Press "Enter" to skip to content

La soberbia, mala amiga

1

 

Por José Eugenio Nsue, filólogo

La soberbia, sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato distante o despreciativo hacia ellos; es uno de los siete pecados capitales junto con la Gula, la Lujuria, la Pereza, la Ira, la Envidia y la Avaricia. Ella hace que las personas pierdan la perspectiva de las cosas, se crean piseedoras de la verdad absoluta y se vean a sí mismas como los mejores.

Los soberbios son reiterativos en su argumentario y quieren que los demás vean la realidad desde su prisma y, utilizando el principio de Joseph Göbbels (1933-1945, político alemán que ocupó el cargo cargo de Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich), de que ‘una mentira repetida varias veces se convierte en verdad’; afirman y reafirman tropecientas veces sus propias conclusiones esperando así que se conviertan en verdad.

Los soberbios son un incordio en cualquier ámbito ya sea doméstico o familiar, político, laboral, vecinal o social porque no permiten que los demás puedan expresar sus opiniones y vivir sus vidas como quieren y como pueden sin criticar… Y resulta que como la realidad y la verdad son tan tozudas, tarde o temprano suelen salir a la luz y suelen colocar a cada uno en su lugar.

El paradigma de la soberbia es el Fútbol Club Barcelona, FCB. Este equipo fundado allá en el año 1899 por el suizo Hans Mac Gamper Haessig; desde hace mucho, muchísimo tiempo sus sucesivos presidentes y su masa social lo han convertido no ya en un equipo de fútbol donde imperan los valores universales de compañerismo, mutuo respeto, el Fair play, la sana competencia, etc; sino en un instrumento de reivindicaciones políticas y símbolo de la reafirmación de identidad nacionalista sobre todo desde la llegada al poder en España del franquismo. Todos los que se declaraban antifranquistas en el resto de España así como todos los nacionalistas independentistas han venido escondiéndose detrás del escudo del FCB.

En este sentido, todo lo que le caracteriza al nacionalismo, en el caso de los nacionalistas; y al “progresismo”; es decir, todos los que estaban en contra del franquismo: sentirse superiores moralmente y creer que sus principios (defensa de la raza, de su lengua y de su cultura; para los nacionalistas; la lucha a favor de la justicia, libertades y derechos humanos; para los progresistas); hasta la iglesia catalana con su arzobispo en la cabeza, el Monseñor Lluís Martínez Sistach (quien osó llamar inhumano pagar 100 millones de euros en el fichaje de CR7 en 2009 pero no ha vuelto abrir la boca en los 200 millones de euros que pagaron por el traspaso de Neymar ni los 150 y 130 millones de euros que el Barça ha pagado por Coutinho y Dembélé no hace mucho), y otro centenar de curas, religiosos y obispos catalanes que firman adhesiones políticas pro independencia lo son también; lo han ido impregnando en el FCB. Para ellos, los que mejor fútbol hacen en todo el orbe, es el FCB; son ellos los que han creado la mejor escuela de fútbol a nivel mundial, la Masía y ella es la que ha descubierto la fórmula mágica de cómo jugar al fútbol elegantemente. Su fórmula mágica hace que el FCB tenga un esquema de fútbol que no necesita que nadie venga de fuera porque cuenta con cosecha propia de jugadores de la cantera y si se fichaba a un foráneo no firmado en la Masía, este iba a encajar automáticamente en el ‘esquema único’ e inigualable de la marca FCB. Ellos mismos, el FCB y su masa social, haciendo honor a su divisa: ‘Més que un club’, qué pronunció por primera vez en ¡1968!, 17 de enero, el entonces presidente electo Narcís de Carrera durante el acto de toma de posesión; han convertido el FCB y el Camp Nou en el escenario de mítines políticos y en el altavoz de los antimonárquicos, antisistemas y antiespañoles; domingo tras domingo se ven más esteladas (bandera independentista catalana) en el Camp Nou que la blaugrana; lo nunca visto; en todas y cada una de las finales que este equipo juega en la Copa del Rey, se llenan el estadio de individuos que vienen a silbar el himno nacional, bajar los pantalones para enseñar sus pompis al Rey y a todas las autoridades españolas y a exhibir sus esteladas, además de insultar al Rey de España; hasta lo trasladan en las competiciones europeas.

Con esta prepotencia y soberbia de creerse los mejores; de decir varias veces que el mejor jugador de todos los tiempos juega ahí, qué ellos llevan el ‘seny’ (la cordura) en todos los aspectos, etc; lo cierto es que a día de hoy en el aspecto futbolístico, qué es de lo que se trata cuando se habla de fútbol, el deporte rey; ni el Barça es el mejor equipo de todos los tiempos a nivel nacional (el Real Madrid, 3 años más joven que el Barça, tiene más ligas); ni a nivel europeo (el Real Madrid, 3 años más joven que el Barça, es el mejor de Europa de todos los tiempos); ni mucho menos el FCB es el mejor club del mundo mundial. Entonces, ¿de dónde les viene tanta soberbia a los culés?

Oyendo hablar a los expertos y gurús barcelonistas: los Quim Domenech, Lobo Carrasco, Carme Barceló, Jota del famoso programa deportivo español “Él Chiringuito” y otros de otros programas, como Bretón, Julio Salinas de Teledeportes de TVE y a pesar de que en los últimos cuatro años, el Barça ha hecho el ridículo en Europa; CR7 lo ha llevado todo en cuanto a títulos individuales (balón de oro, The best…); sin ir muy lejos, este pasado martes 10 de abril, se volvió a ver cómo un equipo que ninguno de los “sabios” del Can Barça daba importancia, la Roma, les pintaba la cara llegando a eliminarles en los cuartos de la champions; en cambio, ellos siguen queriéndonos hacer creer lo que las matemáticas y la evidencia les niega.

Creo que voy a coincidir, esta vez, con Camilo José Cela: “Lo malo de los que creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una“. La soberbia se cura con una buena dosis de humildad y está se consigue en la universidad de la vida, de las vivencias y rindiéndose ante las evidencias.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook
  1. ADEDA EKOMA ADEDA EKOMA

    Cómo se nota q el articulista es madridista, todo lo q critica de los demás, es lo mismo q él hace con su club, querer demostrar implícita o explícitamente q el Real Madrid es el mejor. Pienso q cada cual puede opinar de su equipo sin q ello suponga ni pecado ni soberbia; criticar las opiniones, querer limitarlas o querer dirigirlas a una sola dirección y a un solo sentido, puede suponer un atropello para el ejercicio de la libertad de expresión. No estoy ni nadie está obligado a ver al Madrid como el mejor, si ésta no es su visión, ni lo q piensa.

    Si las cosechas y los trofeos fuesen los únicos argumentos, indudablemente el Madrid se llevaría todos los seguidores, pero ganarse un trofeo no necesariamente significa haber sido el mejor, es solo un resultado producto de un proceso durante el cual influyen o pueden haber influido muchos factores. Hay equipos q en un partido juegan mal, sin embargo, ganan; otros lo hacen mejor, pero al final pierden. Decir q el Madrid es el mejor, lo respeto pero no lo comparto, no es opinión mía, no es lo q pienso ni es lo q veo. Por qué tiene q ser soberbia decir q el Barcelona es el mejor club del mundo?…hemos perdido ante el Roma, igual q el Madrid puede perder ante Girona o ante cualquier equipo, significaria esto quitarle sus atributos y sus logros futbolisticos?…pienso q no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: