Día de los Trabajadores en Guinea Ecuatorial

 

La semana pasada celebramos la fiesta del 1º de mayo. Como siempre (al menos, desde que tengo memoria) el orden del día se limitó a una misa de acción de gracias en la catedral, una especie de pasacalles con pancartas de agradecimientos al Único Hombre por lo bien que nos va todo y los refrigerios de las distintas empresas; cada cual a su forma y medida.

Resulta que el día internacional de los trabajadores lleva escenificándose de esta guisa en nuestro país desde hace tanto tiempo, que incluso los que saben el porqué de esta fecha, de tanto callar, ya parecen convencidos del contenido de las pancartas que ayer se exhibieron. Y es que, con la irregularidad que supone la inexistencia absoluta de organizaciones de los trabajadores, es imposible hacer ningún tipo de conmemoración de los hechos o las razones que derivaron en la celebración de esta jornada. Alguien podría insinuar que, en un entorno como el nuestro, donde los sindicatos, a lo sumo están esbozados en un borrador de estatutos de algún osado, no tiene sentido hablar del día internacional del trabajador sino en términos dramáticos y, en ningún caso, festivos.

De una forma resumida, se puede decir que el 1º de mayo es una fecha conmemorativa, con cariz reivindicativo, de la lucha entre la patronal (los empresarios, en connivencia con los gobiernos) y los trabajadores a cuenta ajena. Donde se celebra las victorias que hasta ahora han ido obteniendo los segundos sobre los primeros. Dicha pugna se lleva a cabo desde la revolución industrial (finales del siglo XIX) hasta nuestros días. Y continúa…

Entre los principales logros que se han obtenido, se encuentran la jornada de 8 horas diarias y 5 días laborales a la semana. Teniendo en cuenta que en los peores momentos se llegaba a trabajar 14 horas diarias y 6 días a la semana. Otros logros importantes conseguidos son los derechos como la seguridad social, las vacaciones anuales de 30 días remunerados, los seguros médicos, el reconocimiento de enfermedades laborales, la baja por maternidad, etc.

Llegados a este punto, conviene recordar que en Guinea Ecuatorial actualmente la jornada laboral,en el sector privado, es de 48 horas semanales, es decir, 8 horas diarias y 6 días semanales. Por otra parte, cabe destacar que los salarios en nuestro país no tienen nada que ver con el coste real de la vida, llegando al absurdo  que muchos trabajadores (incluso funcionarios) viven en las mismas condiciones o peor que destajistas del puerto o las revendedoras del mercado.

Por lo que, en las próximas fiestas de primero de mayo,se entenderían totalmente oportunas carteles con lemas como: “AGRADECEMOS DE ANTEMANO A SU EXCELENCIA POR LA JORNADA DE 40 HORAS SEMANALES Y UNOS SALARIOS ACORDES AL COSTE DE LA VIDA”, POR UNA GUINEA MEJOR DE CARA AL 2020. Una guinea mejor donde los trabajadores tengan tiempo y poder adquisitivo para consumir.

 

 

EYI NGUEMA MANGUE

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    papa wemba

    (mayo 7, 2018 - 2:28 pm)

    …Y siempre nuestros grandes protagonistas de las grandes efemérides…el CLERO, la iglesia católica encabezada por el pastor (ovejita de Obiang) Monseñor juan nsue, etc. Y siempre bien sonrientes segúramente diciéndole al mejor trabajador: Gracias por tu gran labor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *