Press "Enter" to skip to content

El ex-dictador de Gambia está viviendo la buena vida en un palacio en Guinea Ecuatorial

1

Yahya Jammeh no ha llamado mucho la atención desde que se quedó sin Banjul en enero. FP(Foreign Policy) lo encuentra encerrado en una villa de lujo en otra cleptocracia africana.

 

Por COLIN FREEMAN  Traducido por Nsang C Esimi

Gambia’s Ousted Dictator Is Living the Good Life in a Palace in Equatorial Guinea

En una ciudad de 7.000 en medio de la selva más densa de África, Mongomo cuenta con una impresionante lista de atracciones. Tallada en la selva virgen de Guinea Ecuatorial la ciudad tiene un aeropuerto privado, un estadio de fútbol que acogió los juegos de la Copa Africana de Naciones 2015, una carretera desierta de tres carriles que conduce a un hotel de “seis estrellas” en la cercana ciudad de Oyala. Nuevo campo de golf de nivel internacional, sus calles prístinas cortando a través de la vida vegetal que invade cualquier otro lugar.

El campo de golf presidencial se nombra en honor a Teodoro Obiang Nguema, el dictador de larga duración del país y autodenominado “Garante de la Paz y la Hélice del Desarrollo“, que tiene un historial bien documentado de encarcelamiento y torturas a opositores políticos.

Respaldado por la vasta riqueza petrolera de su país, Obiang, que creció en Mongomo cuando era un lugar rural, ha pasado los últimos años convirtiendo el área en un proyecto de vanidad. Pero por el momento, al menos, las oportunidades de disfrutar de la grandeza de Mongomo parecen ser disfrutadas no principalmente por Obiang, sino por el ex presidente de otro país africano que se instaló en Guinea Ecuatorial después de ser depuesto a principios de este año.

Una investigación de Foreign Policy sugiere que el ex presidente de Gambia, Yahya Jammeh, cuyo propio registro de corrupción y abuso está siendo escudriñado por la administración de su sucesor, ha estado usando el santuario personal de Obiang como un santuario de la ley de Gambia. Después de su brutal reinado, de 22 años, llegó a un final espectacular en enero, Jammeh fue recibido por Obiang, cuyo país no es signatario de los estatutos de la Corte Penal Internacional. Jammeh había perdido una elección en diciembre, reconoció la derrota, pero luego se negó a dimitir. Finalmente huyó de Gambia en su avión presidencial el 21 de enero, cuando tropas de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) se reunieron en la frontera, amenazando con expulsarlo por la fuerza. Desde entonces, poco se ha oído hablar del ex dictador gambiano más allá de las demandas del nuevo gobierno del país que él tomó $ 11 millones de arcas del estado y de una flota de coches de lujo como su tiro de la separación. Su llegada a Guinea Ecuatorial fue recibida por un silencio cercano en su nueva patria, a excepción de una sola bandera de la protesta desplegada en Malabo, la capital de la isla del país. Colgado fuera de las oficinas de Convergencia Para la Democracia Social, pequeño y muy hostigado partido de la oposición de Guinea Ecuatorial, declaró: “No queremos otro dictador en nuestro país“. La policía lo derribó más tarde.

Pero mientras que Jammeh puede estar manteniendo en la discreción – un ajuste difícil, tal vez, para alguien que solía tener su retrato enyesado en todas partes – FP ha reducido su posible paradero a uno de los palacios presidenciales de Obiang en Mongomo. “Obiang tiene tres palacios en Mongomo – todos los lugares grandes y vistosos como Saddam Hussein“, dijo Tutu Alicante, abogado de derechos humanos de Guinea Ecuatorial, que ahora dirige EG Justice, un grupo de derechos humanos con sede en Washington. “Hemos escuchado de los contactos que Jammeh está en uno de ellos.” Un diplomático en Malabo confirmó de forma independiente que Jammeh se encuentra en una “villa de propiedad de Obiang” en la región de Oyala y Mongomo, mientras que varias organizaciones no gubernamentales y grupos de derechos humanos indicaron que consideraban creíble la inteligencia de Alicante.

A principios de este mes, la publicación francesa Jeune Afrique informó que Jammeh había solicitado tierras para cultivar en Guinea Ecuatorial, algo que había planeado hacer en su retiro en Gambia, donde poseía una gran granja en su ciudad natal de Kanilai. Según Alicante, la tierra se le ha reservado en el valle de Moka, un pintoresco tramo de montañas y cascadas que, al igual que Mongomo, está lejos de la opresiva humedad costera de Guinea Ecuatorial. “La familia gobernante ya ha aterrizado aquí, y le han dado un pedazo“, dijo. No está claro si Obiang tiene la intención de cultivar con el tiempo o si continuará viviendo en Mongomo. Hasta la fecha, Jammeh y Obiang no han sido vistos jugando rondas de golf, pero una foto no autenticada que surgió este mes muestra a los dos admirando lo que parece ser la nueva granja de Jammeh. Anteriormente tenían una relación cordial, con Obiang haciendo una visita de estado a Gambia en 2013. También han sido vecinos antes, siendo dueños de mansiones adyacentes en el suburbio rico de Potomac, Maryland, según The Washington Post.

Una foto no verificada compartida ampliamente en las redes sociales muestra a Jammeh y Obiang admirando lo que parece ser la nueva finca de Jammeh en Guinea Ecuatorial.

Pero tienen más en común que las mansiones. Ambos pasaron décadas en el cargo después de tomar el poder en golpes de Estado. Jammeh gobernó durante 22 años mientras que Obiang, que ha estado en el cargo desde 1979, es ahora el presidente más longevo del mundo. Y ambos han tenido intentos de golpe de estado contra ellos, lo que ayuda a explicar por qué Obiang está construyendo Oyala, descrito por el diplomático en Malabo como “toda una nueva ciudad tallada de la nada”.

En febrero, toda la administración del país se trasladó oficialmente a Oyala desde Malabo, a pesar de que la nueva ciudad quedó inacabada. Al igual que Naypyidaw en Birmania, está diseñado para ser una capital alternativa para que el régimen se aguante durante un levantamiento desde dentro o un intento de golpe desde fuera. Como dijo Obiang en una rara entrevista de la BBC en 2012, “Necesitamos un lugar seguro para mi gobierno y para futuros gobiernos“. En una región donde los dictadores destituidos pueden encontrarse rápidamente en busca de casas de retiro, Obiang parece haber reconocido que su capital personalizada puede darle poder diplomático. “Creo que vio que Jammeh se estaba comportando de manera escandalosa y que había una oportunidad de ayudar“, dijo Simon Mann, un ex mercenario que trató de derrocar a Obiang en el infame Wonga Coup de 2004, y que Obiang más tarde le perdonó una sentencia de 34 años, Mann añadió que, como su viejo amigo y mentor, el difunto líder libio Muammar al-Gadafi, la temible reputación de Obiang es en parte el resultado de un acto. En persona, dijo, Obiang es “agradable” y tiene un lado filantrópico.

Pero hay quienes están decididos a obligar a Obiang a revertir su acto más reciente de filantropía panafricana. Los abogados y activistas de derechos humanos de Gambia ya han lanzado una campaña para extraditar a Jammeh y obligarlo a someterse a juicio en un tribunal internacional. El nuevo presidente de Gambia, Adama Barrow, ha sido tímido sobre si Jammeh debería ser juzgado, desconfiado de ser visto como prejuzgar la culpa de su predecesor. Pero el nuevo presidente se ha comprometido a formar un comité de verdad y reconciliación para investigar los crímenes durante la era Jammeh, y su policía está investigando los casos de al menos 30 personas desaparecidas o asesinadas bajo el gobierno anterior. El mes pasado, el jefe de la agencia de inteligencia de Jammeh, Yankuba Badjie, también apareció en la corte junto con otros nueve oficiales acusados del asesinato de Solo Sandeng, un líder de la oposición que murió bajo custodia del gobierno. Una quincena después de su aparición en la corte, el cuerpo de Sandeng fue encontrado en una tumba sin marcar.

La policía habría sido informada de su paradero por uno de los acusados, el director de operaciones de la agencia, Saikou Omar Jeng. Funcionarios de Gambia dicen ahora que los ex secuaces de Jammeh están afrontando cargos de asesinato, que pueden señalar directamente a él. En el caso de Sandeng, por lo menos, Jammeh apenas puede reclamar ignorancia. El año pasado, tanto Amnistía Internacional como las Naciones Unidas pidieron una investigación sobre la muerte de Sandeng, Jammeh les dijo que “irían al infierno“. En palabras que algún día podrían volver a atormentarlo, dijo que era “común” que personas mueran en dependencias policiales en Gambia.

Pero construir un caso contra Jammeh está lejos de ser el único obstáculo. Incluso si Barrow pidiera su extradición de regreso a Gambia, Obiang no tiene ninguna obligación de cumplir. Lo único que probablemente lo influirá, dicen los analistas regionales, es la presión del bloque regional que expulsó a Jammeh. “Nuestro trabajo es persuadir tanto a la CEDEAO como a la CEEAC [el equivalente de África Central] para que Obiang renuncie a Jammeh”, dijo Alicante. “Si nosotros los africanos no forzamos a nuestros líderes a presionar por la rendición de cuentas, dudo que algo va a suceder”. Tal empuje tendría que centrarse en los jugadores regionales más grandes como Nigeria y Ghana, puesto que muchos de los vecinos de Obiang – como Benin y República Centroafricana – son demasiado dependientes de su generosidad del aceite para manifestarse en contra de lo que sucede. Eso puede resultar más fácil decirlo que hacerlo, ya que Jammeh es visto como un gamberro relativamente menor por los estándares globales y la región está inundada de problemas más apremiantes.

La molestia diplomática de convocar a un tribunal regional para juzgarlo puede no valer la pena, especialmente cuando poniéndole en el banquillo podría reabrir viejas heridas en casa. ” En este momento, no hay voluntad en la CEDEAO para procesar a Jammeh “, dijo Alex Vines, jefe del programa de África en Chatham House, un grupo de expertos en Londres. ” Lo que Gambia necesita ahora es estabilidad”.

Las cosas podrían cambiar, por supuesto, si Obiang, ahora de 74 años, muriera o renunciara. Y dado que Jammeh tiene sólo 51, que es probable que suceda durante su vida. El presunto heredero del poder es el hijo playboy de Obiang, también Teodoro, ya famoso por tener una flota de coches de lujo confiscados como parte de una investigación suiza sobre corrupción. Pero mientras Teodoro ya es vicepresidente y esta ansioso por tomar el poder, ese podría ser el momento en que el régimen finalmente se tambalee, según el diplomático de Malabo.Él es totalmente inadecuado para el papel, por lo que la principal preocupación es lo que sucede cuando el anciano desaparezca“, dijo.

Por supuesto, incluso un no-Obiang a cargo en Guinea Ecuatorial todavía podría mirar amablemente a Jammeh como un arrendatario a largo plazo. Pero igualmente, un nuevo líder podría decidir que entregarlo sería una buena manera de reparar la imagen del país en el mundo. Por eso, sugieren algunos analistas que, Jammeh no debería sentirse demasiado cómodo en el palacio de Obiang.

Una acusación sólo puede llegar a largo plazo, después de que el comité de verdad y reconciliación se haya llevado acabo, pero creo que el nuevo gobierno en Banjul prestará atención a aquellos que están haciendo campaña para que suceda“, dice Jeffrey Smith, director ejecutivo de Vanguard África, Una ONG estadounidense pro-democracia. “No me sorprendería si al final un día vemos a Jammeh esposado“.

 

 

Fuente: Foreign Policy

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: