La libertad de expresión asfixiada desde hace 40 años en Guinea Ecuatorial

Por Marceau Sivieude

En Guinea Ecuatorial, quien critica el poder lo paga a costa de su libertad. Entre la persecución de los defensores de los derechos humanos y la supresión de las voces disidentes, se encuentra la famosa prisión de Black Beach.  El silencio de la comunidad internacional sobre esta represión es un regalo demasiado bueno para el Presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que pronto celebrará su 40º aniversario como Presidente del país.

En Guinea Ecuatorial, el presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que ha estado al frente del país durante casi 40 años, no tiene la intención de dejar que las críticas perturben su poder.

Cualquiera que le moleste lo paga al precio de su libertad.  La última víctima es Joaquín Elo Ayeto, miembro del partido opositor Convergencia por la Democracia Social y activista de derechos humanos detenido sin orden judicial el 25 de febrero en su domicilio por las fuerzas de seguridad.

Se le acusa de tener información sobre un complot para asesinar al Presidente de la República. Informes fidedignos indican que fue torturado al menos dos veces en la comisaría de policía tras su detención y amenazado de muerte por los agentes. Actualmente se encuentra recluido en la prisión de Black Beach, en Malabo, la capital, tristemente conocida por su violencia sistemática contra los prisioneros, y donde pasan continuamente activistas y defensores de los derechos humanos. Su abogado y su familia no pueden verlo.

En noviembre de 2016, cuando Joaquín Elo Ayeto quiso presentar una denuncia contra dos soldados que lo golpearon, fue detenido por “dar una mala imagen del país”. Detenido durante cinco días en régimen de aislamiento, fue puesto en libertad un mes más tarde sin ninguna explicación legal de su encarcelamiento. El 27 de junio de 2017, volvió a ser detenido y encarcelado durante una semana por exigir justicia para la familia de un taxista que presuntamente fue asesinado por el ejército.

Disolución del principal partido de la oposición

El régimen de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo ahoga todas las formas de oposición. El jefe de Estado africano más antiguo llegó al poder en un golpe de Estado en agosto de 1979 y fue elegido Presidente de la República en cinco ocasiones, con más del 90% de los votos…. En las últimas elecciones legislativas de 2017, su partido, el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, obtuvo 99 de los 100 escaños de la Cámara de Diputados y los 55 escaños del Senado.

Elecciones que sólo tienen el nombre de tales y perpetúan un poder autoritario en el que la familia es parte fundamental – su hijo Teodoro Nguema Obiang Mangue es el vicepresidente del país. El principal partido de la oposición, Ciudadanos por la Innovación, fue disuelto por los tribunales en febrero de 2018 y muchos de sus activistas fueron condenados y encarcelados en el proceso.

La amnistía general para los presos políticos decretada por el Presidente el 4 de julio de 2018 antes de un diálogo nacional no se hizo efectiva, aunque algunos fueron indultados el pasado mes de octubre. Los que se atreven a hablar en contra del régimen autoritario siguen sufriendo a día de hoy graves consecuencias, como demuestra el último informe de Amnistía Internacional sobre el país.  La organización sigue documentando casos de personas golpeadas, procesadas y/o detenidas por criticar al régimen de Malabo.

Entre estos casos, además de Joaquín Elo, se encuentra el de Alfredo Okenve, vicepresidente del Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo, que fue golpeado violentamente el 27 de octubre de 2018 por desconocidos armados antes de ser abandonado en una zona aislada en las afueras de la ciudad portuaria de Bata.

Ramón Esono Ebalé, caricaturista y activista que denuncia la situación de los derechos humanos en Guinea Ecuatorial, fue detenido cuando regresaba a su país para renovar su pasaporte. Fue liberado de la prisión de Black Beach después de varios meses de haber sido retirados los cargos en su contra.

Recientemente, el abogado francés William Bourdon, que intervino en Francia contra el hijo del presidente en el caso conocido como el caso de los bienes mal adquiridos  por malversación de fondos públicos, también ha sido blanco de ataques. Él y otros fueron objeto de una orden de detención emitida en enero de 2019 por “blanqueo de capitales y financiación del terrorismo”.

El silencio de la comunidad internacional

A pesar de esta realidad, las condenas internacionales son raras. Muchos países guardan silencio sobre la situación política con el fin de favorecer los beneficios económicos  que representa este estado petrolero. La Unión Africana permanece prácticamente muda sobre las violaciones de las libertades fundamentales en este país y los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas tienen prohibido hacer visitas sobre el terreno a pesar de que el país asumió con orgullo la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad en febrero de este año.

Es hora de que se ejerza más presión internacional sobre este régimen para exigir el fin de la represión de todas las voces disidentes, el uso de detenciones arbitrarias, la tortura y otros malos tratos, y el respeto de las libertades de expresión, opinión, reunión y asociación.

El Examen Periódico Universal (EPU) de Guinea Ecuatorial por parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el próximo mes de mayo es una de las oportunidades para que la comunidad internacional exprese su condena de las violaciones de los derechos humanos cometidas en el país, algo que los activistas y defensores de los derechos humanos de Guinea Ecuatorial no pueden hacer sin correr el riesgo de ser arrojados a las celdas de la prisión de Black Beach.

El silencio de la comunidad internacional sería un regalo demasiado bueno para este poder liberticida dispuesto a celebrar su 40º aniversario.

La libre Afrique / Asodegue2ªetapa

**Marceau Sivieude, es director adjunto de Amnesty International para Africa del Oeste y Central.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *