Un joven guineoecuatoriano secuestrado por el Hospital General de Bata

 

Por José Eugenio Nsue

Hay realidades que superan la ficción en esta nuestra república bananera que han convertido a Guinea Ecuatorial.

Cada día que pasa en ese país los que tenemos la dicha de levantarnos cada mañana, lo hacemos siempre con una espeluznante y desgarradora noticia que hace interpelarnos si realmente somos humanos, ánimas en pena o humanoides.

Este pasado miércoles me llegó un audio gracias a la inestimable y siempre agradecida aportación del incansable y determinado Josimar de Radio Macuto en el que el joven Custodio NGUEMA OBAM, de unos 32 años, guineano de Guinea Ecuatorial al igual que Gabriel Mbega Obiang, Teodorín Nguema Obiang Mangue, Hassan Obiang Nguema Mangue, Anita Mbasogo Obiang Nguema…; había sido operado en el hospital general de Bata; tiene todavía la herida abierta e infectada; no recibe tratamiento ninguno porque ya no le queda nada de dinero con el que pagar las recetas que le hacen los médicos; es huérfano de padre y madre; tiene serias dificultades para poder comer al día; y el hospital le pide que pague los costos de la operación que le habían practicado así como la estancia lo que asciende a un total de 130000 francos cefas (¡¡ unos míseros 200€+/-!!); es más, no le dejan ir a su casa, si es que la tiene, si no paga la deuda. O sea, ese joven sigue enfermo, muy enfermo; no recibe ningún tratamiento porque no tiene medios; le obligan pagar la operación y la estancia y no puede salir del hospital antes de que pague lo que significa que cada día que pasa, seguirá aumentando su ¿deuda? Por eso se fue a la RTV. Asonga que es propiedad de los dueños de Guinea: los Obiang FOREVER, para pedir ayuda.

Hacedme el favor, carísimos lectores, ¿cómo llamar esto? ¿Qué hemos hecho los guineanos para merecer está situación? ¿Qué está pasando con nosotros? ¿Dónde hemos dejado los guineo ecuatorianos el sentido común, la empatía, los nobles sentimientos, la humanidad?

Los llamados periodistas en esta Guinea de los Obiang FOREVER cuya labor principal debía de ser informar, investigar hasta el fondo de la noticia y preguntar; lo que tenían que hacer era llamar ipso facto a la dirección del hospital y preguntar si las “altas instancias” sabían lo que estaba pasando Custodio NGUEMA OBAM; llamar al ministro de Sanidad para pedirle explicaciones del trato inhumano que están siendo objeto los guineanos en su propio país en Sanidad y, a ser posible, llamar a la familia presidencial al padre, al hijo o a la ‘santísima’ me da igual y preguntarles si saben de qué en su coto privado, su ganado (todos los guineanos residentes en este país son ganado para los Obiang FOREVER y hacen con ellos lo que les salen en sus cataplines) es tratado de esta manera tan ignominiosa. Claro, pedirles eso es como pedir que los ministros de Obiang ocupasen de los problemas nacionales y de todos los guineo ecuatorianos; al menos los que le habían entrevistado y habían puesto en antena este testimonio, habría que felicitarles por, de alguna manera, haber contribuido conscientes o inconscientes a que el mundo entero sepa realmente qué es lo que pasa en este país.

No creo que Obiang Nguema y sus ministros saben; ¡vaya verbo para esos: saber!, que ocupar un cargo político no es una profesión liberal; no sé estudia para ocupar cargos (políticos) y por lo tanto no es admisible que se comporten como si fueran profesionales en el ejercicio de sus profesiones de cuyos beneficios van para sus gastos y necesidades individuales como quienes dicen que para eso hemos estudiado unas carreras para hacer realidad nuestros sueños. Un cargo político es un administrador, un gestor de lo público cuya función es y debe ser resolver los problemas de los ciudadanos, rendirles cuenta de su gestión y buscar el bien común.

En cambio, Obiang Nguema ha convertido su presidencia en una máquina de hacer y amasar fortuna; la nación en una empresa familiar  donde colocar a toda su larguísima familia y amigos; y, en esa empresa los ministros, secretarios generales, directores y el resto de cargos están no para servir al pueblo sino para servirse del pueblo. Y así, un cirujano en un hospital general público, sostenido con el dinero público, es capaz de pedir dinero a un paciente y secuestrarlo como en las comisarías si no le pagan. Ojo, lo que pide al enfermo no va para el Estado sino en su bolsillo; como le pagan una miseria donde puede ir a buscar cómo comer, beber, construir una casa o casarse con tropecientas mujeres es en los pacientes. Lo mismo pasa en la Educación, en la Aduena, en Correos y Telecomunicaciones, en la administración en general; cada uno hace lo que le da la gana ahí donde está aferrado como koalas.

Hace tiempo que yo vengo preguntándome si la inhumanidad, el menosprecio, la actitud criminal y la cleptomanía que le caracteriza al guineano de hoy en general se sólo por culpa de los Nguema que llevan en el poder desde que Guinea es un pais; ¿cuándo fuimos inoculados del gen que nos ha vuelto como somos de insensibles y malévolos; fuertes con los débiles y cagados con los fuertes? ¿No hay forma de que los guineanos de bien empecemos a darnos cuenta de que así como actuamos, vivimos y nos tratamos los unos a los otros no nos conduce a nada bueno?

Ante una sociedad como la nuestra actualmente que se caracteriza por la indiferencia y la insensibilidad de la clase gobernante y de todos aquellos que le apoyan, ¿quiénes se encargan de los marginados que deben ser el 80% de la población? ¿Qué dice la iglesia de todas estas realidades que salen a la luz día sí y otro también? A la Conferencia Episcopal y a los superiores de las congregaciones religiosas, ¿no tienen nada que aportar ni nada que decir al respecto?

Soy de los que piensan que algo tenemos que hacer por nuestra cuenta todos los que nos siguen importando el sufrimiento y el dolor ajenos, las injusticias, una sociedad igualitaria y libre. Debemos de pasar de lamentos y denuncias, todos ellos necesarios, a las acciones concretas, proporcionales según la capacidad de cada uno porque, si seguimos esperando que los que se hacen llamar gobernantes lo hagan, seguiremos llorando y lamentándonos por lo mismo per secula secularum. La solidaridad y el compromiso de la gente de bien que creo que sigue habiendo entre nosotros, los guineo ecuatorianos, tienen que volver a ser el pan nuestro de cada día y para que surjan los efectos deseados, creo que hemos de unir los esfuerzos; seguro que así una situación como la del paisano y chaval Custodio NGUEMA OBAM, que es la punta del iceberg en este régimen putrefacto e inservible, se puede resolver. La cuestión es que alguien idee una fórmula para llevarlo a cabo.

Y, para empezar, pediría a Josimar y a todos los que tienen formas y posibilidades de llegar a este joven de facilitarnos un teléfono o algún contacto para tratar de ayudarlo, si es que sigue con vida. No en vano el dicho de que “la unión hace la fuerza“; sin esta, estamos perdidos.

 

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *