Se da por quemada la etapa de diálogo

 

Por Fco ELÁ ABEME

Cuando un pueblo vive, en su historia, un período tan convulso, como el que estamos conociendo ahora en Guinea, lo que tiene que hacer es quemar etapas. Si no lo hiciera así, estaría corriendo como el agua del estanque.

Tras el fracaso de la VI Mesa, creo que, en Guinea, salvo milagros –y con Obiang los milagros son imposibles– podemos dar por cerrada y quemada la etapa de diálogo.Está visto que, por esa vía, no nos va a venir ninguna solución. Es lamentable, pero así lo ha querido quien venía obligado a facilitar esa vía.

La ha sembrado de mentiras y engaños, la ha llenado de trampas, que la vía se ha vuelto impracticable. Espero que, cuando convoque la VII, no acuda ni la suegra.

Pero como el pueblo sabe aquello de camarón que se duerme… Y dispuesto como está ha continuar su camino, porque ya no quiere esperar más –hemos perdido cincuenta años, que, en los tiempos que corren, don una eternidad–, para alcanzar su democracia y desarrollo, lo que toca ahora es quemar otra etapa, la previa al inicio de la transición democrática, sin Obiang, en Guinea.

El objetivo inmediato es que Obiang se vaya. Es una “conditio sine qua non“. En estos momentos, Obiang se ha revelado como totalmente inservible para la próxima etapa, la de la transición hacia la democracia.

Obiang ya es una rémora. Lo ha sido siempre. Pero, ahora, más que nunca, Obiang se ha revelado como incapaz de hacer su propio testamento. Tal como se lo he advertido muchas veces: “los tiranos lo saben hacer todo, menos su propio testamento“.

Los líderes políticos y las audistas y los audistas, tan denostados por los palmeros del régimen, han tomado la determinación de echar a Obiang, puesto que no se va ni a tiros.

Así evitaremos que Obiang colapse el país, provocando otro caso de Ruanda.

Insisto en lo que veo que coincidimos: establecer una hoja de ruta. Cuando la tengamos clara y la demos a conocer al mundo, ahí es cuando Guinea podrá calibrar quiénes son, de verdad, los amigos del Pueblo guineano, y quiénes están ahí a ver si cae algo.

Echar a Obiang, su familia mafiosa y todos sus colaboradores, que han propiciado y animado esta etapa aciaga, es la obligación inmediata.

Lograda la marcha, superada la vergüenza, iniciaríamos la transición, con todos los que creen en el futuro de Guinea. Negociaríamos nuestro Pacto de Convivencia, para construir la Nación guineana, lo que de recogería en la Constitución, que es el armazón de nuestro estado de ciudadanos.

Y, como lo señala a el otro día, audistas y pueblo, vigilarán para que nadie vuelva a traicionar los dueños del Pueblo.

Mientras tanto, las fuerzas políticas y sus líderes trabajarán para que los dueños del Pueblo sean una realidad tangible y visible. ¡OBIANG, VETE YA!

¡He dicho!

 

 

 

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *