El Dr Pedro Sánchez ganará las elecciones

Por José Eugenio Nsue

Tuve un tío, Matías EDJANG, que, al parecer, fue auxiliar – enfermero en tiempo colonial que hoy en día los llamarían o ejercerían de médicos; con la independencia, supongo, se quedó sin trabajo y vino al pueblo con toda la familia a hacer la vida de los pueblerinos: preparar fincas de comida con su santa mujer, Balbina, tender trampas para la caza de animales y pescar para alimentar las numerosas bocas de sus vástagos, una decena casi, y preparar vino de palma (Topè). Esta situación le había creado muchos traumas y frustraciones hasta el extremo de que se cayó en el alcoholismo; todos los fines de semana venía del pueblo de al lado de sus cuñados de noche, donde se emborrachaba, despacito, gritando: ‘ME YENDÓ, ME BERÈ FA YEN NÀ’, algo así como “aquello ví, también ví que…“. Con ese introito contaba y criticaba todo lo que le venía en mente desde las críticas a su familia política hasta la situación política de entonces pasando por Las hazañas de nuestra tribu, Esandón.

Hablando del Dr Pedro Sánchez y España, me ha venido en mente estribillo: “ME YENDÓ, ME BERE FA YEN NÀ. Según todos los sondeos, encuestas desmocópicas, análisis radiotelevisivos de los ‘gurús’ del mundo periodístico, expertos sociólogos y analistas políticos de este país, todos absolutamente coinciden y afirman que el actual Presidente del Gobierno en funciones va a ganar las próximas elecciones generales, como lo oyís. Atrás, no hace dos meses, ha quedado el clamor general contra él porque había demostrado que era capaz de TODO con tal de llegar a la Moncloa, sede del Gobierno español, se había abrazado a los nacionalistas independentistas, enemigos de la unidad de España: BILDU, brazo político de la banda terrorista ETA, ERC y PDECAT, estos dos últimos independentistas catalanes que están dispuestos a independizarse de España como sea cuyo undécimo intento en octubre del año pasado, sus cúpulas están siendo siendo juzgadas estos días en el Tribunal Supremo menos su cabecilla, el cobardica Puigdemont que está huido a Bélgica, para alcanzar la presidencia a través de una moción de censura apoyada por esos; le estaban acusando de ningunear a los barones territoriales de su partido, el Partido Socialista Obrero Español, PSOE, hasta los líderes históricos así como muchos barones como Javier Lamban de Aragón, Emiliano García-Page de Castilla la Mancha, Ximo Puig de Valencia, Susana Díaz de Andalucía, Guillermo Fernández Vara de Extremadura, Javier Fernández Fernández de Asturias; Felipe González, Alfonso Guerra, José Bono, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José Luis Rodríguez Zapatero, Alberto Belloch, Alfredo Pérez Rubalcaba… habían estado al borde de un ataque por los tumbos , según ellos, estaba dando el ‘caballero Hidalgo madrileño’ y la errónea política aplicada en nueve meses como el acercamiento de los presos preventivos catalanes en su Comunidad donde el Estado no tiene competencias u otros traslados de los asesinos etarras en Euskadi…; cómo a falta de iniciativas realizables y beneficiosas para el interés general, se había dedicado a pasear por el mundo el falcom y aviones del Estado junto con su esposa como un actor de Hollywood para asuntos personales o privados; cómo ha estado prometiendo cosas que sabía que no se podían llevar a cabo en tiempo y forma tales como la promesa de la exhumación del Generalísimo del Valle de los caídos, la Reforma de la Educación o Laboral, o la ley de inmigración para acoger a todos los inmigrantes tanto los que quieren ir a otros lares como los que intentan saltar las vallas de Ceuta y Melilla además de acabar con la precariedad y temporalidad laboral… Hace dos meses, no había un bar donde entrar sin que se escuchara esas y otras muchas críticas entre españoles y la petición de adelanto de elecciones se convirtió otro clamor popular porque ese Gobierno que algunos llegaron a llamar Frankenstein por la amplia gama de formaciones políticas que se juntaron para presentar la moción de censura: socialistas, podemitas, comunistas, independentistas radicales, moderados, nacionalistas de diversos territorios no estaba dispuesto; el ‘apuesto’ mandatario no estaba en sus intenciones adelantar las elecciones; había cogiddo tanto gusto de alojarse en un palacio, volar en aviones presidenciales, viajar en lujosos vehículos oficiales escoltado y con chófer que hasta donde dije digo digo Diego; de su promesa el día de la moción de censura de expulsar la corrupción de las instituciones del Estado español por higiene democrática para convocar a los españoles a las urnas lo más pronto posible para que decidan quién quieren que les gobierne pasó en el olvido, estaba dispuesto a agotar ya la legislatura. Su osadía fue tal que prometiendo a todos los que le apoyaron el oro y el moro, quiso hacer una cuadratura del círculo presentando unos Presupuestos Generales del Estado con sus 84 diputados pensando contar aún con el apoyo de sus ‘socios’ de la moción. El batacazo fue tal que no le quedó otra opción que convocar a regañadientes las elecciones.

La crónica descrita no es de hace un año ni hace seis meses ni cuatro, es de hace menos de dos meses. Una vez convocada las elecciones y, por arte de magia, el doctor Sánchez es elevado a los altares por los españoles; ahora resulta que la mayoría de los españoles cree que él es el idóneo para llevar a buen puerto el país, que sus propuestas y su idea de España es la que más mola; ahora resulta que todos los socialistas que trinaban y estaban para echarse al monte por las ‘locuras’ que cometía el doctor, una vez convocada las elecciones, están encantados y eufóricos con el Mesías de Pedro Sánchez, han cerrado filas en torno a este porque parece que esta vez sí que Sánchez va actuar con cordura, como un verdadero socialista. Resulta que España ya no está para romperse, los independentistas se han vuelto dóciles y mandos como corderos y le han prometido al doctor Sánchez que van a portarse muy bien a partir de ahora. En definitiva, en España ya no hay nada de que preocuparse, ya no está en peligro porque Pedro Sánchez ha ido al Tíbet a meditar y a portarse y ha traído la fórmula para coger las riendas de esta España querida.

Los españoles me recuerdan a los guineanos de Guinea Ecuatorial; se nota que estamos hermanados por eso tenemos muchas similitudes; nos quejamos en nuestras casas, en nuestros puestos de trabajo, en los bares, por lo bajín pero, a la hora de la verdad, no hacemos nada para que cambien las cosas que no nos gustan, creemos que los demás son los que han de cambiar porque nosotros somos guay, los mejores; nos quejamos, lamentamos, maldecimos nuestra suerte pero preferimos que las cosas sigan tal como están aunque no nos gusten o por intereses espurios.

A mi el doctor Sánchez me gusta por dos razones: él no engaña; puede fingir, disimular, decir una cosa y la contraria a la vez pero, ha demostrado que el fin justifica los medios. Para llegar a la Moncloa está dispuesto pactar hasta con el diablo, no lo oculta a nadie y lo tiene más que claro y asumido. Sin ir lejos, el xcoles 3/04/19 lo volvió a dejar claro; para sacar adelante sus Decretos leyes sociales de propaganda necesitaba los votos del brazo político de los asesinos de ETA, el BILDU, además de los de sus socios de la moción de censura, estuvieron suplicando y mendigando sus apoyos, ¿a cambio de?, no importa; lo importante es que salga con la suya para embelesar a la parroquia. La otra razón es su tenacidad y tesón; tantos palos, obstáculos, impedimentos, críticas recibidas tanto por los suyos como por casi toda España, ahí está liderando el partido más antiguo de España.

Así que, si las encuestas, los sondeos y el vaticio de los sabios y expertos españoles en la materia electoral vuelven a acertar como siempre, españoles, no digáis el 29 de abril que el Dr Pedro Sánchez os ha engañado, no os advirtió; os ha puesto todas sus cartas encima de la mesa.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *