Más reseñas sobre la brutal agresión a un activista de los DDHH

 

Reproducimos, por su interés, un mensaje al que hemos tenido acceso desde una fuente directa en relación a lo ocurrido hace escasos días con el ciudadano guineo-ecuatoriano Alfredo Okenve, quien el pasado 27/10 fue brutalmente torturado por esbirros leales a la dictadura de Guinea Ecuatorial, en lo que fue otra muestra flagrante de que la gentuza que dirige el país y los perros de presa que tienen a sueldo no tienen, y nunca tuvieron, la intención de relacionarse con la disidencia de ningún otro modo que no fuera usando la violencia, y más salvajes instintos primarios. El que hoy reproducimos no hace sino confirmar que Teodoro Obiang –el dictador que “prácticamente” no tortura a nadie– tiene ahora la obsesión de acabar con la vida del profesor Celestino Okenve.

El 13/10 pasado, cayó en manos de esta redacción una escueta nota que hicimos público en los siguientes términos:

Hola: pública esto en anuncios de guinea-ecuatorial.net

Mucho cuidado Celestino Okenve. Heriberto Meko ha programado tu asesinato. Ha estado en Mikomeseng organizando tu muerte. Hay gente de tu pueblo para informar y algún trabajador tiene encargo. No pueden detenerte por cargos y la muerte será por accidente o envenenamiento. Heriberto no tiene escrúpulos y es peor que Obiang. Pero tiene familia.

Pásalo a Radio Macuto. Urgente.

Lo que ya entonces era una certeza, porque, recordemos, el profesor Celestino Okenve ha sido varias veces objeto de directas amenazas de muerte por parte gerifaltes del régimen, es hoy una verdad todavía más verdadera. El régimen de Guinea tiene el objetivo real, concreto e inmediato de quitarle la vida a Celestino por disidente, por incómodo, porque su sustento no depende de ellos… porque quieren, porque pueden, porque suelen. En el texto que van ustedes a leer a continuación queda claro que la golpiza que sufrió Alfredo Okenve hace unos días fue el resultado de una carambola, de un error merced al cual, Celestino y Alfredo siguen hoy vivos.

Rogamos a quienes quieran y puedan escucharnos, hagan extensivo este mensaje, en aras de salvar, nunca se sabe, una o más vidas.

 

Hola a [email protected]

Muchas gracias por vuestra solidaridad y palabras de poyo.

Deciros que Alfredo va recuperándose poco a poco, aunque todavía casi no puede moverse y sufre mareos. Seguramente tenga que hacerse más pruebas para descartar daños mayores. Mi padre, mientras tanto sigue oculto.

He podido hablar con Alfredo y su relato es estremecedor. Después de ser golpeado y metido por la fuerza en el vehículo de sus asaltantes, fue llevado a una zona boscosa a las afueras de Bata. Ahí continuaron torturándole, golpeándole repetidamente en la cara, la cabeza y extremidades con la culata de una pistola y otro objeto contundente. Le preguntaban sobre mi padre y aparentemente estaban convencidos que mi tío Alfredo era en realidad Celestino, mi padre. La confusión es bastante extraña teniendo en cuenta que llevaban una foto de mi padre y mi tío portaba su carnet de identidad. Los torturadores recibían instrucciones de alguien por teléfono y cuando finalmente se dieron cuenta que no se trataba de Celestino sino de Alfredo, la persona que les daba instrucciones les dijo algo así como que, ya que no era quien buscaban “no hacía falta que lo matasen”, simplemente bastaba con que le “rompiesen las piernas y le dejasen en el bosque”. Como podéis imaginaros esta es otra forma de matar a alguien ya que Alfredo estaba muy malherido y sus captores seguramente no sabían que sería capaz de arrastrarse hasta la carretera.

Los asaltantes eran, casi con toda seguridad, miembros de “la seguridad”. Llevaban armas, una fotografía de mi padre, recibían instrucciones de un superior y conducían un Toyota Avensis con placas de matrícula usadas por el ejército.”

OKENVE MARTÍNEZ, Enrique

 

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *