Los militares destinados a Baney provocan una reyerta y detienen a varios jóvenes

El domingo 28 de enero de 2018, unos militares vestidos de civil se encontraban en la sala Disco Puzzle, bebiendo y buscando problemas a los presentes. Nadie les hacia caso. Cansados de estar en el interior del local, salieron al exterior, donde encontraron una disputa entre una chica, Sese, y un gay, Olú, con apariencia de chica. Los militares intervienen bruscamente en la pelea repartiendo duras bofetadas a las chicas y arrastrándolas hacia el campamento militar. La respuesta de los jóvenes en contra de los militares convirtió el incidente en reyerta.

Desde ese día se está produciendo detenciones indiscriminadas a jóvenes inocentes. Hecho condenado por la población en general y presidentes de comunidades de vecinos, a sabiendas que los mismos militares que practican esas detenciones son los que convirtieron en reyerta la disputa personal de dos jóvenes, entre una chica y un chico gay, ambos naturales de Baney.

Cuando la chica y el joven se enfrentan, por motivo aún desconocido, los militares infiltrados de civil entre la multitud, bebidos, intervienen brutalmente en la pelea, no para pacificar la situación, sino para golpear y arrastrar por los suelos a la chica y al chico gay.

Este proceder de los militares irritó a los presentes. La juventud reaccionó evitando que los militares arrastrando a las detenidas al campamento militar, donde está situada la cárcel de Baney. La reacción de los presentes para defender a las detenidas, terminó convirtiendo la situación en un grave enfrentamiento entre la juventud y los militares, que recibieron asimismo varios golpes, lesionando a más de uno. Ante la impotencia, los militares pidieron refuerzo al campamento, cuya respuesta también fue inmediata. Los militares del campamento sacaron sus armas para disparar varios tiros al aire, dispersando a los jóvenes.

La chica y el gay fueron conducidos finalmente al campamento, donde fueron torturadas para dar algunos nombres de los que salieron en su defensa. Con estos datos, la policía-militar de Baney inició una caza de brujas. Del 28 al 31 de enero, se detuvo a varios jóvenes. Las detenciones han sido extendidas a supuestos delincuentes de la localidad.

Todos los detenidos han sido trasladados a la Comisaría Central de Malabo, donde se les está tomando declaraciones durante el día de hoy.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *