La maternidad esperada

 

Dijo: “Amor, te veo con un brillo especial no sabría como definirlo“.

¿Hay algo del que me quieras hablar? Preguntó.

Sonreí y aquella sonrisa me dejó más brillante y bella.
Ni yo entendía el motivo de “aquella luz” que se había alojado en mi.

Me veía diferente.
Confieso que estaba encantada. Amaba estar así.

Dos meses después,
me acerqué a él y le dije al oído despacio: “Vamos a ser papas, amor “.

¡Dios! Estaba exquisitamente preñado de emoción, nunca mejor dicho.
Me miró y me acarició cada línea de mi rostro, y me dijo emocionadísimo, “vida mía, acabas de hacerme el hombre más feliz, me estoy ahogando en mi propia felicidad y eso es jodidamente maravilloso.
Añadió, te amo tanto, bebé

Yo le dije : ” Tú, amor mío, me has regalado la vida entera que siempre anhelé profundamente
Nos enardecimos en un caluroso abrazo,
esos que sólo hablan y hablan por sí.

Su respiración se aceleraba más de lo normal.
Tranquilo, le dije, con una alta sonrisa.

¡Qué hermosa estás, amor! me dijo.

Le besé como nunca.
Pese a mis ricos besos, él
seguía nervioso… Pero después de unos minutos me volvió a mirar, y me cargó sobre su maravillosa cintura;
y yo dejé mi huella en ella, cruzando mis piernas en forma de equis.

Acerqué mis labios tan despacio hacía los suyos,
aquel ardor nos quemó malditamente.
Cogí su labio superior, hice infinitas maravillas con él.
Dejando que esa sensación tan rica nos asesinara…

Y saboree todo… no me dejé nada.

Me llevé su último aliento.
Celebrando la llegada de nuestro primer bebé.

 

#Ruth #VocesDeMiAlma

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Lucas Mitogo

    (noviembre 28, 2018 - 5:21 am)

    Ruth está enamorada de alguien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *