Nélida karr : “Guinea es como un libro abierto”

 

Nélida Karr (Guinea Ecuatorial, 1990) es una de las jóvenes promesas de la música africana y anoche deleitó al público que se acercó al Auditorio de Tenerife en su concierto dentro de MAPAS; hoy sábado lo hará en el Festival Mumes

Por Marta Plasencia

Nélida Karr (Malabo, Guinea Ecuatorial, 1990) es una de las jóvenes promesas de la música africana y estos días se encuentra, por fin, viviendo su primera gira en suelo europeo. Anoche deleitó al público que se acercó al Auditorio de Tenerife en su concierto dentro de MAPAS, y mañana sábado lo hará en el Festival Mumes (Centro Cultural de Los Cristianos, 19.30 horas). Su música es la mezcla perfecta de soul, funk, referencias españolas y ritmos tradicionales de su país.

-¿Cómo se siente ante su primera gira en Europa?

“Estoy preparada, con muchas ganas y fuerza. En Tenerife voy a actuar en MAPAS, Mumes y después en Gran Canaria, en el Canarias Jazz & Heineken”.

-¿Qué tal la experiencia de ganar la última edición del programa Vis a Vis de Casa África?

“Fue una experiencia bastante grande y emocionante. Es algo que no esperaba. Me inscribí un poco por ver qué pasaba”.

-Y además lo ganó junto a Álex Ikot, un gran amigo suyo.

“Sí, de hecho él era parte de mi banda, mi baterista. Los dos últimos discos los grabé con él, pero tuvimos que separarnos por el Vis a Vis, porque él también tiene su grupo. Si él no hubiera ganado seguiríamos tocando juntos, pero al ganar los dos nos hemos tenido que separar”.

-Hábleme de sus comienzos en el mundo de la música.

“Fue bastante difícil porque no tenía los medios para
desarrollar el talento o la música, que es lo que a mí me gusta. Crecí en la iglesia y en un entorno donde había mucha música, pero limitada. Mis padres también son músicos, pero a cierta edad no me dejaban tocar, porque saben que el mundo de la música es muy difícil, aunque yo era muy traviesa y me escapaba. Mi primera experiencia como artista fue ganar el premio a la canción hispana en el Centro Español de Malabo y de ahí comencé mi carrera profesional. Llegar hasta aquí ha sido muy difícil, con mucho trabajo. Tuve que aprender cosas sola porque no hay ninguna academia de música en mi país. Aprendí a tocar sola el piano, la guitarra, el violonchelo, la ngomá (un arpa africana) y la batería”.

-Guinea Ecuatorial es el único país hispanohablante africano. ¿Se escucha mucha música española allí?

“Sí, muchísima música española. A mi padre le encantaba mucho Julio Iglesias. La verdad es que tenemos una influencia bastante fuerte, incluso cuando componemos se parece mucho, mezclada con los ritmos nuestros. Es bella, pero no se escucha en muchos lugares”.

-Igualmente, también tiene influencias del funk y el soul…

“Sí, también el jazz, por haber crecido en el entorno de la iglesia góspel, te abres a este mundo de estilos más americanos”.

-George Yúdice dijo en su conferencia en MAPAS que ahora el público es más ecléctico, no se debe a un solo género. A los artistas les pasa lo mismo.

“Los músicos ahora están más abiertos a las influencias. Antes no había plataformas como internet para poder conocer otros estilos de música. Por ejemplo, ahora he descubierto la música árabe y me encanta. Se parece al flamenco. Busco formas de fusionar porque me encanta la fusión de culturas. Me encanta ser parte del mundo, no solo de un país. Y que la gente pueda identificarse con mi música. Pero lo más poderoso de mis canciones son mis raíces, los ritmos de mi país. Puedo cantar en inglés, pero siempre con ritmos de Guinea. Para mí lo más importante es dar a conocer mi cultura”.

-¿Qué mensaje quiere transmitir con su música?

“Quiero llegar al corazón de la gente. Siento que mi música es bastante espiritual, no en el sentido religioso, pero siento que debo tener una conexión con los que me escuchan. Uno de los motivos por los que soy artista es para poder cambiar la vida de la gente, ponerles una sonrisa en la cara y poder tocar temas que normalmente afectan a la gente día a día”.

-¿Cuesta llegar a los mercados internacionales?

“Sí. No ha sido fácil. Llevo tiempo intentándolo, pero ahora me doy cuenta de que antes no estaba preparada. Pero ahora sí, porque he creado un estilo propio. Necesitas entrar con algo único y diferente, que te identifique. Llegó un momento en el que empecé a derrumbarme, y empecé a crear algo que es un ritmo de percusión que lo estoy tocando con una técnica en la guitarra, y a esto le uní una forma de cantar muy complicada. Son dos cosas complicadas unidas al mismo tiempo, y eso es lo que ahora ha llamado la atención del público”.

-¿Qué pasa con el mercado musical de Guinea? Porque he leído que allí no se escucha a grupos autóctonos, sino que el público se va más por la música nigeriana.

“Ese es el problema. Guinea es como un libro abierto. Lo que viene uno a escribir se queda ahí. Después, al pasar la página, escribes otra cosa y es con eso nuevo con lo que se quedan. Los jóvenes se adaptan a lo que hay a su alrededor. Si la música nigeriana es lo que está triunfando ahora, pues todos empiezan a hacer ese estilo. Los jóvenes guineanos no valoran su cultura porque entre los artistas que habían antes y los de ahora hay un gran espacio vacío. Sus abuelos y padres no les enseñaron su música. De hecho, nos prohibían hacer música. Entonces, los jóvenes ahora prefieren escuchar música de Nigeria, bailar y olvidar sus penas. Pero estamos buscando modos para poder traerles de vuelta. Por ejemplo, yo hace cuatro meses abrí una escuela de música gratuita para jóvenes y niños. Llevaba planeándolo desde hace dos años. Compré un montón de instrumentos, tradicionales y modernos, y la gente también dona algunos, y los chicos están ahí para practicar, mejorar. Tenemos que volver a avivar nuestra cultura. Es que veo a los jóvenes, que están en la calle sin hacer nada, y quiero llenar ese vacío”.

-¿Y cómo ve el mercado africano a nivel internacional?

“Bastante fuerte y grande. Es complicado meterse, pero cuando ya estás dentro es una gran experiencia. Veo a músicos como Fatoumata Diawara o Richard Bona que están rompiendo barreras, que están llevando la música africana por todo el mundo. Y creo que la gente está abriéndose cada vez más a nuestra música”.

 

Diario de Avisos

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *