Brasil no es Guinea Ecuatorial

 

Acaba de comprobarlo por propia experiencia: Brasil no es un ” país de mierda ” como le hubiera gustado. En las maletas de una delegación que acompañaba al hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, se han aprehendido recientemente más de 16 millones de dólares en metálico y en joyas.

Estos bienes han sido confiscados en el  registro  efectuado por la aduana en uno de los aeropuertos de un barrio próximo a  Sao Paulo. No hace falta ser un gran experto para adivinar quien es su propietario; sabemos a quien dirigir la mirada, dado que el hijo que, es el retoño del sátrapa  ecuatoguineano es conocido por su gusto inmoderado por el lujo y su modo de vivir extravagante. Este personaje adepto al bling-bling, debe ciertamente estar royéndose las uñas al comprender que la causa de sus sinsabores se debe solamente a que Brasil está lejos de ser como Guinea Ecuatorial , la  “propiedad privada” de papá.

¡Creía que desembarcando en el país de la samba, en territorio “conquistado”,  iba a arrasar! (No es la primera vez que viaja allí y da que hablar). ¡Pues bien, se ha equivocado! Porque, Guinea Ecuatorial no es Brasil dónde la ley es hecha por ser cumplida, cuando alguien se la salta, cualquiera que sea su rango o estatuto.

Y si hay una ley que no sea del gusto de Nguema hijo, esa es la que sanciona a los viajeros que entran en Brasil con más de 2400 dólares. Nguema hijo ha comprendido  amargamente que este país no es la república bananera ni “el territorio” de su muy solicito padre.

Y los expresidentes Dilma Rousseff (destituida en 2016) y Lula da Silva (ahora bajo rejas) saben algo de eso, ellos que conocieron la gloria y la decadencia porque, en su país, nadie se burla de los bienes públicos; y la fuerza de las instituciones es  tal que nadie está por encima de la ley. Después de Francia, USA, Suiza de las que guardará amarga memoria, por sus numerosos altercados con la Justicia, “el niño mimado” de Guinea Ecuatorial pensaba haber encontrado un país menos arriesgado, donde no pondrían límite alguno a sus calaveradas. ¡ Le ha sentado fatal!

Lo más preocupante es la escasa calidad humana de  este hijo de papa.

Él, que ha sucumbido manifiestamente a los encantos de Brasil. dónde, para la pequeña historia, habría organizado su último cumpleaños que provocó mucho ruido por la  participación de estrellas de la música de aquel país, se ve ahora forzado de pasar bajo las horcas caudinas de la realidad dura según la cual ” duró lex sed lex “.

Porque, pese a las vivas protestas de Guinea Ecuatorial, es difícil imaginar cómo le van a ser devueltos a este fanfarrón indescriptible unos relojes de lujo, entre los que algunos están cubiertos de diamantes, con un valor estimado en 15 millones de dólares, sin que se aporten a la Justicia brasileña ” pruebas de su procedencia”. Estos relojes podrían ser vendidos en pública subasta y el dinero resultante entregado al Banco Central de Brasil. ¡Es la ley y hay que esforzarse por cumplirla! ¡Después de todo, no estamos en Gondwana!

Sin embargo,  lo más preocupante es la incapacidad de este hijo de papa, nacido con una cuchara de oro en la boca, por mostrar una cierta calidad humana ¡Por muy vicepresidente de Guinea Ecuatorial que sea, es evidente que la camisa que le ha impuesto su padre no es la adecuada! ¡Esta no es su última calaverada y ciertamente no será la última!

Lo menos que puede decirse es que  “el enfant terrible ” se divierte, mientras el pueblo, con dolor en el corazón, le mira.

Mientras la pobreza se mantiene en su país, sus gastos suntuarios siguen ocupando páginas de los medios de comunicación internacionales. ¡Qué tragedia! Esta mala publicidad no honra al padre. ni al hijo y nos quedamos cortos si decimos que transmiten una pobre imagen del país. Decir que, por desgracia, este eterno soltero, de  aspecto sabiamente estudiado, está llamado a suceder un día a su padre, ¡causa escalofrió!. Para muchos ecuatoguineanos esa sería una mala experiencia, como si el cielo cayese sobre sus cabezas. ¿Cuando el padre haya dejado a la posteridad la imagen de un dictador que oprimió a su país hasta el último aliento, qué diremos del hijo?  Sólo pensarlo produce espanto.

 

Le pays-BF / Asodegue2ªetapa

 

 

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *