MAIB exige la liberación incondicional de Joaquín Eló Ayeto

El Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko, MAIB, hace saber a la opinión pública nacional e internacional que, rechaza rotundamente las prácticas de vejación que el régimen militar de Obiang Nguema somete a Joaquín Eló Ayeto, después de su detención ilegal y sin orden judicial, el pasado día 25 de febrero. Joaquín, alias Paysa, es activista social de SOMOS+ y militante del partido opositor Convergencia para la Democracia Social (CPDS).

Las detenciones arbitrarias, el hostigamiento a la oposición y al pueblo de Guinea Ecuatorial en general es una práctica habitualdel gobierno de Obiang, pese a los recientes informes de Amnistía Internacional, Human RightsWatch y otros organismos internacionales como la Unión Europea, sobre el deterioro de los derechos humanos en Guinea Ecuatorial.

Para este Movimiento, es lamentable ver con qué facilidad el régimen oprime sin miramientos a los activistas y opositores a Obiang. Con todo este lamentable panorama de violación sistemática de los derechos humanos, y a nuestro pesar, Guinea Ecuatorial es miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuando este organismo supranacional debería exigir primero a sus miembros predicar con el ejemplo en materia del respeto a los derechos humanos y la buena gobernabilidad.

El MAIB se solidariza con el partido CPDS en sus exigencias sobre la actual situación de detención arbitraria de Joaquín Eló Ayeto.

Por lo tanto, este Movimiento condena enérgicamente la detención ilegal del activista y opositor Joaquín Eló Ayeto, y pide su inmediata puesta en libertad.

Malabo, 04 de marzo de 2019.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    apocalipsis

    (marzo 5, 2019 - 1:34 pm)

    Ay!!! Maib, dejar eso; pues no vale la pena decir nada; Si no pudieron escuchar a los de CPDS a que liberen a este pobre chico, sois vosotros a quienes van a escuchar? es como gritar en el desierto, nadie te oye, hablas solo, con el viento… nos falta mucho camino que recorrer y mucha sangre que vertir para que estemos en los verdaderos aposentos de la democracia. Es una pena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *