Press "Enter" to skip to content

Tienen secuestrados los documentos de un becario de GEpetrol en Filipinas por impago de facturas hospitalarias

1

 

Rufino, el director de la sección de Becas de GEpetrol, dice que “yo llame a mi familia”.

Un estudiante guineoecuatoriano de último año de carrera por la Adventist University Of The Philippines becario de GEpetrol está atravesando una situación vergonzosa y humillante; postrado en la cama desde hace 6 meses tras sufrir un accidente que casi le sesga la vida

Luis Maria Ndong Etetere en su último año de carrera, tenía un trabajo de clase y tuvo que salir del campus universitario porque la reprografía estaba averiada; mientras esperaba el bus, ya de vuelta, fue arrollado por una moto que embistió la parada. Muchos resultaron heridos, pero´él llevó la peor parte: Un corte en la cabeza de 25 puntos de sutura, múltiples contusiones y fractura de una pierna.

Dicen mis compañero, porque yo perdí la noción de todo , que por muy poco y no lo cuento. Cuando me trasladaron al hospital todos ya decían que estaba muerto

GEpetrol y su sección de becas estuvieron al corriente desde el principio y se supone son ellos los que asumen todos los gastos. Lo más sorprendente es que envíen becarios a países estos y ni siquiera se preocupan de contratar un seguro médico o algo que pueda estar subsanando estos casos sin que tengan que volver a llamar al país.

No, no tenemos seguros “, dice Ndong Etetere

El criterio para que Luis María optara a la beca era que es huérfano de padre y madre, aparte del nivel de la formación académica. Los compañeros de Luis, hicieron todo lo posible para que Rufino , el encargado de la sección de Becas solventara el pago de las facturas hospitalarias y como respuesta dijo que llamara a su familia.

¿A qué familia debe llamar Ndong Etetere, la que hoy es difunta o es que le han creado otra familia tras darle la beca precisamente por ese hándicap?. Lógico, si el propio Teodoro Obiang ya dijo que, “deben preguntar a los difuntos de qué mueren

Una vez fuera del peligro y todavía con la escayola puesta Luis María es sacado del hospital de la localidad de Santa Rosa, siendo llevado a la residencia de estudiantes. En el hospital le requisaron el pasaporte y la tarjeta de estudiantes con la condición de ser devueltos una vez que él o los que le mandaron ahí pagaran las facturas o en su caso llamarían a los de Inmigración para que fuera deportado.

Santa Rosa es una ciudad de la provincia de La Laguna en Filipinas, con 266.943 habitantes según el último censo registrado.

Radio Macuto Facebook

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: