Tanto puré, ¿para qué?

Cuando se pasa tanto tiempo sin decir nada, a veces ya no se sabe decir nada o, al menos, cuesta hacerlo. Y es que llevo una larga temporada en el dique seco. Por eso he vuelto de la mano de palabras prestadas.

Hace mucho alguien dijo algo parecido a que cuando los nacis fueron a por los judíos él no hizo nada, porque no era judío; tampoco hizo nada cuando fueron a por los homosexuales porque no era homosexual, etc. y cuando los nacis fueron a por él, ya no quedaba nadie para hacer nada.

Recientemente Ávila Laurel, uno de nuestros agudos escritores, ha publicado un brillante artículo en el que habla del puré. Del puré o papilla y del pan. Cuando decimos pan, decimos un montón de cosas: cosas triviales o elementales.

Decimos, por ejemplo, integridad física o el hecho mismo de seguir respirando. Cuando decimos pan, decimos empleo; ya se real, supuesto o añorado.

Desde pequeños nos hablan en casa del pan y del puré. Sé que nosotros nos abarca a todos, pero en este caso lo vamos a limitar a la gente normal. Y con gente normal me refiero a todos aquellos que no tenemos a nadie delante. Con eso último ya dejamos claro que aquello de lo que vamos a parlar se delimita a nuestra Guinea Ecuatorial. Pues bien, en casa nos hablan del pan y del puré. Y nos inculcan que entre ambos existe una estrecha relación de dependencia o de consecuencia, en el sentido de que el puré garantiza el pan. De este modo crecemos en un estado de alienación mental en el que consideramos natural ser puré para conseguir, garantizar, mantener o defender el pan.

Así crecemos, nos hacemos jóvenes, nos casamos y empezamos a tener hijos.

Todo eso siendo puré. Hasta que uno empieza a dudar. Y se empieza a dudar porque poco a poco se extienden las noticias de atracos, secuestros que acaban en asesinatos con mutilación de genitales y de allanamientos de morada manu militari. Al principio uno se muestra relativamente indiferente porque son cosas que se oye por la calle o se ve en los surrealistas informativos de TV Asonga o TVGE; pero de repente, esas historias que parecían lejanas le suceden a un familiar o a un vecino. Y uno empieza a temer que puede ser la víctima de un próximo ataque; porque esa idea deja de ser una posibilidad y se convierte en una probabilidad con pinta de ser simplemente cuestión de tiempo.

Ya con hijos y todo, como hemos dicho, empezamos a dudar. Dudamos porque literalmente cada semana tenemos velorios a los que asistir. Ayer fueron una prima y un colega de profesión con el que jugaba al fútbol de niño. La prima sólo tenía veintipocos años de edad mientras que el colega no había rebasado los treinta y cinco. No puede ser. Sin embargo, si la situación ya es de por sí inaceptable y desgarradora, lo viene a ser mucho más si cabe, cuando nos enteramos de que las causas de las muertes ha sido directamente el inoperante sistema sanitario que tenemos o padecemos. Dos jóvenes, una estudiante de la UNGE y un ingeniero del MOPI, fallecidos por negligencia y poca profesionalidad médicas o por falta de equipamiento sanitario adecuado o por todo eso a la vez. Pero no son los únicos ni los primeros ni los últimos; sino que es algo que está a la orden del día. Y uno empieza a pensar que mañana puedo ser yo, mi mujer o mis hijos.

A todo eso, seguimos siendo puré. Es entonces cuando recapitulamos: había que ser puré para garantizar, conseguir, mantener o defender el pan. Pues, no salen las cuentas: somos puré, pero no veo garantizado el pan. La integridad física no está garantizada debido a la inseguridad que infunden los atracos, secuestros y los allanamientos de morada a mano armada (aquí todos sabemos quienes tienen armas). La vida misma tampoco está asegurada por lo anterior y por el nulo sistema sanitario. La falta de trabajo engulle a buena parte de la población activa.

Los pocos empleos que existen son precarios: salarios deficientes y una terna sombra de despido planeando.

Entonces, ¿por qué seguimos siendo puré?

Mene,

Malabo,  Junio 2017

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *