, también como ponente, Radio Exterior de España en la persona de Rafi de la Torre, Adolfo Fernández Marugan, entre otros. ¿Sabes quién las organizó? ¿Eres capaz de rememorar con quiénes estuviste sentado en la mesa? Si mal no recuerdo, aquel fue el último viaje que hiciste a España antes de largarte al exilio. Con esta aclaración como primera respuesta, deberás concluir que las tuyas son ganas de marear la perdiz. Por lo tanto, me tomo la licencia de llamarte por tu nombre y apellidos como he hecho desde el encabezado. Sin apelativos, sin abominaciones, simplemente por tu nombre.

Antes de continuar, necesito aclararte algunas cuestiones que se me antojan importantes para disipar las penumbras artificiales que colocas en el ambiente cada vez que escribes. En primer lugar, convendría que aprendieras a contrastar las cosas que dices con la realidad antes de lanzarte al vuelo afirmaciones categóricas. la respuesta a Crispín Mba no fue mía. ¿Qué te parece? Hago un paréntesis y te digo que celebro que seas tú, y no otro, el que haya desmitificado la antropofagia fang utilizada en el contexto de la entrevista como uno más de tantos datos que jalonan la verdad histórica entre los fang y los bubis. “…decir que los Fang practicaban la antropofagia no significa absolutamente nada, especialmente si es verdad, como se atribuye a los Fang, que consumían a sus enemigos”. Así los opinadores bullangueros, especialistas en detracciones, tendrán que esperar o buscar nuevas fuentes en las que saciar su sed de ruidos sin decir nada. En segundo lugar, la versión que has dado tanto del MAIB como de los acontecimientos del 21-E de 1998, es falsa de toda falsedad. Me quedo con el siguiente dato que demuestra el desnorte de tu exposición: “yo pienso que el MAIB, el verdadero MAIB, fue victima de una vil traición protagonizada por un grupo de Bubi al servicio del régimen. Y ¿quiénes son esos Bubi? Pues, fácil: basta responder a la pregunta: ¿Quienes se han beneficiado de la decapitación del verdadero MAIB? Pues, vosotros. Sí, yo pienso que trabajáis para el régimen”. Sin comentarios.

No obstante lo dicho, el dato aclaratorio más importante sobre los acontecimientos del 21-E está en la facturación torticera que habéis estado haciendo casi todos, desde entonces a ésta parte, singularmente sobre el asesinato del militar de Riaba. Te añadiré un matiz que os ha estado concediendo ventajas relativas para ver si cambiáis las tornas: Desde Riaba hasta Luba (existe alguna versión que habla de que llegaron hasta Basakato del Oeste), los amotinados cruzaron patios y concentrados; sin embargo, no hicieron daño a ningún fang porque aquellos no eran los objetivos fijados en su itinerario. Fernando, yo, Humberto Riochí, no creo en la violencia porque solo genera más violencia y odio; y tan es así que te digo sin paliativos que CONDENO PÚBLICAMENTE LAS MUERTES FANG DEL 21 DE ENERO y te prometo que tan pronto llegue el día de la libertad, el Pueblo Bubi pedirá perdón por aquellos luctuosos hechos a las familias de los finados. ¿Eres capaz de decir lo mismo en nombre de los fang? ¿Sabes a cuántas familias tendríais que buscar? ¿Recuerdas la masacre de Basakato de la Sagrada Familia? De los detenidos y deportados a Rio Muni, naturales de aquella localidad ¿sabes cuantos regresaron? ¿Te relato lo que hicieron con las mujeres? Te daré un solo dato para que te hagas una composición de lugar, si es que no lo sabías: los hermanos Bolopá fueron obligados a protagonizar una lucha a muerte para deleitar los instintos animales de los “asesinos” del corredor de la muerte de Bata. ¿Qué te parece? ¿Te cuento cómo murieron Gustavo Watson y otros muchos?

Abaga, con el lanzamiento de su pluripartidismo asimétrico, Obiang os concedió todas las sinecuras jurídicas y políticas habidas para que pudierais hacer aproximaciones de cambio para gloria de vuestro pueblo y el sojuzgamiento de los demás. En el mismo pack incluyó el monopolio total de espacios propios y ajenos para por no alterar lo que veníais haciendo en la vida nacional. ¿Qué habéis hecho con esos conchabes étnicos? ¿En qué se han sustanciado vuestros resultados? Tal vez con la ceguera que me atribuyes, no sepa ver vuestros méritos; o tal vez mi incapacidad perpetua, por mor de, según tú, “delirios que no me dejan distinguir la realidad de la imaginación” me tengan en la inopia. Aún así, creo que deberías empezar a admitir vuestra nulidad por dilapidar un capital político de consideración. Hoy nadie os arrendaría las ganancias porque vuestros resultados desfilan por los sumideros de las cruzadas contra los demás pueblos, en deseos de cambios trabajados por otros, en recetas de parvulario y en políticas del perro del hortelano. O sea, ni trabajáis ni dejáis trabajar.

En mi poquedad, entiendo que el daltonismo político pueda ofuscar a gente tenida por normal. Hago todos los esfuerzos por comprender a quienes se auto adjudican exclusividades democráticas, empleándolas al mismo tiempo para negar la legitimidad natural de quienes defienden pacíficamente sus derechos. Lo que no puedo digerir, por kafkiano, es que se me diga que “Se podría emprender acciones legales contra ti, por incitación a la violencia étnica y crímenes contra la humanidad”. Esta sinfonía empieza a aburrirme de tanto oírla de boca de tu gente y de la tuya. Algunos, incluso, amenazando mi integridad física. Me parece que estáis tardando en acudir a las instancias internacionales correspondientes. Ahora bien ¿Qué haréis con vuestro “reconocido hijo de puta”? La Corte Penal Internacional lleva años esperando la llegada de una comisión compuesta por gente fang, con un simple pliego de cargos contra otro fang llamado Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. ¿Qué os pasa? ¿Solo servís para amedrantar a la gente sencilla? Concluyo que si vosotros sois los esperados demócratas fang del futuro, para nada interesa quitarle del sitial al matarife.

Y como el río “Borrabetcho” pasa por mi pueblo, aprovecho excepcionalmente esta vez para salir al paso de una semblanza gratuita que llevas tiempo queriendo adjudicarme, cimentada, según tú y otros, en el “odio que profeso hacia los fang”. Te has equivocado Abaga. Y como tú, todos los que venden esa maniobrera cruzada para encender animadversiones. Para consolarte, si es que se puede, tengo para mí a una multitud de gente fang que ha afectado y afecta mi existencia. Gente sana, de la que me siento orgulloso y de la que no me desentendería por ninguna de las razones del mundo, toda vez que lo que me une a ellos, trasciende la artificial guerra dialéctica que estáis alimentando. Pero hay más. Porque, por encima de mis preferencias personales, los bubis destacamos a aquellas otras muchas personas fang que han estado haciendo camino con nosotros desde que surgiera el MAIB hasta la fecha. Y mucho que estos últimos, a aquellos que consideramos prohombres fang; hombres y mujeres creyentes en valores supremos como la justicia, la igualdad, la democracia; hombres y mujeres que reman en la misma dirección que nosotros, intentando comprometerse en un trabajo colectivo para el diseño de un nuevo país.

Esos fang y todos los que entienden que se puede hacer de Guinea Ecuatorial un espacio de afecciones comunes, desde un respeto escrupuloso a la diferencia, se han convertido en focos de esperanza y amortiguadores de un proceso que, ni haciendo ímprobos esfuerzos llegarías entender por el encapsulamiento mental en el que voluntariamente te has metido. Lo que acabas de leer te lo dice el “ignorante de obtusa cabeza (sic), redomado anti fang, especialista en odios étnicos, agent provocateur…”. Y después de decírtelo, sin menoscabo de la consideración hecha hacia esos fang de bien, no tiene ningún empacho en recordarte a ti, directamente, y a todos lo que están en tu órbita ideológica, la libertad que le asiste de hablar de una separación de la Isla Bioko del Continente, o del resto de Guinea Ecuatorial, SI VOSOTROS, LOS NEGADORES DE DERECHOS, NO CEJAIS EN VUESTRO EMPEÑO. Y te adiciono una aclaración fundamental: los bubis para subsistir no NECESITAMOS NADA DE LOS FANG, NADA. Y mucho menos, de aquellos que ofreciéndoles el dedo meñique, te devoran el brazo y todo lo demás, aunque no les haga falta.

Y como este tema te escuece, sacaste el “dobermán” de la mayoría numérica diciendo: “Tú hablas de la separación de la isla de Bioko como si fuese una cuestión exclusiva de los Bubi. Ni siquiera contemplas lo que podría ser la reacción de los Fang ante tal eventualidad”. Te ayudo a despejar la incógnita de tu ecuación: los fang no podríais hacer absolutamente nada, créeme. Y los bubis no necesitaríamos pegar tiros ni entrar en follones bélicos. Fíjate, hacen pocas horas que Palestina ha cambiado su status de entidad para entrar en la membrecía de las Naciones Unidas como observador. Este proceso se ha producido desafiando los votos contrarios de trasatlánticos como el americano o el judío. Si este dato no tiene entidad suficiente para convencerte, te doy otros dos. El primero, que no entendiste al leer la entrevista en RM, consiste en instar -te he colocado el verbo en infinitivo cuando posiblemente tuviera que estar participio- una declaración de nulidad por pertenencia involuntaria a la República de Guinea Ecuatorial. En 1968 nuestro pueblo no consumó su derecho a la autodeterminación. Existen precedentes jurisprudenciales recientes. ¿…? El segundo dato, no menos importante: Obiang ha estado el pasado mes de septiembre en Nueva York, tal vez a pocos kilómetros de tu casa, y fue interrogado por el contencioso planteado por el MAIB ante las Naciones Unidas. ¿Quieres que te cuente brevemente lo que hizo? Salió por piernas dirección al aeropuerto para volar el mismo día a Malabo. Una vez allí obligó a sus perro flautas bubis: Maria Leonor Epam Biribé, Gregorio Bohó Camó, Julian Bokoko Itoji y Silvestre Siale Bileka, acompañados de un gendarme fang del stablishment a personarse ante la Comisión de Derechos Humanos, en Ginebra, para hacer desmentidos de realidades glosadas y archiconocidas en la ONU y en todo el mundo. Pero ni por esas.

Sé que te molesta lo que lees, pero nuestro problema con Guinea Ecuatorial está lo suficientemente internacionalizado como para que empecéis a canjear los desfasados chips que habéis venido utilizando por otros acordes con los tiempos que corren. Deberíais dejar de combatir evidencias con insultos y descalificaciones, desistir de los abusos a los demás, y aparcar otras muchas prácticas antidemocráticas que no dejan espacio para la discusión. Y a ti, especialmente, te convendría olvidar las “teorías del juego” para no quedarte colgado de la brocha, porque el mundo se mueve y su movimiento afecta a África. Ya te lo dije y te lo repito otra vez: la vigencia de las intangibilidades coloniales está agonizando y en un Continente Negro que hasta poco contaba con 53 Estados, ahora existen 55, más los que faltan. Hoy en Somalia existe un debate cuyo final puede desembocar en particiones y en la creación de tres nuevos Estados. En Nigeria los señores del Delta del Níger siguen reclamando su derecho a constituirse en realidad política independiente. Savimbi murió dejando en herencia una lucha por el enclave de Kabinda, en Angola, que continúa hasta la fecha. Hombres y mujeres de Katanga, en el Congo, o los mismísimos Boers en Sudáfrica pelean hoy contra las realidades impuestas para procurarse espacios propios, libres del desorden y los problemas que les crean los que deberían ser sus vecinos.

Así las cosas, Guinea Ecuatorial, en contra de tus convicciones sin fundamento, podría desaparecer. El nombre y los apellidos podrían permanecer si decidierais quedároslo con todas sus maldiciones y miserias. Nosotros incluso lo celebraríamos porque en “Guinea Ecuatorial: un país sometido al hostigamiento” publicado por Amnistía Internacional con las referencias (Índice AI:AFR 24/01/99/s) (https://doc.es.amnesty.org/cgi-bin/ai/BRSCGI/Guinea%20Ecuatorial%20un%20pa%C3%ADs%20sometido%20al%20terror%20y%20al%20hostigamiento?CMD=VEROBJ&MLKOB=25420020606 encontrarás, además de un Informe apabullante, un FOTOGRAMA que visualiza lo que los bubis hemos venido y seguimos soportando de manos fang. Además descubrirás afirmaciones de expertos independientes como la que sigue: “El grupo étnico bubi ha sido discriminado desde que el país se independizó de España en 1968 y el MAIB fundado en 1993 para hacer campaña en favor de la independencia de la Isla de Bioko goza de un amplio apoyo entre los bubis. Desde su creación, cientos de bubis han sido arrestados bajo la sospecha de apoyarlo o pertenecer a él”. Estas no son opiniones de Riochí, sino como tú dices, “verdades y datos cargados de lógica y racionalidad”. Y si te molestas un poco más y te adentras en los Informes del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, algunos Informes del Departamento de Estado norteamericano, la cúpula de la Iglesia Anglicana, el Vaticano, el informe español del CESEDEN, las hemerotecas, y otros muchos espacios, te encontrarás con lo que te falta para auto convencerte.

Si llegaras a hurgar en las referencias citadas, verás que ninguna de ellas requiere de comentarios adicionales. Todas resumen una situación que, ni está protagonizada por un solo hombre, ni por una microscópica región de la parte continental. Ergo, estamos ante una labor colectiva en la que entra toda la patulea encubridora de sistemas dictatoriales, con complicidades fehacientes de –aquí sí hay que decirlo alto y claro-, delitos de lesa humanidad. ¡Ojo!, NO HE DICHO EL PUEBLO FANG, PERO TODOS LOS PROTAGONISTAS SON FANG; no vaya a ser que me coloquéis un tiro por la espalda por no hacer las aclaraciones pertinentes. Y a esto deberías estar contestando, Abaga, en lugar de perderte por los bosques de Kukumankok con improperios y ultrajes.

Desambiguación adicional. En el único informe que te he referenciado se lee: Amnistía Internacional sostiene que el “separatismo” sin el uso de la apología de la violencia no es fundamento para el enjuiciamiento penal ni el encarcelamiento” Y la fundamentación de esta afirmación me la pones a huevo con tu cita del “…Ghanés George Ayittey, profesor de la American University, en su libro “Africa Betrayed”, en el sentido de que “los europeos no introdujeron nuevas instituciones en África, sino formas avanzadas de instituciones que ya existían”. Así, se lee que los Bubi tenían una organización y una jerarquía social y política muy rígida, con reyes, dinastías, jefes de tribu así como ejércitos, armas y un código de justicia, clases sociales,…”. Aunque te suene raro, agradezco -cortesía bubi de Riochí-, la invocación que haces de este autor al que desconocía, recordándote otra vez que aquí es donde deberías hincar tus razones para llegar a una compresión aproximativa de lo que deberíamos estar discutiendo. Los elementos que recoges del profesor George Ayittey, unidos a la variable territorio, más el culebrón de los abusos, completan los presupuestos materiales exigibles para culminar el proceso que hemos iniciado de separarnos de Guinea Ecuatorial, SI LOS DIRIGENTES FANG NO SE PONEN EL MONO DE TRABAJO, sentándose en la mesa para resolver un problema planteado sobre la base de la voluntad democrática de un pueblo como mejor opción para todos.

Y como era de esperar, me haces la pregunta fang del millón. “¿Qué haríais, por ejemplo, con aquellos Fang que optaran por quedarse a vivir en Bioko simplemente porque no conocen otro lugar, porque sus padres nacieron ahí?” No supongo mal si te digo que la pregunta me la haces una vez se haya constituido el Estado Bubi de Bioko, ¿Verdad? Pues mira, por tu una persona especialmente especial, te contestaré telegráficamente: abrir las leyes para su naturalización voluntaria. Lo que los fang no hicieron con los españoles que llevaban siglos en Bioko, ni con los nigerianos que llegaron antes y estuvieron más años que ellos, los bubis lo haremos con los fang que así lo deseen, siempre que no hubieran sido conniventes con el holocausto. Además, si Obiang es capaz de atiborrarnos con chinos, rusos, latinos, africanos de todas partes, concediéndoles la nacionalidad guineo ecuatoriana, ¿Por qué nosotros íbamos a negársela a gente de bien? ¿Qué te parece Abaga? Estas no son elucubraciones de un “energúmeno lanzando improperios todos los días contra los Fang…”. Son las verdades de una comunidad harta de chulerías étnicas, cantadas por boca y pluma de un “bubito”.

Y termino esta parte con dos apuntes. Fernando, exigir el derecho a la libre determinación, positivado en la Carta de las Naciones Unidas y concretado especialmente en los Pactos de Derechos Civiles y políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, y todas las regulaciones posteriores que, seguro conoces, no es un ilícito legal o moral. Por lo tanto, quítate la toga de Fiscal o de Ministerio Público que te has colgado para señalarme con tu dedo acusador. En segundo lugar, reclamar ese derecho a luz de los hechos y acontecimientos que sobradamente conocemos, especialmente tú y yo, por los que, elementos que pisaron nuestra tierra en taparrabos se han convertido en propietarios de cuentas bancarias con más seis dígitos en dólares americanos o euros, propietarios de aviones y buques mercantes, de hoteles y mansiones, fincas rústicas y urbanas de titularidades diferentes, negándoles a los naturales del solar la existencia y el disfrute mínimo de esos bienes que les corresponden por derecho natural, no es insultar a ningún pueblo. Por favor, quítate la toga. Si puedes, te quitas también de tu vocabulario la frase: “Sois tan enemigos de la democracia como el Fundador y los suyos”. Te afeas solo con esas palabrotas. Los enemigos de la democracia son aquellos que después de negarlos, pisotean derechos ajenos. ¿Puedes jurarme que no eres miembro del club?

En el caso tuyo, donde no existe ni la posibilidad de hacer daño al Fang ni de aportar algún beneficio al Fang, no veo sobre qué base negociar contigo. Además, ¿qué se negocia? ¿Qué ofreces y a cambio de qué?” Cambiemos la alusión personal por un mayestático “nosotros los bubis” ¿Qué daño podemos hacer a los fang? Daño físico directo, ninguno y porque tampoco interesa. Daños económicos, SEÑOR ECONOMISTA, todos los del mundo. Si el imaginario de algunos fang les impide constatar y reconocer las imprescindibles aportaciones de los bubis a los fang, supuse que tú estabas exento de la cerrazón. Me escandalizas y escandalizas a todos los que te leen. Mira Abaga, de entrada deberías tener en cuenta que en Rio Muni fang, el único bien exportable es la madera. Me ahorro la molestia de contarte lo que Teodorín ha hecho de vuestras reservas. Segundo, los fang viviríais y sobreviviríais con vuestras plantaciones de yuca, cacahuetes, etc., cierto. Si tuvierais que comercializar los productos aludidos, las plusvalías que podríais generar en el mercado interno –Camerún y Gabón son auténticas potencias agrícolas respecto a toda Guinea Ecuatorial- y los hipotéticos gravámenes que podrían sufrir las transacciones (si las hubiera y cuando pudieran ser controladas), no os darían para construir medio kilómetro de carretera al año. Ni que decir tiene de los paquetes asistenciales de los que disfrutáis en sanidad y educación. Serían auténticos imposibles. Y ¿sabes qué? Aquí está la clave de vuestra ofensiva contra los postulados independentistas de los bubis. Pretendéis matar aspiraciones ajenas para vivir chupando de las ubres del invento nacional, mordiendo incesantemente a la mano que os da de comer. Si esto no es dañar egoístamente a vuestro propio pueblo colocándolo al borde la inanición, me lo cuentas en versión econométrica, tal vez lo entenderé mejor.

Que ¿Qué ofrecemos los bubis? Desde el primer día que España os trajo la isla de Bioko, periodo colonial e independiente incluidos, hemos garantizado la supervivencia económica del país con nuestro trabajo y nuestros recursos naturales, mientras otros han estado robando a manos llenas. Te recuerdo que los beneficios de la madera de Rio Muni nunca entraron en la contabilidad nacional de país, ni los dineros de los protocolos de pesca. Hemos sido los “paganos” de toda la vida, pese a ello, hemos salido a las calles a negociar salidas pactadas que pudieran posibilitar una vida de todos en armonía, no solo para nosotros los bubis, sino para TODOS los sujetos del país. Y ¿Sabes con qué nos hemos encontrado? Salvedad hecha de los prohombres y las grandes mujeres fang, con vacilaciones y amenazas como las tuyas y toda la patulea que secunda tus tesis. Así no extraña que fuera un lapsus el que te llevó a decir que surgió “MAIB entre otras cosas porque sus fundadores tenían la impresión de que los partidos políticos, dirigidos casi todos por Fang, no estaban abordando claramente el tema Bubi”. No era una impresión, Abaga. Era una certeza que se ha convertido en una constante a lo largo y ancho de más de una veintena de años que lleváis hablando de democratizaciones étnicas, mientras colocáis en el debe de una sola persona todas vuestras atrocidades antidemocráticas de cuarenta y cuatro años. Dantesco.

Cambio de registro. Sobre la pregunta de: “¿Quién eres tú para desacreditarle y desautorizarle a Weja en público? ¿Cuáles son tus méritos,…? ”. Moan Abaga, “Quosque tándem, Abaga, abutare patetientia nostra”? (¿Hasta cuándo, Abaga, abusarás de nuestra paciencia?) La frase es de Cicerón y con ella abría la primera de sus cuatro catilinarias. En este caso encaja a la perfección contigo. Fernando el pasado 10 de junio, publicaste en GENET http://www.guinea-ecuatorial.net/ms/main.asp?cd=ni8404, otro de tus libelos, con dedicatoria expresa al funcionamiento de CPDS, sujetándote en muletillas clasificatorias de los partidos políticos como bienes públicos para tener vía libre a la injerencia en asuntos ajenos. En uno de los párrafos dices, refiriéndote a Plácido Mikó Abogo: “Una de las características de los que se encuentran en posiciones de liderazgo en el continente africano es que no se sienten responsables de nada ni de nadie, sobre todo cuando las cosas van mal y en especial cuando las cosas van mal como consecuencia de sus propias decisiones y acciones…” Con la referencia extractada, ¿Qué interpretación esperas que hagan tus lectores? ¿Se trata de un canto a la excelencia gerencial, o de una afrenta pública contra una persona cuya legitimidad no ha sido puesta en cuarentena los por los militantes a los que debe su cargo? No entiendo tu situación.

Precisamente porque ni te entiendo ni entiendo lo que eres, te recomiendo, si no te parece mal, que des una vuelta por tus “diálogos con tu alter ego”. Porque no se puede vivir eternamente en la paradoja de reconocer que la guerra contra la dictadura que asola el país no sabe de fronteras ni lugares, disparando al mismo tiempo contra los que luchan por su erradicación. O lo que es peor, en lugar de arrimar el hombro para aumentar sinergias, utilizar bombas de racimo desde las Comores o Queen’s, en Nueva York, contra lo que presumes de haber ayudado a crear. (Si sigues con las entendederas aminoradas, te facilito la compresión: estoy hablando de CPDS, el grupo en el que naciste, te bautizaste, te confirmaste políticamente hasta que te matrimoniaste con la destrucción de todo lo que se menea fuera de tus dictados). Fernando, con estas maneras de opinar sin perspectiva analítica, estás dando gigantescas zancadas hacia la excelencia de la gilipollez. De todos modos, esta no es mi guerra; solo pretendía darte un consejo adjuntando un subrayado de cierre a ésta parte: reléete lo que he dicho de Chicampo y déjate las ficciones interpretativas para otro tiempo.

Y para que no me muriera de aburrimiento leyéndote, coges y me regalas una de Cantinflas, significando que Obiang debería figurar en el santoral universal, no tanto por la devoción de sus fervientes palmeros y lametraserrillos, como por las gracias e indulgencias que tu concedes. Y si no, cómo se pueden interpretar perlitas como: “…. mientras que uno “coloniza”, el otro se deja colonizar; mientras que uno invade, el otro se deja invadir y cuando uno agrede, el otro se deja agredir. Se trata de una relación de fuerzas, y por lo tanto, estos términos conllevan la idea de una responsabilidad compartida”. Abaga, estas afirmaciones colindan con la cuadratura del círculo y quintaesencian tu concepción de la realidad; una concepción desde la que Obiang tendría más que justificadas sus aberraciones a la ciudadanía, y todos los guineo ecuatorianos los remites a la condición de grandes masoquistas necesitados de divanes para ser psicoanalizados de urgencia.

Déjame decirte, soto voce, ahora que nadie nos escucha ni lee, que tras la relectura del entrecomillado anterior, he concluido que el subconsciente te la ha vuelto a jugar y necesitas encontrar un taller urgentemente para no seguir en esta deriva. Y es que nadie con dos dedos de frente colocaría a víctimas y victimarios en la misma posición, atribuyendo como propina, responsabilidades a los damnificados. Esto es simplemente demencial. Y si no, mira la versión, mutatis mutandis, que hago de tu pregunta: ¿Que hacían los “fernandos abagas” mientras Obiang se estaba desarrollando y se dotaba de armas, buques y demás pertrechos y tecnología para sojuzgar Kie-Ntem y toda Guinea Ecuatorial, viajar por el país, ocuparlo y colonizar a su ciudadanía? Doctores tiene la iglesia, pero yo sí te lo voy a decir: sesteando, cuando no apoyando leyes antidemocráticas que han devenido en motivos de comentarios y recomendaciones por parte de los que pomposamente las suscribían, mientras aplaudían con las orejas los disparates jurídicos de un tarado mental. Si S. Freud no hubiera nacido, habría que inventarle. Maestro, en ninguna aciertas a dar puntada con hilo.

Y cierrro el quiosco con una matización “Mientras que te preparas para la guerra contra los Fang,…”. ¡Dios mío, qué perversidad! Te extracto la frase completa para que te descubras solo: “Si vis pacem, para bellum (Si quieres la paz, prepárate para la guerra) y “hablamos de la guerra contra la prepotencia de los dirigentes fang”, creadores y administradores del holocausto llevado a cabo contra los bubis”. (He añadido el entrecomillado interior para situarte). Eso dije y sigue estando, tal cual en la página de RM.

Te dejo con una recomendación importante: la próxima vez que tengas que dirigirte a mí, procura prepararte los deberes. Empiezas a aburrir a la gente que nos sigue con las lacónicas utilizaciones que haces Tsun Zhu, tu filósofo de cabecera que, ni leíste, ni entendiste, incluso en el párrafo que te sirve de referencia universal para combatir tus miedos. Aquí el que anda ayuno del conocimiento de su pueblo, del sentir de los demás pueblos y de su propia mismidad, eres tú.

Una última referencia: en el viaje que coincidía con aquellas jornadas en las que nos conocimos tú y yo, recuerdo que trajiste un libro manuscrito, buscando editoriales que te lo pudieran publicar. En uno de los capítulos de aquel trabajo recogías las estadísticas del tejido empresarial existente en Guinea Ecuatorial, con tabulaciones de la naturaleza, número de trabajadores, las estimaciones de facturación para demostrar la inviabilidad económica de un engendro político llamado Guinea Ecuatorial. Pero sobre todo, y desde aquellos datos, colocabas el acento en la imposibilidad de que los bubis pudieran salir airosos si persistían en crear un Estado propio. Decías por aquellas fechas que aquel sería un suicidio colectivo de alcance. Te equivocaste entonces y te has vuelto a equivocar estrepitosamente ahora por tu persistencia en un error que no requiere de demostraciones especiales.

Te preguntarás para cuándo la realización del sueño de los voceros étnicos ¿Verdad? Respuesta: léete otra vez a Tsun Zhu.

Saludos de “UN ENTE IMAGINARIO LLAMADO HUMBERTO RIOCHI”.

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: