Press "Enter" to skip to content

Los guineoecuatorianos, ¿hemos de celebrar el 12 de octubre?

1

Por José Eugenio Nsue , filólogo

Hay aforismos que nos pueden servir como introducción a las reflexiones que voy hacer este fin de semana de resaca por las celebraciones de nuestro Día de la independencia, y por extensión, día de la Hispanidad (y también día de Nuestra Señora del Pilar para los católicos), el 12 de octubre; pero me quedaré con estos dos:

1. “El pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla“, de autor anónimo para algunos o de George Santayana; un filósofo hispanonorteamericano, para otros.

2. “Un pueblo que no conoce su historia no puede comprender el presente ni construir el porvenir“, del grandísimo político alemán Helmut Kohl.

En nuestro país, se dan las dos realidades, lamentablemente. Somos un país que por no saber, no sabemos ni nuestra propia historia que, por otra parte, es aún muy joven. Nos hemos acostumbrado los guineoecuatorianos a conjeturarlo todo; a suponerlo todo; a imaginarlo todo y a inventarlo todo hasta las cuestiones, realidades y hechos objetivamente irrefutables, como es la historia de una nación; por eso creemos más en esoterismos, en brujerías y en demás prácticas supersticiosas que en las ciencias empíricas y en teorías razonables y lógicas.

En el caso que nos ocupa hoy, el 12 de octubre, fecha en la que nuestro país, República de Guinea Ecuatorial, accedió oficialmente a la independencia. El guineoecuatoriano medio alto culturalmente hablando, y siendo muy benevolente, puede tener ideas vagas de nuestra independencia: puede saber que Francisco Macías NGUEMA BIYOGO ÑEGUE NDONG fue el primer presidente del país; que los padres de la independencia fueron: Acacio MAÑE, Enrique NVO, Salvador NDONG EKANG, Edmundo BOSSIO DIOKO, etc; que nuestra bandera nacional tiene cuatro colores: azul, verde, blanco y rojo; que nuestro escudo nacional está formado por un árbol, el okume, en el centro; seis estrellas en la parte alta que representan los seis territorios que conforma nuestra nación: Región continental, isla de Bioko, isla de Annobón, isla de Corisco, los islotes de Elobey Chico y Elobey Grande además de Mbañe; y una inscripción abajo del escudo que dice: Unidad, Paz y Justicia y, quizá puede saber más o menos la letra y la música de nuestro himno nacional; y paro de contar. Pero, ¿eso es conocer la historia de nuestro querido país? ¿Cuántos guineoecuatorianos conocen quiénes fueron y cuándo estuvieron los primeros colonos de nuestro país? ¿Qué pasó para que Guinea Ecuatorial tuviese esas fronteras que tiene y si eran así desde el inicio? ¿Quiénes fueron los padres de la independencia del país y qué hizo cada  cuál?¿Quiénes fueron Bonifacio ONDO EDU, Atanasio NDONG MIYON, Clemente ATEBA…?

Está claro que ni el anterior dictador, MASIE NGUEMA BIYOGO ÑEGUE NDONG, que más bien fue un intruso en esa contienda soberanista de Guinea aunque, milagrosamente, fue quien llevó la mejor parte, una desgracia para el país; si bien es cierto que ha sido el único presidente de la República elegido democráticamente; ni mucho menos el actual dictador; otro NGUEMA, OBIANG NGUEMA, han querido que se sepa, se estudie en las escuelas la verdadera historia de nuestro país para que la juventud y las futuras generaciones guineanas no supieran realmente lo que pasó con Guinea y todo el proceso de la independencia así como sus actores principales; las reivindicaciones de esos padres y, sobre todo, lo que ha resultado de esta mal llamada “independencia” de Guinea Ecuatorial para que poder analizar lo que dio de sí y lo que está sucediendo en nuestro país como se hacen en todos los países del mundo civilizado. De haber estudiado y enseñado la verdadera historia de Guinea, seguramente algunos de los que aparecen en los bustos y estatuas de todo el país ni siquiera serían recordados en sus propios pueblos natales.

A la pregunta de si hemos de celebrar el 12 de octubre, los guineoecuatorianos habida cuenta de los resultados obtenidos desde aquel día que Manuel FRAGA IRIBARNE le traspasó los poderes a Macías y se declaró como Estado independiente a Guinea Ecuatorial.

Si entendemos la celebración como una fiesta; es decir, una reunión de personas en un lugar para divertirse o celebrar un acontecimiento y en la que se suele bailar, beber y comer, etc; creo que no hay razones para ello. El 12 de octubre no nos ha traído a casi todos los guineanos más que angustias, penurias, muertes, enfermedades, violencias, sufrimientos. Nada de lo que pretendieron los padres de la independencia y soñaron para una Guinea mejor, como lo demuestra y dice la inscripción que viene en el escudo nacional: “Unidad, Paz y Justicia”; así como rezan las letras de nuestro bonito himno nacional: “Caminemos pisando la senda de nuestra inmensa felicidad, en fraterna unión, sin separación; cantemos libertad…”; se ha podido cumplir hasta ahora 49 años después.

Ahora bien, si celebrar lo entendemos como “Un acto solemne con el que se conmemora un acontecimiento“; estoy absolutamente de acuerdo para que todos los que nos sentimos oriundos de la República de Guinea Ecuatorial; los que sentimos, amamos, queremos nuestro país, hemos de conmemorar esta efemérides por varias razones:

1. Sería una buena ocasión para que los pocos compatriotas que quedan en vida y que vivieron el antes, durante y después de la independencia puedan y deban recordar y enseñar a las actuales generaciones lo que pretendieron los padres de la independencia; cómo pasó aquello; quiénes fueron y qué hizo cada cual. Es lo que se llama “memoria viva“.

Tenemos un buen ejemplo en el pueblo israelí tanto cuando fueron liberados por Moisés de la esclavitud de Egipto a la tierra prometida como cuando el Holocausto (el exterminio judío por los nazis); dos acontecimientos funestos (como saben todos, la marcha hacia la tierra prometida no fue un camino de rosas; hubo muchos desencuentros entre Moisés y el pueblo judío hasta el extremo de que Moisés tuvo tuvo que romper las lápidas del decálogo de lo enfadado que estaba de la falta de respeto de los suyos, ni tampoco fueron bien recibidos en la tierra prometida por las tribus vecinas…); a pesar de ello, todo judío esté donde esté y sea de la ideología que sea, nunca se olvida esas dos fechas; las conmemoran para que las generaciones venideras no olviden su pasado histórico.

Otro ejemplo puede ser los nazis y los alemanes; todo buen alemán conmemora el final y la caída del nazismo por lo mismo que los judíos: mantener la memoria viva para no volver a cometer los mismos errores que en el pasado.

2. Sería muy buen momento para que los que hemos tenido la oportunidad de leer algunos de los trabajos que muchos ilustres hijos de Guinea y otros estudiosos han publicado sobre la historia de Guinea, pudiéramos compartir y analizar todas esas tesis y los datos históricos que nos aportan con los más jóvenes y con el resto de la población interesada en conocer su historia así como buscar fórmulas y mecanismos cambiar el curso de esta historia nuestra que está siendo más bien negra hasta el momento.

En efecto, a día de hoy hay abundante material muy bien documentado hecho por muchos estudiosos e investigadores de la historia de Guinea Ecuatorial como: Donato NDONGO- BIYOGO y Mariano de CASTRO (España en Guinea); Max LINIGER-GOUMAZ (Guinea Ecuatorial, Memorándum); Gustau Nerín (Guinea Ecuatorial: historia en blanco y negro); Adolfo OBIANG BIKO (Guinea Ecuatorial: del colonialismo español al descubrimiento del petróleo: narración testimonial); Alicia CAMPO SERRANO (De colonia a estado: Guinea Ecuatorial, 1955-1968); María Luisa de la CALLE y Mariano Lara (Origen de la colonización española en Guinea Ecuatorial); Thomas ENGONE (El gobernador Faustino RUÍZ GONZÁLEZ y el nacionalismo en Guinea Ecuatorial); sin olvidar otros ilustres que han publicado y pronunciado conferencias magistrales sobre la historia de Guinea como Eugenio NKOGO, el profesor Celestino OKEVE, el abogado Francisco ELA ABEME, etc. Todos esos estudios deberían ser de obligado estudio en el país para evitar las aberraciones históricas y demás burradas que se van comentando y afirmando tanto en las escuelas del país como en los medios de comunicación. Es deplorable que aquellos que debían instruir e ilustrar a la juventud guineana sean los primeros ineptos, desconocedores de la historia del país.

3. Está siendo un suicidio histórico la apatía y la abulia que muchos guineanos están demostrando hacia la historia y la realidad de Guinea Ecuatorial. Seguramente tengan razón los que afirman que no hay motivos para las celebraciones por motivo del día de nuestra independencia pero, dejar que acaparen y sigan construyendo su “historia” sobre Guinea y la vayan contando y enseñando a la población aquellos que no tuvieron ni un solo papel en los prolegómenos de nuestra independencia, ni respetan a los verdaderos “padres” de la lucha por nuestra liberación que los están teniendo como materia reservada; nos puede costar tan caro que cuando nos demos cuenta, estaríamos como en Cataluña donde tras estar fabricando una farsa de historia nacionalista y dejar que se la enseñen a los jóvenes durante más de cuatro generaciones, ahora ya está siendo ardua tarea desmontar todas esas falacias.

¿Cómo es posible que se conozca más a Santiago NGUEMA ENEME OBAMA que a Saturnino IBONGO; a María MBASOGO NGUI que a Edmundo BISSIO DIOKO; a Cándido NSUE MBA que a Bonifacio ONDO EDU; a OKOMO MBA que a Jesús Alfonso OYONO; a NGUEMA BITUGA que a Atanasio NDONG MIYON? ¿Qué hicieron esos señores por Guinea para ser recordados por los guineanos? ¿Cómo los guineoecuatorianos van a felicitar al PF, el rey de Akoakam por el 12 de octubre. Qué ha hecho y qué hizo en esa fecha? ¿Alguien en su sano juicio se imagina que el embajador norteamericano en Guinea le felicite a Donald Trump por el 4 de julio y no a todo el pueblo norteamericano?

Debemos hacer todo lo posible porque se conozca nuestra historia en nuestro país y para que si no nosotros mismos (y estamos a tiempo ya que más vale tarde que nunca), al menos nuestros hijos e hijas puedan conocer ¿qué pasó con los que lucharon por la independencia de nuestro país? ¿Qué pretendían?¿Quiénes eran?¿Cómo llegó a ganar las elecciones Francisco Macías NGUEMA BIYOGO ÑEGUE NDONG? ¿Qué ha pasado desde entonces? Y a partir de ahora, ¿qué hacer? Porque si no lo hacemos ahora, puede darse este otro aforismo latino si es que no se está dando ya: “quod in iuventute non discitur, in natura aetate nescitur” (lo que no se aprende de joven, se ignora de viejo); ¿o no?

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Share This:

  1. Estimado Sr. Nsue: Magnífico artículo. Muchas gracias. Tomo nota de la relación de trabajos que señala. En cualquier caso, subyace en su artículo algo terriblemente obvio: la historia que podemos leer de África es en realidad la historia de los europeos en África. Y sí, es terrible. ¿Acaso no existía África ni los africanos antes del oprobio europeo? Para un investigador en formación como yo le resulta difícil entender, de forma completa, la situación actual de Guinea Ecuatorial sin tener información anterior a la presencia efectiva de España en la entonces colonia, y su posterior desarrollo hasta la independencia. Por otra parte, de su lectura se desprende algo también obvio, no hay que celebrar nada porque desde el día de la independencia hasta ahora solo se han vivido calamidades. Eso es cierto, pero nos deja pocas alternativas, como son que la independencia real está por venir. ¿Qué hay que hacer para eso? Por supuesto, también cabría pensar que si no se hubiesen independizado (¿una confederación con España?) quizás estarían mejor a día de hoy. De nuevo muchas gracias por su artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: