La ilegalización de la ONG CEID: La última acción de Clemente Engonga Nguema y la primera estupidez de Faustino Ndong en el ministerio de Interior

Representantes del Gobierno, Empresas y Sociedad Civil, abordando sobre la EITI (Iniciativa para la Transparencia en la Industria Extractiva).

El día en que los ministros de Inseguridad del país, Bebea Bibang y Nico Ongom Abum Nchama, estaban sacando para el publico su documento-panfleto de denuncia (y hacen que sea detenido en el extranjero) al líder del opositor partido CPDS, Andrés Esono, de haber ido a Chad a comprar armas y mercenarios para darle un golpe de estado al sátrapa Obiang Nguema Mbazoa, el infame ministro Clemente Engonga Nguema Onguene, sabedor de que la sentencia ejecutiva que le cesaba del ministerio de Interior obraba ya en la mesa del dictador, estaba perfilando su última acción al frente de ese ministerio y cumplir uno de sus sueños, que considera hazaña: ilegalizar a la única ONG que funciona y es independiente en la República de Guinea Ecuatorial, CEID (Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo).

Era el 11 de abril de 2019. Al día siguiente salieron en los medios de comunicación los “nuevos nombramientos”: él se iba aniquilar el ministerio de Educación y su discípulo, un gris Faustino Ndong, se venía a Interior. La resolución redactada estaba sin la firma estampada y Engonga Nguema, cuando hace la entrega de despacho tres días laborales después, le instruye a que la plasme, como una de sus primeras medidas. Ambos, que han formado durante años equipo del ministerio de la desgobernación (hasta que Clemente le hace ministro), duermen eufóricos, “lo hemos vuelto hacer”.

¿Qué han vuelto hacer?

Veamos, resumidamente, el bagaje de Engonga Nguema a lo largo de las dos décadas que ha estado al frente del ministerio de Interior, del que su amo, el PF, estaba tan contento que, le encumbró a ser el número cuatro de la cadena del poder político del país, justo detrás de la santísima criminalidad( padre, hijo y la primera en todo), poniéndole la etiqueta de VicePrimer Ministro Encargado del Sector Político y de la Democracia (o sea, hacer todo lo posible para que nunca haya política ni democracia en Guinea Ecuatorial).

En efecto, a este oscuro personaje, como director de orquesta, se le debe la falta de mínimas democráticas, libertades políticas y civiles en el país:

  • adulteración crónica y fraude escandaloso de las elecciones, la nula independencia de la junta electoral (que ha sido su presidente indiscutible),.. en fin, la mala gobernanza política del país (sin ningún rubor, proclaman y se jactan de ocupar el 100% de todos los escaños del parlamento y ayuntamientos de un país que se define democrático en el artículo 1 de la Constitución);
  • ha acabado, directa o indirectamente, con los partidos políticos que eran de la oposición, fragmentándolos (y dejando en la oficialidad la facción bicéfala ilegal y que le interesaba, antes de ser engullida por el PanDGE, como los casos de ADP, UP, APGE), no reconociéndolos (FDR, MAIB), o aconsejando su ilegalización (PP, CI);
  • en el país, hay legalizadas casi unas 200 asociaciones civiles, pero el numero de las que realmente funcionan se puede contar con los dedos de una mano, ya no decimos de las que realmente son no-gubernamentales; el resto, están ahogadas por las restrictivas leyes, los obstáculos administrativos y la falta de apoyos, a pesar de que desde hace una década los presupuestos del estado asignan una subvención muy apreciable a las ONGs (que llegó a ser en mucho tiempo de mil millones), que Engonga distribuía casi íntegramente a CANIGE (la supuesta ONG-partido de la Primera Dama Constancia de Obiang y de la que Clemente es uno de los máximos directivos), AMUSIDA (ONG? de su señora esposa) y su bolsillo, sin que nunca haya sido fiscalizado ni haya rendido de cuentas.
  • Etc

En medio de todo este sistema surgió y coexistía CEID, una ONG con contrastada capacidad técnica, organizativa e independiente de cualquier entidad política ni empresarial, muchos de sus dirigentes manteniendo también su no-militancia en ninguna formación política o pseudopolitica en Guinea Ecuatorial que, desde muchos años venía liderando a la sociedad civil, para que conquiste su espacio propio y desarrolle su rol social, dando apoyo técnico a las asociaciones del país. Fruto de este titánico trabajo ha sido que la sociedad civil guineoecuatoriana ya empezaba a tener reconocimiento internacional, incluso, nacional, está en el Plan de Desarrollo y el PF ya la cita en muchos de sus discursos (aunque sea para hacer su cínica política de mentiras).

Desde 2008 CEID se ha consagrado, en medio de acosos del régimen, a acciones de que Guinea se implique en temas claves para su desarrollo: la transparencia de los ingresos petroleros, el respeto a los derechos humanos y al estado de derecho y la inversión social, destacándose en esa labor, uno de sus dirigentes, el físico y profesor Alfredo Okenve, galardonado en 2018 con el Premio franco-alemán de Derechos Humanos y Estado de Derecho, quien ha ido y hablado en la ONU, UA, foros mundiales y africanos,.. pero también dentro del país y al mismo gobierno, de estos temas. Alentados por el sátrapa, Engonga y compañía (PDGE, incluido), siempre dijeron: esto no lo podemos permitir en nuestro cotarro (que consideran que es Guinea); ha mandado suspender porque -y cuando le- salía de las partes blandas las actividades de esta ONG, ha exhortado a sus colegas del gobierno a que no colaboren con ellos o les tomen drásticas medidas (siendo una de ellas el secuestro por dos semanas en Guantánamo-Malabo del presidente y vicepresidente de CEID en 2017 que practicó el ministro de inseguridad Nico), al vicepresidente de CEID arbitrariamente se le ha quitado del trabajo, ha sido brutalmente agredido y secuestrado en varias ocasiones por elementos de la seguridad nacional y Radio Macuto sospecha que su vida sigue corriendo peligro, y todo el mundo ya sabemos quién sería el autor de cualquier “desgracia” que le pueda ocurrir en el país.

CEID, sabedor que no viola ninguna legalidad y cumple con su rol social, ha estado haciendo su trabajo e incluso incidiendo o cooperando con el gobierno en varias facetas (EITI, educación, etc.). La última acción contra CEID fue en marzo de este año (con la detención y secuestro por los cuerpos de la seguridad y defensa nacional en el aeropuerto de Malabo de su Vicepresidente, en presencia de los embajadores de Alemania, Francia y Estados Unidos!).

De los proyecto sociales de CEID: la biblioteca hecha para la UNGE en Bata (2012)

Pero, estos ministros, ¿saben las repercusiones que para el país suponen estas acciones?. Guinea está en una grave crisis económico-financiera y necesita, el gobierno está pidiendo desde 2016, como el agua en el desierto, inversiones extranjeras y préstamos del FMI, y todos lo condicionan a crear un clima de seguridad jurídica y de buena gobernanza económica, que precisamente y sistemáticamente el ala dura del régimen y decisiones “obiang-engonga-nguemistas” impiden. ¿O, la acción de estos ministros (de Interior y Seguridad) es lo que realmente ellos desean, que el país se vaya a la mierda del todo, llevándose por delante a su “querido ” PF?. No se puede descartar, o podría tener más sentido, si se tiene en cuenta que sus cachorros están implicados en los acontecimientos golpistas de diciembre de 2017.

Cuando Engonga, al que no le importa la legalidad nacional, que tenazmente se ha dedicado a impedir la buena gobernanza política en nuestro país y a destruir a esta ONG y estaba abandonando su feudo, hace gala de la violación del artículo 11 de la Constitución, que dice que todas, personas jurídicas o físicas, están sujetos a la Ley Fundamental y al Ordenamiento jurídico del país. Y su colaborador y pupilo, que viene a estampar su firma en la disolución de esta asociación acusándoles alegremente de haber firmado un acuerdo con un partido político, sin aportar qué partido, cuándo, dónde, cómo ni sobre qué, pone en el altar su primera majadería como ministro de Interior, una estupidez como la copa de un pino.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *