El cumple

 

Por Fco ELÁ ABEME

Cuando los años no se suman sino se restan, llegar a los años que tiene Obiang, no los que confiesa, y ver el panorama que le rodea, amarga cualquier cumpleaños.

A sus ochenta y nueve cumpleaños, según la hoja de calendario que escondió la abuela, arrancada, cuando el niño se cayó sobre las hojas secas del platanar, y ver que, pese a los años de poder, no hay una “obra política, social, cultural ni familiar” tiene que ser, obligatoriamente, triste.

Obiang es hoy incapaz de hacer su testamento, cuando mira a sus causahabientes. El posible heredero, está claro, no da síntomas de maduración. No acredita capacidad alguna como para hacerse cargo del timón de una nave a la deriva.

Mi madre me solía decir que lo peor que le puede ocurrir a una familia es que la mujer pierda vergüenza. Lo comparaba con la rotura del vaso y espejo. El espejo roto, siempre deja un pedacito, un trocito, en el que mirarse uno. Pero, en vaso quebrado, ya nadie quiere beber.

Obiang, listo en lo que le conviene, mira primero el dinero, mejor dicho el botín, y se pregunta, cuando yo ya no esté aquí, quién podrá controlar no ya el dinero, sino los escondites.

En cuanto a la obra política, resumida en PDGE, Obiang sabe que, el partido se disolverá como azucarillo en agua caliente, en el tiempo que va entre la expiración y la inhumación.

En cuanto a la familia, educada en el saqueo y oropel, y no en los cánones legítimos del clan, hay jefes como cabezas, y la posible coordinadora ya ha hecho de sus caprichos su mundo.

Y el en torno, forjado en la política que encumbra el engaño, no puede pervivirle, porque no hay fidelidad. La fidelidad puesta en la almoneda, no es duradera.

Todo esto y más, además del temor de ser el último, es lo que amarga un cumpleaños, en el que, más que nunca, Obiang se ha dado cuenta de que tiene muy poco que celebrar.

En la vida no se puede estar, permanentemente, cogiendo atajos. El camino está abierto: aunque sea el último servicio que pueda prestar al Pueblo, pero es el más seguro. Entrega el poder, con honradez, al Pueblo, que ya el mismo Pueblo, acrisolado en la fragua de la tiranía, sabrá cómo administrarlo.

No intente atar el futuro de nuestro Pueblo, porque ya no puede atar ni los cordones de sus zapatos.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Ndong

    (junio 6, 2018 - 8:41 am)

    Buen artículo.

    Lo otro peor de Obiang es creer que a Dios se le puede comprar con el dinero como lo tiene acostumbrado con las autoridades eclesiásticas de Guinea Ecuatorial.

    Está en la casa de Dios pidiendo perdón de sus pecados, mientras en Black Beach y en la Seguridad Nacional los familiares de Nzé Obiang están siendo asesinados bajo su isntrucción, y otros tantos militantes de CI injustamente encarcelados.

    DIOS TE HARA JUSTICIA, PAPA OBIANG NGUEMA

    papa wemba

    (junio 6, 2018 - 10:52 am)

    …dice el Salmo 89: Aunque uno viva 70 ños y el más robusto hasta 80, la mayor parte es fatiga inútil porque pasa a prisa y vuelan…
    …de qué le sirve al ser humano robar todo el dinero de sus semejantes, matarlos, asesinarlos, humillarlos violando a sus esposas, sus hija, si al final morirás igual como una rata?
    De qué te sirve HERMANO OBIANG haberte manchado tanto las manos de sangre de tus semejantes y dale que no paras?

    papa wemba

    (junio 6, 2018 - 11:20 am)

    …Celebras tus 7…u 8… pico de cumpleaños cuando a otros les impides vivir? y estás tan tranquilo cortando una montaña de pastel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *