Press "Enter" to skip to content

Una guineoecuatoriana en Chueca

0

Por Trifonia Melibea Obono

¡Silencio,no hables,guineoecuatoriana!

Un hombre desnudo pasa a mi lado. “Maricón con orgullo”, reza una pancarta pintada en un trozo de cartón amarrado a una pieza escapada de un paraguas.

Esta vez, las arcas de Madrid han descubierto que los desviados, como llaman los del Papa Francisco a las personas no heterosexuales en tierras de Cristóbal Colón, pueden socorrer la economía en medio de brotes verdes y el buen camino que la clase política ve con gafas de graduación fabricadas en la Bolsa de Nueva York.

Las carrozas pasan de par en par con mensajes de tolerancia e igualdad real. El colectivo LGTB se ha distribuido por Madrid,Chueca este año no representa a los desviados, son el orgullo de un país, reza Podemos. Las calles de España representan la segunda transición a la democracia con el exilio de jóvenes talento en tierras alemanas y británicas y en guerra con la desilusión económica. La carroza del Partido Popular no ha pasado. Ni se le espera. Rajoy está en la Moncloa dibujando los siguientes recortes y aprendiendo a hablar como persona digna de presidir un país.

Silencio, no hables, guineoecuatoriana. Acuérdate de que callarse es tu sinvivir en las mañanas con la casa esperando sus labores y la llamada de un amigo. Ven, ahora. La misa es obligatoria, hoy se celebra el Día de la Constitución y la obligación de asistencia en misa…

Silencio, no hables, guineoecuatoriana. El mandamás de mi salario está sentado en primera fila de la iglesia. Entro en medio de olores de cocina, sexo mañanero y descendencia de vacaciones, la escuela, qué gran invento. A mi lado la gente se arrodilla desde la puerta y habla entre dientes, nunca he llevado bien el silencio pero soy guineoecuatoriana, todo pa dentro. El templo está lleno de ilustrísimos, excelentísimos, reverendísimos, y bastardos con salarios de Mariano Rajoy. La gente se arrodilla, se coloca en pie, agacha la mirada, reproduce el discurso, el ofertorio lo lleva el responsable de mi pordiosero salario mensual después de que el sacerdote en plena ciudad de Malabo, maldijera políticamente a todo lo que se salta el matrimonio de penes con vaginas. Ya se ha enterado. Mucho maricòn y bollera andan suelta por las ciudades de Malabo y Bata. Dios lo prohíbe y aquí mandamos nosotros. Silencio, no hables, guineoecuatoriana.

Silencio, no hables, guineoecuatoriana. Me he pasado la misa organizando las clases del día siguiente en una agenda que recoge los mensajes del Día del Orgullo LGTB. Me gusta la Polla de mi novia. Ojalá al cura de las homilías represivas le gustara abiertamente la polla de su novio y no se refugiara en las bragas de las mujeres de los grandes cuyos dineros alimentan su ego de gigoló con caché. En Chueca la explosión de libertad cubre el límite de la lista del paro que en España la crisis del ladrillo y de tímida inversión en investigación y desarrollo ha dejado. Si te quieres ir desnuda por la calle, hazlo. Es el día de la libertad. La gente heterosexual lo disfruta, lo siente, lo come.

Me he pintado, la bandera LGTB cubre las partes íntimas. Y eso que soy una guineoecuatoriana que se debe callar, someterse.Las tetas operadas de transexuales se dejan fotografiar. Árabes maricones desafían a Mahoma y al Imam. La Policía custodia la paz. Jóvenes de África están en las carrozas.

Guinea Ecuatorial celebra por primera vez el día del orgullo LGTB en territorio español. Que se queden allí. La patria no tiene este problema que han traído los blancos, como todo lo malo que ocurre aquí. Los hombres son hombres y la mujeres simplemente mujeres, lo dice Dios y la cultura bantú. Por eso deben irse de la tribu, del sagrado apellido y de la familia. Marchaos con los blancos a sus aposentos. Lesbianas, homosexuales, transexuales y bisexuales, aquí no tenéis sitio.La pureza de la cultura bantú se debe preservar.

Sigo sin saberlo. Por qué puñetas debo irme a misa porque Guinea cumpla años o celebre estas fiestas descabelladas de cierre de instituciones como por ejemplo, san Isidro. Diversidad. Diversidad, es hora por favor. Las luces de la iglesia matan mí inteligencia. Es un sinvivir. Estoy indignada. Ya no me convence el discurso del silencio desde la puerta de entrada al mundo hasta la salida. Por favor Pilar Primo de Rivera, deja que me vista como Madona. Quiero vivir.

El Patronato de Indígenas ha cerrado las puertas de la libertad y abiertas las de Chueca y del Centro Cultural Español de Malabo a punta de yo qué sé. A dónde voy yo entonces. Recuerda que eres guineoecuatoriana, todo pa dentro. Rajoy lo sabe, por eso ni viene, ni se le espera. La movida madrileña suena en los altavoces. A quien le importa lo que yo haga, a quien le importa lo que yo diga, yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré.

Una guineoecuatoriana en Chueca se calla. En misa se calla. Se calla eternamente.

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: