Que parezca un accidente o de una larga enfermedad que venía padeciendo

 

  • La vida de Celestino Okenve Ndo, está en peligro en Guinea Ecuatorial. Y más, donde ha decidido fijar su residencia, en su pueblo natal.

En la tarde ayer, cuando  ya se había a un visto a un jubilado desplomarse durante el desfile de Malabo;tres paracaidistas se habían caído al agua por poco profesionales; se había repetido en más de una ocasión el vídeo de la provocación de los que estaban en el interior de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid  y la consiguiente respuesta contundente de los manifestantes; el vídeo de Alejandro Evuna Owono Asangono, bailando había llegado 4 a 5 veces a la redacción de esta página; el desplomado de día se seguía sin tener noticias de él; nadie había podido ver salir de las cárceles a ninguno de los presos políticos indultados…Llegaba una nota escueta, pero estremecedora:

Hola: pública esto en anuncios de guinea-ecuatorial.net

Mucho cuidado Celestino Okenve. Heriberto Meko ha programado tu asesinato. Ha estado en Mikomeseng organizando tu muerte. Hay gente de tu pueblo para informar y algun trabajador tiene encargo. No puedem detenerte por cargos y la muerte sera por accidente o envenenamiento. Heriberto no tiene escrúpulos y es peor que Obiang. Pero tiene familia.

Pasalo a r macuto. Urgente

Las restricciones que el régimen de Malabo ha impuesto para las redes sociales, hacen que las fuentes de noticias no se explayen al darlas; los detalles son escuetos y, en numerosas ocasiones, escasos; motivo éste, ha hecho que esta página acuda a la hemeroteca. El propio Celestino Okenve, no está  localizado desde que tenemos la nota, le queríamos consultar ciertas cosas; lo último que sabemos de él es que, había asistido  a la misa en honor a los mártires de la Independencia en Ndjiakom, pueblo de Acacio Mañe Elá

Okenve Ndo  es algo vulnerable en Mikomeseng, por que no tiene a gente en el pueblo;  Y viviendo ahí, tiene que trasladarse a la ciudad a menudo. En esa trayectoria, podría ocurrir ese “accidente “que quieren que parezca. En Beayop, en el seno familiar, es algo difícil. A Celestino, no le gusta ni Bata ni Malabo, para vivir; y motivos no le faltan. Estas dos ciudades han sido invadidas por los pueblos y es ahora, en los pueblos donde se vive cuan una ciudad con un poco de organización, salvando cosas como la conexión a internet que, tampoco hay en ninguna parte de Guinea , pese a la llamada fibra óptica.

Cuando la gira de Teodoro Obiang el año pasado, un chico de Mbé tenía el encargo de asesinar Okenve Ndo; pero, los planes fallaron al  pensar que estaba en el interior y no conocía físicamente al profesor Celestino.

Lo que hizo la cúpula del PDGE de Mikomeseng, en aquella ocasión, es adelantarse al hecho esperado propagando la falsa información de que, Celestino estaba preparando algo contra Obiang para cuando llegue a Mikomeseng y Beayop. Celestino Okenve tuvo la suerte de que, estando en Bata se le avería el coche y se quedó ahí en Bata; después cogería e ir  a Malabo para actividades políticas.

En Abril-Mayo , cuando Clemente Engonga Nguema Onguene convoca a Celestino Okenve , en Bata, le dijo textualmente que “era el último aviso para que abandone la política en la oposición”. En aquella reunión estuvo presente Angel Mesie  Mibuy; también el entonces ministro Tomás Mecheba, aprovechó la ocasión para amenazar a Celestino Okenve..

El más interesado en  asesinar a Celestino Okenve, se llama Teodoro Obiang Nguema; los encargados de materializar el plan  son casi todos conocidos; entre los que ya le amenazaron, Heriberto Meko Mbengono y su grupo de secuaces.

Entre las amenazas del régimen y la nota que, llegó  ayer tarde, solo decir al régimen que vuestros planes ya son conocidos. Para cuando envenenen al Profesor, no será ninguna “enfermedad que venía padeciendo”, porque no está enfermo de nada; mentimos, de vez en cuando tiene molestias en el ojo derecho desde que fue brutalizado en las dependencias de Guantanamo, Malabo por Nicolas Obama, ministro de la (in)Seguridad Nacional

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *