Los bólidos de Teodorin cambian de sitio discretamente

Por Richard Etienne

Son exactamente las 9:39 de la mañana del viernes 24 de mayo cuando sale el primer coche, un Porsche Spyder 918 amarillo valorado en casi un millón de francos suizos. Con un ruido ronco, aparece de una puerta marcada en un rincón decrépito de un edificio, junto a un teatro y un club nocturno, en el camino de la Gravière.

Desde hace meses, esta ratonera esconde un tesoro de carrocería y potencia, propiedad del gobierno de un país centroafricano, Guinea Ecuatorial, y embargado desde hace dos años y medio por los tribunales de Ginebra. Un total de 25 vehículos de categoría especial han estado pudriendo en garajes de Ginebra desde entonces. Diez de ellos son raros en la Graviere. Su cambio se ha hecho con confidencialidad.

Nuestra investigación sobre la presencia de la familia Obiang en Ginebra
Además del Porsche, hay un McLaren y también un Koenigsegg One:1, que un subastador estatal valora en 8 millones de francos. De 1360 caballos para 1360 kg, debe su nombre a esa relación (1) peso/potencia. El Aston Martin rojo que sigue precede a un Lamborghini Veneno, un modelo del que sólo existe en siete ejemplares. Tres Ferraris amarillos, un Bugatti y un Brabus salen también a la luz del día.

¿Cómo llegamos a este embargo? A finales de 2016, los tribunales de Ginebra sospechaban que Teodorin Obiang, vicepresidente e hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, blanqueaba dinero en Suiza. La presencia del clan Obiang, que ha estado en el poder durante unos 50 años, era habitual en Ginebra.

Teodorin trajo una veintena de coches -siempre tuvo debilidad por ellos- para que los retocara. El clima y la arena del Golfo de Guinea no son los más indicados para estas hermosas y frágiles maquinas y, para mantenerlas, se necesitan expertos. En la zona final del Lago Lemán están representados los principales concesionarios.

El Ministerio Público, intuyendo que es el producto de un lavado de dinero, los paraliza. Algunas imágenes de los vehículos, montados en un camión, aparecieron en “L’Hebdo”. Desde entonces, no se se les había vuelto a ver, pero han hecho que corriera mucha tinta. En Francia, un procedimiento similar, muy mediatizado, condujo a la condena de Teodorin Obiang en 2017. Sus coches fueron confiscados. En Ginebra, por contra la instrucción está empantanada.

Caso cerrado

A diferencia de los coches secuestrados en Francia, que pueden haber pertenecido al propio Teodorin Obiang, los coches de Ginebra son propiedad oficial del Estado guineoecuatoriano. Legalmente, lo cambia todo: Teodorin, si no es propietariol, es dificil que pueda ser imputado.El Ministerio Público buscó pruebas de lavado de dinero, llegando hasta Dinamarca para entrevistar a una antigua novia suya, una modelo de alta clase. Sin éxito. Un fiscal, demasiado parcial, fue recusado. El caso se cerró a principios de 2019.

Se ha llegado a un acuerdo con la familia Obiang, que ha aceptado que se confisquen sus juguetes y se vendan en subasta. El dinero recaudado se destinará a un proyecto social en Guinea Ecuatorial. Según una fuente, Teodorin, que posee toda una flota de coches (y a menudo aparece en las redes con algunos de ellos), no se preocupó especialmente por el lote de Ginebra, e incluso podría intentar comprarlos otra vez. Estaba más preocupado por su yate, que también había sido embargado por los tribunales de Ginebra. El acuerdo incluía su devolución y así se ha hecho.

Los coches se subastarán este otoño en las proximidades de Ginebra a través de la casa Bonhams. La controvertida identidad de Teodorin Obiang -el régimen de su padre es autoritario- no facilitará su venta, según una fuente. Mientras tanto, han sido trasladados de un almacén de Gravière a otro situado a pocos kilómetros de distancia, en un lugar que se mantendrá en silencio por razones de seguridad. ¿Por qué este cambio? La justicia no quiso decirnos.

Fuente : Tribune de Genève

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    apocalipsis

    (mayo 28, 2019 - 4:14 pm)

    si esta enamorado de esos coches ira a comprarlos en aquella subasta otra vez… al fin y al cabo es nuestro dinero el que se desperdicia asi…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *