El sistema informático de INSESO suprimido para sangrar las arcas

 

Los dos últimos delegados del Instituto de la Seguridad Social (INSESO), son unos excelentes “chorizos”. Bueno, vamos a compensar, hay chorizos al frente de todas las entidades autónomas de Guinea Ecuatorial; igual por ellos, se hablaba de “Chorizonte 2020”.

Entre Elias Abaga, primero y Pedro Claver Mbega Ovono, el actual, tienen aseguradas  sus jubilaciones respectivas de por vida por el esfuerzo de otros, los empleados y funcionarios que cotizan a la Inseguridad social. Y para variar, se les dice “espabilados”, cuando son ladrones y sin guantes  ni blancos ni negros. Ladrones.

Al primero no se le echó al frente de esta entidad por ser buen bailarín, ni porque sus informes puntuales de acusaciones  para “Jack, el destripador “ya no eran convincentes, no; sino porque se descubrió un gran agujero de las arcas de la entidad autónoma que, solo se podría cubrir si meten dentro a todos los coches de gama alta que pudren algunos en su parking, los inmuebles construidos, las casas compradas en Occidente etc, etc.

Con Abaga en INSESO, se firmó un contrato multimillonario con la firma española AGRESSO; dicho contrato, tenía como objetivo principal y casi único, informatizar la administración del ente. De las comisiones llevadas por el delegado, no se habla hoy.  Pues, el programa empezó a funcionar, con dificultades pero funcionaba; no cubriendo el sistema a los porcentajes esperados  por todo el país. Según fuentes internas, en Malabo el programa funcionaba a un 85%; Bata, iba a un 25%; y el resto de las sedes, cero.

Al llegar Pedro Claver Mbega Ovono, su primera actividad fue  convocar una reunión con los responsables de todas las empresas adscritas al INSESO; el orden del día era para revisar los contratos firmados con Elías Abaga y exigir después que le pasen el mismo monto de comisiones o cancelaría los contratos.

El nuevo delegado de INSESO implantó, para robar a mansalva, deshacerse de todo el personal cualificado y con bastante experiencia que tenía su antecesor, para no dejar rastro. Así  es como saca  a un experimentado  Dn Antonio y a todo su equipo del departamento de prestaciones, donde se calculan las pensiones. Un equipo de gente que, se había formado perfectamente de los técnicos de AGRESSO. Por nepotismo, en el lugar de Dn Antonio, colocó a su primo, un tal Ruben Martin Ovono, rodeado de otros miembros de su familia y  quien tiene como jefe inmediato superior a Paco Ndemesogo; otro que se ha forrado como responsable de servicios técnicos de donde depende el Departamento de Prestaciones y amigo íntimo de Pedro Claver Mbega.

Rubén, es el hombre que ha ingeniado, para sacar tajada y sin rastros, no utilizar el sistema informático que costó una millonada. Ahora los cálculos se hacen manualmente; así inflan las nóminas de todas las prestaciones  con el visto bueno de Mr le Delegué. De esta manera, facturan mensualmente, para sus bolsillos, 8 millones netos aproximadamente. Esto solo en Malabo.

En Bata, para no decir toda la región continental, ahí está su mina de oro, ya que no hay control de nada, el programa no tuvo éxito en esa parte del País; por lo tanto, las ganancias para sus bolsillos son mayores”, dice una fuente interna.

Se inventa modificaciones en las obras para que se presenten nuevos presupuestos a fin de poder justificar sus comisiones; aunque quien más lleva de estas obras, es el propio presidente del consejo de administración, con su empresa  “Otong mendjim”; el mismo que se ha hecho con miles de millones con construcciones de “centros médicos” del INSESO con  cables eléctricos de dudosa procedencia.

…De aquí, algunas de las entradas económicas  del enriquecimiento ilícito de los que tenemos envidia por ladrones y no por espabilados

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *