JERRY MATEBESI: “La gente debe usar el voto para castigar cualquier partido que no lucha contra la corrupción”.

 

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, y su esposa, Constancia Mangue. Nguema están acusados de enriquecer a su familia a través del abuso del poder estatal.

Tengan la seguridad de que la corrupción es desenfrenada en muchas partes del mundo.

Hombres y mujeres de letras, que se preocupan por la tediosa función de reflexionar sobre la sociedad, argumentan que la verdad, como el fuego, no puede esconderse bajo la hierba.

La verdad siempre sale, sin importar las circunstancias o el poder ejercido por aquellos que intentan esconderlo del público.

El poder, especialmente el poder político, corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.

En política, no se trata de la evidencia de corrupción que debería presentarse para que un individuo sea castrado políticamente. Pero se trata de la percepción de corrupción que destronó a un político corrupto.

La fórmula para robar fondos públicos en todo el mundo es la misma. Solo en casos muy excepcionales se encuentra al primer ministro o el  presidente de un país con evidencia de robo de fondos públicos.

La estrategia clave común a todos los representantes públicos que saquean las arcas públicas es el uso de intermediarios, familiares, amigos y compinches.

En Angola, es un hecho conocido que el ex presidente Eduardo dos Santos enriqueció enormemente a los miembros de su familia. Su hija Isabella ha sido llamada la mujer más rica de África.

Su imperio empresarial se extiende desde la minería hasta el petróleo y el sector inmobiliario.

No hay absolutamente nada de malo en que sea rica, pero la pregunta que debe responderse es si ella podría haber sido tan rica si su padre no fuera el ex presidente de Angola. ¿Es apropiado calificar su riqueza inexplicable como robo?

En Guinea Ecuatorial, el mismo método de saqueo análogo a Angola se implementa con gusto.

El presidente de ese país, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, también enriqueció a su familia mediante el abuso del poder del estado y la dispensa del mecenazgo en el pequeño país africano empobrecido, pero rico en depósitos de petróleo.

Su hijo, Teodoro Nguema Obiang Mangue, fue el ministro de agricultura y pesca antes de ser ungido como el sucesor de su padre en 2012.

El hombre posee una serie de propiedades por valor de miles de millones en los Estados Unidos y Europa. Se informa que posee una flota de Ferraris, Maseratis, un yate y que tiene propiedades aquí.

¿La riqueza de Teodoro Nguema Obiang Mangue es mal adquirida o la sociedad está celosa de un hombre que se ha levantado por las botas?

En Sudáfrica, el saqueo público es sofisticado en el sentido de que el intermediario que sirve como correa transportadora de saqueo puede ser un funcionario en la sección de compras de una empresa o gobierno.

Alternativamente, el intermediario puede ser una entidad privada políticamente conectada como la familia Gupta que utilizó a políticos sudafricanos para enriquecerse.

En provincias como North West, la corrupción continuará más allá de la problemática Supra Mahumapelo.

Lo importante es que la gente común comprenda la importancia de recompensar a los partidos políticos que se ocupan del erario público y castigar a los que toleran a los representantes públicos que roban al público.

En otras palabras, la sociedad debe usar el voto para efectuar un cambio político incruento contra cualquier partido político que sea blando con la corrupción.

El sistema parlamentario de Sudáfrica garantiza un cambio democrático evolutivo como una primera etapa que debería culminar en una revolución marxista-leninista si todo falla.

 

Fuente: Sonday World / traducido por Tito Bomaba para Radio Macuto

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *