La negra historia del 3 de Agosto de 1979 (1ªparte)

 

Por DELUCIYA, analista militar

En  estas fechas desde hace un cierto tiempo,  siempre he venido relatando sobre los sucesos que acontecieron en la región continental de Guinea Ecuatorial, durante los acontecimientos del día 3 de agosto de 1979.

El pueblo de Guinea no conoce poco la verdad sobre lo que sucedió en la Región  Continental  del país. Y siempre ha expresado con miedo sobre ese  tema vital  y llegando hasta incluso relacionar esos acontecimientos con un individuo,  que no fue protagonista del levantamiento de las Fuerzas Armadas y la Sociedad Civil  de Guinea, para expulsar de poder al presidente que, había sido  elegido en las elecciones de 1968 para presidir la incipiente República de Guinea Ecuatorial.

La verdad sobre la fecha de 3 de agosto de 1979, saldrá a la luz en otro juicio  parecido al que  se celebró  al depuesto presidente Mesie  y una parte de sus colaboradores.

El primer gobierno que formó el destronado presidente Mesie Nguema, salió de las urnas. Hubo también esperanza en el pueblo de Guinea, parecida  a la que surgió el día 3 de agosto de 1979, solo  antagónico de que el gobierno que estaba en poder era legítimo,  pero no gobernó bien, porque su política de violación sistemática de los derechos de sus conciudadanos,  llegó al punto  álgido en mal gobernar el país.

El golpe de estado de 3 de agosto de 1979, albergó mucha  esperanza  en todos los hogares de los guineanos; pero pocos meses después, se comenzó a notar unos cambios  en la dirección  del estado conducentes a no respetar el espíritu que había inspirado a los participantes  con el fusilamiento y asesinato de Carmenlo Owono Ndong y Gregorio Micha Ela. Muchos de los jóvenes oficiales, cadetes y suboficiales que fueron los promotores en Bata de las hazañas durante los enfrentamientos con la fuerza de Mesie, también  condenados a largos años de prisión por el presidente del CMS.  Más tarde los que restaban en el Ejército  fueron depurados de las filas de las Fuerzas Armadas con bajas  sin reconocimiento de sus méritos; situación que les ha conducido hasta la muerte en sus pueblos. Todos ellos  y los que aún viven, Obiang los tachó de enemigos.

El otro reducido grupo de participantes  en el derrocamiento de Mesie y que se encuentran diseminados en todo el territorio nacional, su situación  es un tabú. No reciben ninguna   ayuda, ni reconocimiento por sus méritos  y están consumidos en la miseria y demás vejaciones.

Mucha gente lanzan incriminaciones infundadas contra Florencio Maye Ela, Eulogio  Oyo (q.e.d) y Felix Mba Nchama por haber permitido a Obiang ocupar la silla presidencial en el gobierno del CMS, siendo ellos con  los demás oficiales, quienes expulsaron a Masie del poder. Pero esa gente, olvida de que  cumplían su deber como mandos que eran ante el pueblo. Las decisiones no se tomaban al azar. Se tenía en cuenta los empleos militares para continuar con la buena idea que habían trazado los cabecillas del alzamiento. De esta manera le tocó la lotería a Obiang Nguema. No hubo nada de consenso para designar al presidente del Consejo Militar Supremo (CMS).

En Bata hubo también un grupo de integrantes  de entre ellos: oficiales, cadetes y suboficiales que no apoyaban la idea de poner al frente del CMS a Teodoro Obiang Nguema,  porque había que estudiar primero el asunto de los militares y civiles que tomaron parte en las operaciones en esa Región. Ese grupo discrepaba que pusieran a Obiang al frente  sin que, hubiera estado en Bata. Ellos tenían la tesis, de que era un golpe de estado. Y que la jefatura de estado debía ser ocupada por una persona que había expuesto  su vida en peligro de muerte en los combates en la Región Continental y valoraba el esfuerzo que habían derrochado los compañeros y algunos ciudadanos civiles.

Para consensuar todos estos asuntos, se acordó invitar a  Obiang  Nguema a Bata para tomar parte en la reunión, pero él  no acepto  asistir a la convocaría que se proponía celebrar  en el Estado Mayor, ubicado en el cuartel denominado 3 agosto,  camino del aeropuerto de Bata,  lugar  de  operaciones y reuniones durante los acontecimientos de la insurrección de  agosto de 1979.

Recuerdo con todo pesar a un viajo alférez, que se opuso categóricamente el traslado a Malabo del contingente militar porque no se fiaba del individuo a que  iban a situar al frente del CMS.

Ante la súplica de Obiang para que se tomara todas las disposiciones para el traslado a Malabo de los miembros  participantes en la contienda; entonces los mandos ordenaron obedecer la orden y de esta manera se suspendió la reunión que estaba convocada para realizar  una moción de censura a Obiang. Entre las ventajas que aprovechó Obiang,  una fue de que la mayor parte de los integrantes del núcleo duro que inició las operaciones de guerra, eran oficiales, cadetes, suboficiales y civiles de Mongomo, sin ambiciones personales. Así tuvo éxito la orden de embarque de los insurgentes  para  Malabo.

Obiang, no tuvo participación directa como militar en la contienda y él lo sabe, precisamente los verdaderos héroes y demás combatientes de la mal contada historia  viven en la miseria absoluta dentro y fueradel país.

Actualmente a bombo y platillo se dice que Obiang es el artífice de la Guinea moderna, avalando dichas  afirmaciones por los méritos que se le atribuye por los hechos del 3 de agosto de 1979. Se pinta a Obiang  como el hombre que forjó ese cambio en el país. Son afirmaciones falsas de gente energúmena . A esos malvados hago la siguiente pregunta: ¿Qué herramientas y bártulos utilizó y diseñó el sr. Obiang  para construir la Guinea contemporánea en el año 1979? Se observa con bastante preocupación de que para esa chusma Obiang,  se hace un dios y que él por sí solo,  sin mediar otra fuerza ni ayuda de nadie, derrocó a Mesie Nguema, sin la   participación de otros militares. Esa es una aberración  en toda regla  y resulta una manera de minimizar y eclipsar la verdad  sobre la historia del cambio de 3 de agosto de 1979.

Estimados lectores y compañeros, eso es faltar  la verdad. Se dice vulgarmente que “LOS  VERDADEROS HEROES, NO ENTRAN EN EL DIA DE LA VICTORIA”.

En el curso de las operaciones un compañero dijo una frase como quien presentía  que iba a caer en el combate. Supongo de que, fue una despedida porque nos dirigió con las siguientes palabras: Os insto procuráis  de ayudar a las familias de los que van a sucumbir en esta tarea de salvación nacional. Desgraciadamente, ese héroe cayó en Bindung y otros que fueron asesinados por los esbirros de Mesie, cuando eran capturados.

Se lee  con desprecio en algunos lugares: “héroes caídos por una Guinea Mejor” profanando  a nuestros difuntos compañeros que cayeron como verdaderos patriotas.      Se han ido adelante y sus familiares viven en la más absoluta miseria. Los que aún  están en vida, son ignorados su existencia  hasta el extremo de que en las conmemoraciones de esa efemérides, no reciben apoyo económico ni son invitados a tomar parte en las recepciones pomposas que OBIANG celebra con sus amigos y allegados en sus palacios.

 

…Continuará.

 

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *