Profesores con batas

Por José Eugenio Nsue

No cabe duda ninguna que los guineoecuatorianos somos a la vez sádicos y masoquistas; sádicos porque gozamos mientras vemos o hacemos sufrir a los demás; es muy difícil ver a un paisano inmutarse, parar o evitar hacer daño al prójimo cuando tiene poder o posibilidad de actuar y si no, tampoco les conmueven ni les disgustan que sufran los que tienen a su alrededor aunque fueran familiares, amigos o parientes. De la misma manera, somos masoquistas porque disfrutamos con el dolor y cuando nos escarmientan; aplaudimos a nuestros verdugos, servimos a los que nos humillan y cantamos a los que nos insultan, torturan y matan; así somos nosotros, así obramos los guineanos y hasta nos gusta mucho regresar ahí donde nos están maltratando; ¿será el síndrome de Estocolmo lo que padecemos?

Lo digo por mí mismo ya que habiendo llegado a la conclusión de que con la especie de humanos que malgobierna nuestro país, no se puede esperar nada halagüeño; no hay ninguna esperanza de que se vea una sola iniciativa positiva que salga de entre esa banda pero, cada vez como saliendo de un letargo o de una pesadilla, me conmueve cada una de las ocurrencias que salen de ese aquelarre.

Esta semana, la banda de los gobernantes del país obligaba a todos los profesores de Infantil, Primaria y Secundaria, no se sabe por qué no a los de la universidad, a llevarse batas durante el ejercicio de sus profesiones; da la ¿casualidad? de que la única que vende dichas batas es la Primera en todo del país, la Primera mujer del rey de Akoakam, la Madre del Sucesor y Heredero encargado de las armas y Segundo de su Padre, el Príncipe-heredero, la Primera empresaria nacional aunque jamás ha pagado impuestos, y la Madrina nacional de todos los impedidos físicos, enfermos crónicos y pobres de solemnidad, Excelentísima y Su Majestad doña Constancia Mangue Nsue Okomo; y da la ¿casualidad? de que dichas batas son pagadas obligatoriamente por los mismos docentes; quieran o no, les descuentan de sus menguos haberes. Es sabido por todos que el salario de los profesores en Guinea del petróleo no llega a 300€ al mes, unos 199.600 francos cefas.

Sabíamos que este régimen abominable de los Obiang FOREVER nunca les ha importado ni la educación por eso no invierten en ella; prefieren construir hoteles y ciudades fantasmas, compras de cochazos y mansiones en el exterior y es más, sus hijos que quieren estudiar nunca lo hacen en el país donde sus padres son los putos amos tampoco han nombrado ministros competentes, si es que ha habido alguno, para la cartera de educación si exceptuamos al malogrado Antonio Fernando Nve Ngú que, como otros válidos y valiosos hijos e hijas del país arrimaron sus hombros para intentar construir un país libre, justo y democrático, lo que encontraron fue la muerte y el ninguneo; ni tampoco les importa la sanidad; la misma Primera en todo también se ha apoderado de la construcción, con el dinero público, de algunos hospitales que llaman “clínicas” la Paz, Guadalupe, etc donde lo único imponente son los edificios mientras que brillan por su ausencia tanto la eficacia como la eficiencia, carecen de personal cualificado, carecen de medicamentos y carecen de una gestión digna tanto es así que cada año van por el mundo mendigando médicos de verdad para ir a trabajar en dichos hospitales si no son los cubanos, son los israelíes y si no, acuden a España para pedir médicos ¿¿voluntarios y solidarios?? para ir a asistirles (al final dichas clínicas acabarán convirtiéndose en hospitales de las Hermanas de la caridad); cuidado, ninguno de los miembros de esa familia real ni sus amiguetes nunca entran en ellas ni siquiera para hacer una simple analítica a pesar de que se les llena la boca con que ellos tienen los hospitales más vanguardistas de todo el mundo; claro, el mundo de la brujería.

Ahora el actual y flamante ministro de educación y deportes, el doctor en criminalidad don Clemente Engonga Nguema Onguene, tras tomar la posesión como ministro del rango y después de reunirse con sus asesores, técnicos y expertos en educación guineoecuatoriana, ha visto que lo que hace falta imperiosamente para que la educación, la enseñanza empiece a funcionar en el país son las batas; para que los profesores rindan y hagan bien su trabajo deben llevar puestas las batas como los sanitarios. ¡Por el amor de Dios!

¿Qué les pasa a esos colaboradores del rey de Akoakam?

¿Cómo es posible que no haya nadie en ese gremio que sea capaz de tener una ocurrencia válida para la población y no decisiones para acabar aún más con ella?

¿No se han dado cuenta que a simple vista los problemas más acuciantes de la enseñanza en Guinea Ecuatorial son: 1) la masificación del alumnado; no es pedagógico que en Infantil, Primaria y Secundaria haya más de 30 alumnos por aula, sobre todo en unas aulas y edificios minúsculos preindependencias y centros construidos en tiempos de Macias; 2) los centros son obsoletos, descuidados y abandonados y no reúnen las mínimas condiciones como para poder dar las clases en condiciones; hay centros, si no todos, que carecen de sanitarios, bibliotecas y muebles como mesas, asientos, etc; 3) los profesores están mal pagados y nadie puede rendir en ningún trabajo del mundo con hambre, enfermo y con mil problemas familiares; el profesorado guineano vive mal, muy mal porque no le pagan como se merece y muchos pasan hambre y su familia también pasa hambre y están enfermos y no pueden hacer nada, así: “la barriga con hambre, la boca no habla lo que es agradable”; y 4) los profesores, bastantes, carecen de formación adecuada, no están preparados ni formados para enseñar; los que están cualificados no tienen la vocación de enseñar. Desde mis tiempos de estudiante ya había profesores de química, biología, licenciados en derecho, ingenieros, médicos, militares…que venían a dar clases porque no encontraban otra cosa que hacer y así no se puede ejercer una de las profesiones más nobles del mundo? ¿Nadie se lo ha dicho al doctor Clemente Engonga?

¿Por qué no proponen al rey Obi I y su consorte principal la Madre Teresa Nsue Okomo que les suba el sueldo y regalen coches a los profesores universitarios y de Secundaria y motos para los de Primaria e Infantil para facilitar el trabajo a los profesores y para hacerles la vida algo más digna al igual que los diputados y senadores porque son los que están formando a los jóvenes que son el futuro inmediato de la nación? Mobutu lo hizo en Zaire en la década de los 90

Me da a mí que toda esa caterva está dispuesta a morir con sus ideas y prácticas macabras intactas. Más de 40 años tramando maldades y haciendo daño a los demás sin un mínimo de compasión ni misericordia. Y, como había propuesto CPDS para que los profesores puedan defender su dignidad y no teniendo nada que perder, que se rebelen contra esas medidas absurdas y descabelladas y lejos de eso hasta los hay ¿profesores? que ya están justificando, comprendiendo, acatando y dando loas a su excelencia por esa ‘magnífica ocurrencia’ porque con ella, les ha salvado la vida; por favor, ¿qué nos pasa a los guineanos; por qué somos tan cobardes?

Así lo pienso y así lo digo; ¿ qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *