Press "Enter" to skip to content

El juez como Dios

1

Respecto al monstruoso caso de la reciente arbitrariedad del magistrado juez del Gobierno del PDGE de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, acaecida sobre el guineano Joaquín ELO AYETO, activista y miembro de la ejecutiva de CPDS, no queríamos pronunciarnos dada la prontitud y poca información que manejamos sobre este humillante y horrible suceso. Pero sin embargo, nos vemos en la obligación moral de denunciarlo en público.

En la historia bíblica de la creación del mundo –concretamente en el libro del Génesis– dijo Dios con su palabra, sin necesidad de bolígrafo ni papel y todo ello por su omnipotencia: “Haya luz”. Y la luz fue creada. “Haya día”. Y el día fue creado. “Haya mar”. Y la mar se hizo visible. “Haya macacos”. Y los macacos pueden verse. “Haya pez”. Y los peces fueron creados… etc. Pero lo que Dios no dijo es que haya un juez desleal. Y ha aparecido un juez con tales patrañas y mentiras. Es evidente que en la arruinada historia de nuestro país Guinea Ecuatorial irremediablemente aparecerá un farsante juez con nombre y apellidos que, a pesar de ser una putrefacción mortal como cualquiera, se cree ser un Dios y osa sentenciar los dictámenes con su palabra. Y además, lo hace sin antes haber escuchado, en un juicio legal y con garantías, el veredicto de las partes querellantes.

Nos referimos al sujeto, el manipulado y manipulador D. Miguel Ángel Nve Nchama, supuesto magistrado juez de instrucción que caprichosamente el día 5 de diciembre pasado (nadie sabe qué ha fumado ese día) dijo: “Encerradle a ELO AYETO en la celda del palacio de justicia”. Y de inmediato fue encerrado Joaquín ELO AYETO como animal. “Bajadle a Joaquín a la cárcel pública de Black Beach”. Y la víctima fue conducida allí para cumplir una condena de un mes. Ese juez hizo ver al mundo que está por encima de la ley, más allá de la ley, y que en cualquier momento puede encerrar a cualquier guineano como ha ocurrido con Joaquín ELO AYETO. Miguel Ángel Nve no ha desvelado en ningún juzgado ni en ningún medio de comunicación qué injusticia ha cometido el ciudadano ELO AYETO, ni aparece en ningún documento del archivo del palacio de justicia ninguna causa por la que pueda ser condenado.

D. Miguel Ángel Nve Nchama, juez que dice usted ser, queremos recordarle que usted no es un Dios, que usted es un mortal y que en un estado de derecho como se supone que es el país de Guinea Ecuatorial la justicia no puede actuar fuera de la ley, atribuyendo cargos a personas inocentes. Su función es la de velar para que tales lagunas legislativas no se produzcan.

Sr. Nve Nchama, sabemos que Teodoro Obiang Nguema Mbasogo le otorgó el puesto que caprichosamente ostenta en la actualidad. Pero, respecto al caso del guineano Joaquín ELO AYETO, ¿cree usted por un momento que ha actuado con justicia? Creemos que no. Y, al mismo tiempo creemos que usted es un farsante y un corrupto. Teodoro Obiang debería llamarle la atención, o destituirle, por malinterpretación de las leyes Guinea Ecuatorial, pero no lo hará.

Creemos que su honorable y majestuoso título y nombramiento como juez de instrucción en nuestro país únicamente se merece estar colgado en la pared de su casa, para consumirse de polvo, pero no le vale para trabajar en ninguna institución seria.

Según dice el partido de la oposición al que pertenece el muchacho ELO AYETO, “… estudia las acciones políticas y judiciales a emprender como consecuencia de esa flagrante e intolerable violación de los derechos humanos, una más en el triste haber del régimen militar que gobierna la República de Guinea Ecuatorial”. El equipo de “EL HAZAÑA AZUL” recuerda a CPDS que ya van dos promesas de acciones a emprender que prometen en público (anterior expediente disciplinario abierto al presidente del partido y ahora acciones políticas y jurídicas a emprender por violación de los derechos humanos). Estamos ansiosos y pendientes de que cumplan su palabra.

A Joaquín ELO AYETO le expresamos nuestra incondicional solidaridad y apoyo por la agresión sufrida en la vía pública por dos oficiales del orden público, que le quitaron su teléfono y su monedero, tras propiciarle una salvaje paliza. A D. Miguel Ángel Nve Nchama, le decimos que si no llegan a aparecer el teléfono y el monedero, y cualquier otro objeto de su propiedad que se le haya confiscado al injustamente preso, es que habrán mostrado el bajo nivel de profesionalismo que tienen las fuerzas de seguridad y de justicia en este país. Aun con todo, pedimos justicia.

EL HAZAÑA AZUL.

 

Radio Macuto Facebook

Share This:

  1. Donata Abaga Donata Abaga

    No hay vergüenza, ni para ellos mismos ni a quienes quieren alegrar cometiendo barbaridades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: