Press "Enter" to skip to content

Guinea Ecuatorial: Ejército moderno y la disciplina

0
 El Ejército de Guinea Ecuatorial es parte de nuestro pueblo y debe vivir íntimamente unido a él. Por ello en la dirección de las Fuerzas Armadas y en su actividad de mando están presentes muchos rasgos de la dirección de la sociedad en su conjunto.

La dirección de las Fuerzas Armadas se caracteriza por rasgos específicos condicionados por el contenido y el carácter de las tareas que cumplen el Ejército y la Marina de Guerra.

Para determinar la esencia de la dirección del Ejército y Marina de Guerra hay que tomar también en consideración lo específico de su actividad. En él se reflejan las leyes y regularidades del desarrollo del arte militar y la lucha armada, cuyo conocimiento permite eficientemente las cuestiones del armamento, la organización, la instrucción y la educación del Ejercito; estimar atinadamente porqué vías y para qué guerra hay que preparar a las Fuerzas Armadas de un país, cómo y en qué orden asegurar su elevada disposición combativa.

Vemos que en Guinea Ecuatorial no se aplica nada de todo cuanto habíamos aprendido en las diferentes escuelas militares porque el modus operandi ha sido la constante destitución paulatina a los oficiales capacitados para dirigir las Fuerzas Armadas y Marina de Guerra en detrimento de la defensa de la patria guineana. Se observa que estamos viviendo una escena en la que, están valorando más a unos mercenarios extranjeros, que han llegado al país mediante unos turbios acuerdos ejecutados por un solo hombre en colaboración con unos ineptos (Teodoro Nguema Obiang y Nicolás Obama Nchama) en la materia de asuntos de defensa de un Estado.

Sólo en Guinea Ecuatorial se puede registrar casos como el que nos ocupa, cuando las altas decisiones que afectan a un pueblo, se toman sin pasar por el Parlamento que representa a ese pueblo, digo, ( parlamento refiriéndose a un gobierno democrático elegido por el pueblo), como debería ser en un Estado de Derecho.

Ahora, no le queda otro rumbo al presidente de Guinea que contratar a una fuerza extrajera porque se está dando cuenta de sus errores y la mala organización de la Fuerza Armada y Marina de Guerra que ha venido funcionando desde hace bastante tiempo en los pilares del ejército.

Después del 3 de agosto de 1979, Obiang tomó como estrategia la política de persecución y eliminación a la élite de oficiales bien preparado que había en el país. Incluso, me atrevería a decir que el depuesto presidente, que no era militar de profesión, no había legado una Fuerza Armada sin pie, ni cabeza como el ejército de Pancho Villa, que existe actualmente en Guinea Ecuatorial.

En ningún momento el depuesto presidente tuvo la idea de concertar acuerdos con ningún gobierno para enviar una fuerza extranjera a Guinea Ecuatorial. Solo se limitó a contratar unos cubanos y rusos para enseñar unas materias concretas y puntuales a las Fuerzas Armadas. A pesar de todo lo que fue profano en la materia, pero él tenía fe al soldado guineano para la defensa de nuestra patria.

Pero viendo la situación actual en el país, resulta todo lo contrario porque Guinea Ecuatorial presume tener un capitán general de los ejércitos en la región de África Central, pero se observa que cada día en nuestro suelo patrio, se están acampando en todos los rincones mercenarios y militares extranjeros. Los guineo-ecuatorianos están desconcertados y quieren saber los motivos y necesidades que adolece el Ejército para que con tantos generales y al frente de un capitán general, se tenga que reclutar esa fuerza para introducirla al país, y qué problema tiene nuestras Fuerzas Armadas para importar a Guinea Ecuatorial estos contingentes militares. Además esta situación llama por otra parte la atención en el sentido de que nos convirtamos los hazmerreír de los demás estados fronterizos, si aplicáramos la organización táctica comparativa de los ejércitos de los países de entorno.

Los resultados que tenemos presentes en las Fuerzas Armadas y Marina de Guerra son debidos por la desastrosa gestión que se ha venido tratando los asuntos militares en el órgano directivo, (CONSEJO SUPERIOR DE DEFENSA NACIONAL) de este país.

El ejército de Guinea Ecuatorial no está al servicio de un pueblo, sino de una familia, que hace y deshace todo a su antojo. Por complejo de la elite gobernante, no se pudo conducir al Ejército partiendo de los programas de reorganización que la Cooperación Militar española en Guinea Ecuatorial había diseñado para prevenir los funestos resultados que estamos cosechando hoy en día. Y por otra parte, un gran número de oficiales con formación y capacitación pasaron a la excedencia forzosa y otros eliminados por la cúpula del ministerio de defensa. Y adoptaron la estrategia de situar a esos puestos estratégicos a unos estúpidos y que su única arma era traicionar a los militares más formados y capacitados. Por inoperancia de la dirección y organización de un Ejército, perdieron la gran oportunidad de pasar la instrucción de la incipiente Fuerza Armada a los oficiales guineanos con capacidad de formar e instruir a los reclutas. Este serio problema, marcó el nacimiento de todos los problemas que más tarde ocasionaron los resultados que tenemos presentes. Aparte de emplear una política de no valorar a los oficiales por su capacidad intelectual, llegaron incluso a desaprovechar el programa que había diseñado la Cooperación Militar española en materia de defensa para formar y actualizar un ejército profesional en Guinea Ecuatorial.

No me extraña la presencia de los militares extranjeros y mercenarios en Guinea Ecuatorial, es una continuidad de modus operandi de nuestro general capitán. Él siempre ha marcado como objetivo para mantener al pueblo con miedo la presencia de una fuerza extranjera en el país como pasó en la época de la fuerza real marroquí después de los acontecimientos de 3 de agosto de 1979. Esta estrategia, la estará utilizando mientras que él esté en el poder. Su objetivo no es la defensa de Guinea como lo está preconizando, sino más bien, de mantenerse en la Jefatura de Estado y de esta manera continuar explotando las riquezas de Guinea Ecuatorial con la complicidad de los verdaderos enemigos del pueblo que apoyan y secundan su política autocrática.

No se puede concebir que cuando éL se auto- nombra capitán general, y asciende a todos los hermanos a generales como es el caso de su pueblo Akoakam; que tiene no menos de 12 generales en el ejercito de Guinea Ecuatorial, el comandante en jefe, tenga que contratar cada vez más fuerzas mercenarias. ¿Qué hacen esos generales? ¿Para qué fueron ascendidos a esos empleos? , únicamente para ostentar esos galones y así, mantener al pueblo de Guinea Ecuatorial en un estado de miedo permanente.

En las escuelas militares y academias, nos ilustraron que todo el arte de mando del oficial se fundamenta en el conocimiento profundo de su trabajo. Los conocimientos y las experiencias más valiosos para un dirigente son aquellos que le permiten ver el proceso en su conjunto.

El Ejército y la Marina de los países por donde existen las dictaduras y la injerencia mercenaria tienen el deber moral y patriótico de implicarse en la lucha contra los dictadores que gobiernan esos estados, la forma de esta participación en dependencia de las circunstancias, podrá ser en no acatar las órdenes que entraña su ejecución: La ausencia de interpretación de las leyes, disparar contra los civiles,( jóvenes, estudiantes, mujeres, ancianos, líderes políticos de la oposición al gobierno, activistas y otros)…

El objetivo primordial que debería armonizar en la situación actual en la institución castrense sería apoyar al pueblo en la resistencia contra todo vestigio concerniente con la aparición de mercenarios agresores y tropas extranjeras a secundar la dictadura y la protección de los intereses de una sola familia en detrimento del sufrido pueblo de Guinea Ecuatorial.

Insto a las Fuerzas Armadas a tomar conciencia de la gran responsabilidad que tienen ante este pueblo. No debéis olvidar el juramento que habíamos hecho delante de la bandera nacional para defender a nuestro país hasta derramar nuestra última gota de sangre. En el juramento a la bandera, se dice: defender Guinea Ecuatorial (que son sus habitantes y todo lo que representa el país en su conjunto). Otras interpretaciones que difieren de este lema, no deberían ser admitidas porque violan flagrantemente la Constitución de nuestro país.

…Continuará.

Escrito DELUCIYA, militar profesional y oficial del Ejército.

                                                 
Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: