Los Derechos Humanos en Guinea Ecuatorial

Por José Eugenio Nsue

A principios de esta semana el Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial representado por su Tercer Vice Primer ministro, Encargado de los ¿Derechos Humanos?, Alfonso Nsue Mokuy, se ha sometido al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, los días 11, 12 y 13 de mayo. Se trata de la revisión por parte de las Naciones Unidas, su Consejo, del grado de cumplimiento de los Derechos Humanos contemplados en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos, los Instrumentos de Derechos Humanos a los que el Estado es parte (tratados de derechos humanos ratificados por el Estado), las Promesas y los Compromisos voluntarios hechos por el Estado y la Ley humanitaria internacional aplicable por parte de los 193 países miembros; sobre todo, se revisa o se examina a aquellos países cuyo el respeto y la aplicación de los derechos humanos es más bien dudoso como es nuestro caso, el caso de la República – reino de Guinea Ecuatorial.

Cuando hablamos de los Derechos Humanos, ¿ qué estamos diciendo, de qué estamos hablando? Los Derechos Humanos son todos los derechos inherentes a todos los seres humanos sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen, etnia, color, religión, lengua o cualquier otra condición; derechos como el de la igualdad (prohibición de la discriminación, la esclavitud, la tortura, el arresto arbitrario o el exilio), derecho a la vida digna, a una justicia imparcial, a la educación, sanidad, a la libertad de expresión, de pensamiento, de la confesión religiosa o de la orientación sexual, etc; es decir, todos aquellos valores que dignifican la persona para que no sea tratada como un objeto, para que no se la cosifique.

Pero, hablar de los Derechos Humanos en el reino del rey Obiang Nguema I es perder el tiempo porque tanto él como su familia y el régimen que les sustenta no son humanos, son humanoides; lo vengo diciendo desde hace bastante tiempo y, cada vez lamentablemente, la realidad me va dando razón. El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sigue pensando que aquellos que en 1968, el 12 de noviembre, adhirieron el país a las Naciones Unidas siguen siendo los mismos de la especie humana pero, resulta que no, que a penas unos meses después de ser inscrito Guinea Ecuatorial como miembro de la ONU, aterrizó en el país una especie de humanos apoderándose del poder que no eran humanos; caminaban como humanos y se vestían como humanos y hablaban como humanos pero de humanos sólo tenían su forma; carecen de la característica esencial de los humanos: el raciocinio, la capacidad de discurrir, de sentir y de empatizar. Esos humanoides que aterrizaron poco después de la independencia del país y se adueñó de todo el poder, se han multiplicado tan rápido como conejos y forman la actual legión que dirige el país desde hace 50 años. Hablarles del respeto a la vida humana, a una justicia imparcial, a las libertades individuales como la libertad de expresión, de movimiento, de libre pensamiento y de asociación; hablarles de derechos como de la educación, de la sanidad, de reunión… es como tocar la Novena Sinfonía de Beethoven a una manada de simios. Ellos están convencidos de que torturar, secuestrar, encarcelar, humillar a la gente sin motivo; amordazar y silenciar a los que piensan diferente; apropiarse de lo ajeno, violar y asesinar son una manera de entretenerse, es un hobby y no entienden que sea un problema como para reunir a cientos de países para hablar de ello y es más, el mismo pueblo guineoecuatoriano no se queja del trato recibido por parte de sus gobernantes, está muy feliz y súper contento por eso les ¿vota? siempre por encima del 90%.

El apagafuegos del régimen y, a la vez opositor, compadre y Tercer Vice Primer ministro del monarca de Akoakam, Alfonso Nsue Mokuy, en materia de Derechos Humanos del reino, una vez más, como Pinocho en lugar de que le crezca la nariz se está inflando hasta que se reviente por mentiroso. Para él, en el reino de su compadre no pasa nada; Guinea Ecuatorial es el país de Alicia, ahí se respira la paz, la alegría, el bienestar y la felicidad; hay libertad de prensa y expresión pero no hay un solo periódico independiente, ni una sola radio ni televisión que no sean las del padre – rey y el hijo – príncipe; en los programas de esos entes del régimen, imposible encontrar una sola voz crítica entre los que se llaman ahí periodistas; dice que hay libertad de movimientos, reunión y de asociación pero no hay un solo sindicato en todo el país; los partidos admitidos como el CPDS y UP (el CI está en stay back), no pueden reunirse donde quieren y con quienes quieren, sus militantes son perseguidos y hostigados permanentemente; en el Parlamento, no hay ningún solo diputado de la oposición.

Que intenten asesinar al Premio de derechos humanos y activista boicoteando la ceremonia de entrega del premio, Alfredo Okenve, a parte de sus detenciones ilegales, acoso e intimidaciones, o el encarcelamiento ilegal de otro activista y miembro del CPDS, Joaquín Eló Ayeto (sigue retenido sin acusación tres meses después), o los secuestros y sus traslados clandestinos de Fulgencio Obiang Esono y Francisco Micha, igualmente ambos siguen retenidos Black Beach o en Guantánamo sin acusación formal y sin ninguna asistencia letrada; está siendo juzgado un centenar de personas nacionales y extranjeras por un supuesto intento de asesinato del rey de Akoakam después de haber sido extorsionados y torturados además de haberles negado asistencia letrada y hasta algunos de esos presos han muerto desde la cárcel por torturas y por falta de asistencia sanitaria; las mujeres pasan todo tipo de vejaciones, vemos cómo las maltratan en las comisarias física y psicológicamente, cómo las torturan y las humillan con insultos… y algunas han sido asesinadas en sus propios hogares…, pero para Alfonso Nsue Mokuy, se trata de una imaginación y mentiras vertidas por los enemigos y conspiradores de Guinea Ecuatorial; o sea, para el Pinocho de Nsue Mokuy, Portugal, Francia, Alemania, Canadá, Ghana, Burkina Faso, Estados Unidos, Reino Unido, España, Suiza, Australia, etc son enemigos de la paz reinante de su reino pero al mismo tiempo son esos mismos países adonde acuden cuando están enfermos, mandan a sus hijos para estudiar, vienen a ocultar los dineros robados y comprar viviendas para cuando se jubilen o para sus familiares.

Lo de nuestra clase de gobernantes es vomitivo, se parecen unos tarados e inmaduros. Tienen que ser otros países quienes les recuerdan que no gobiernan a ganados ni árboles sino que gobiernan a personas y éstas se merecen un trato digno, un trato humano.

Alfonso Nsue Mokuy, al igual que todos los demás miembros de ese (des)gobierno con su jefe a la cabeza, cobra sin hacer nada, sin a penas mover un dedo; pasa toda la vida sin hacer nada. Dicen que es el encargado de los DDHH en Guinea y si no viaja a Ginebra cada X tiempo para intentar defender lo indefendible no habla ni hace nada por los derechos humanos en el país. ¿Dónde suele estar cuando se vulnera una y otra vez los derechos de los ciudadanos en el país? ¿Dónde estuvo cuando se atentó contra la vida de Alfredo Okenve; qué ha dicho sobre la injusta detención de Joaquín Eló, Fulgencio, Francisco, etc? ¿O es que para ellos esos no son personas? ¿Por qué, en vez de ir a Ginebra a hablar de los Derechos Humanos, no va al Parlamento o al Senado a explicar las acciones concretas y las políticas de la monarquía por los DDHH?

Yo pensaba que cualquier persona cuando llega a una cierta edad, debe mirar hacia atrás para ver y evaluar el bagaje o la herencia que va dejar a las generaciones presentes y futuras y así prepararse para morir en paz con Dios, con su nación y con su familia (otra muestra de que nos gobiernan unos humanoides y no humanos). Quiero preguntar a todos y cada uno de los que han ocupado cargos importantes en nuestro país y durante tantísimo tiempo que cómo quieren que se acuerden de ellos cuando ya no estén. ¿Qué han hecho por su país que tanto les ha dado? ¿En qué les tenemos que agradecer los guineanos? ¿Qué ha hecho Alfonso Nsue Mokuy por su distrito, Niefang, y por su país?

Así lo pienso y así lo digo; ¿ qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *