Teodoro Obiang , el cínico

 

 

Por Fco ElÁ ABEME

Lo bueno del cinismo de Obiang, si hay algo de bueno en este hombre, es que ya no nos irrita. Pero nos abochorna.

Un órgano informativo importante, como es Tve, entrevista al tirano. Lo primero que llama la atención es la postura, el pose, con esos aires de querer darse importancia, que se traducen en pura incomodidad para el personaje. No sabe cómo ponerse.

Luego sigue el engollamiento, para buscar un lenguaje, que él entiende adecuado, pero que, al carecer de la alta formación que se requiere y la cultura adecuada, cae en el ridículo crónico.

Y cuando ya abre la boca hasta las orejas y empieza a acuñar frases grandilocuentes, el tirano revela su verdadero problema: no es listo, se cree listo. Y, lo que es peor, al creerse listo, llega a la convicción de que eso le autoriza a reírse de quien quiera que se le ponga delante.

No sufrí todo lo que dieron de la entrevista. Pero, de lo poco que pude aguantar, antes de que el estómago empezara a darme vueltas, me he quedado con estas perlas cultivadas:

1. “En Guinea, yo no acaparo todo el poder“. Con esto, con la razón “formal”, quería indicar que, en Guinea, tenemos un parlamento, asamblea, con dos cámaras: la de los diputados y el Senado.

Pero lo que el tirano no dice, porque no lo sabe, es que, en un sistema presidencialista puro y de férrea disciplina de partido, si manipulas las urnas y la ciudadanía acude a las urnas a votar con miedo y el señor presidente y su partido obtienen una mayoría insultante, el parlamento se convierte en un objeto de decoración y exponente del clientelismo político. Se convierte en un sitio donde no se debate, se asienta. No se fiscaliza, se aplaude. No se controla, se sirve.

Cuando al poder judicial de le dice cómo tiene que pronunciar sus resoluciones, el poder judicial se convierte en una invitación a la ley de la selva.

2. “En Guinea, PRÁCTICAMENTE, no se tortura“. Amigo tirano, si hablamos seriamente, la grotesca expresión sobra. Es como admitir que, en alguna que otra ocasión, se le va a uno la mano y se mata torturando. A pesar del dicho fang: “animal con manos no muere de paliza”.

¿Se da cuenta del porqué, cuando, en el plenario en el que se le juzgó, Mesiee dijo aquello de…”¿Cómo un jefe de estado va a saber del traslado de presos?“, el Pueblo se partía de risa?

Tú bien sabes que en tus cárceles la tortura es sistemática. Sólo te pregunto: En Guinea, ¿a cuántos detenidos asisten los abogados en las comisarías? ¿A cuántos detenidos, en Guinea, se les pone a disposición judicial, a las setenta y dos horas de haber sido detenidos?

Tú bien sabes que secuestras, comprando voluntades, a los que no piensan como tú, en otros países. Los asesinatos están a la orden del día.

Por tanto, deje de mentir, aunque sea por la dignidad de los cargos que ostentas.

Hay una reflexión que me gustaría que hicieras en tu fuero interno: cuarenta años después de asaltar y acaparrar el poder, consolidado plenamente tu régimen y enriquecido hasta el aburrimiento, ¿porqué no haces el verdadero esfuerzo de conciliar a la sociedad guineana?

Podría continuar. Pero, por hoy,

¡He dicho!

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *