Mi noche perfecta

Era inaceptable evitar esa mirada, profunda

Esos ojitos achinados desquiciadamente bellos.

Que me atraía
me seducía
me enganchaba,
me mataba lentamente
la muerte mejor recomendable.

Y esas manos indiscutiblemente perfectas y hermosas.
Me acariciaban tan suave… tan…

Lindo.

Con una dulzura incapaz de describir, ni traducir,
no podía evitar ese contacto tan excitante que pocas veces se siente;
y pocas veces se percibe.

Yo era su imán malditamente.

Él seguía apreciando con sus bellas manos mi cuerpo altamente hermoso,
eran continúas y aceleradas sus caricias y yo estaba amando y disfrutando ese momento.

Y pedía a gritos que, por favor, que, no se acabará, jamás.

¡Sino sería mi peor agonía!

Porque lo mejor estaba llegando,

Y, no podía darme el gusto de ignorarlo.

Me dejé, y él hizo lo mejor que se le da
amarme sin complejos y como nunca,
como si no hubiera un mañana

Amé sus manos,
amé ese contacto,
amé esa boquita suya carnosa y sabrosa.

Amé todo ¡carambas! como lo hago yo ¡Amandolo enloquecidamente!

Fue una
fué una vida
la eternidad personificada.

Todavía siento su contacto, su aroma viril pegado en mí.
Como mi mejor tatuaje.

Él me hace vibrar

Él es mi mejor vibración.

Ruth #VocesDeMiAlma

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *