Un vicepresidente en trance por probar unos zapatos

Por José Eugenio Nsue

Non bene pro toto libertas venditur auro‘ (la libertad no debe cambiarse por todo el oro del mundo).

Al final va a resultar que los que decimos, criticamos, lamentamos, condenamos, rechazamos, nos avergonzamos de las fechorías y ridiculeces que día tras día comete Teodorín, alias TEDY, Vicepresidente de su padre y encargado de la defensa y seguridad de su familia, vamos a ser los que realmente le queremos; no por lo que hace, que son horrendos, sino porque tiene aspecto humano y como tal despierta en personas humanas una especie de conmiseración; mientras que aquellos que le adulan, le endiosan, le aplauden, le adoran y le ríen sus gracietas son los que realmente le odian y desean su hundimiento porque es sabido por todos los dichos: ‘el que bien te quiere, te hará llorar ‘, ‘no es buen padre el que todo lo consiente a sus hijos, sino el que sabe decirles no cuando es no y sí cuando es sí’, ‘el mejor amigo no es el que se ríe de tus gracias, sino aquel que es capaz de aconsejar, compartir y llamarte la atención cuando te equivocas‘…

El caso del niño-grande, Tontorín, me ha hecho padecer el síndrome de Estocolmo; ya no le veo como verdugo sino, más bien como una víctima; víctima de la inoperancia, vida maquiavélica, embrutecida, diabólica, asesina, brujeril, de desenfreno, viciosa, lujuriosa y desordenada de sus padres; claro, de esos polvos, esos lodos.

Tontorín no ha vivido ni ha visto otra realidad que, no sea la de su entorno; no se le puede pedir que vaya a dar una charla o conferencia, ni siquiera en la UNGE; ni que se fuera a una academia de marines norteamericana para ir a aprender autodisciplinarse, y eso que medios no le han faltado; a Tontorín no se le ve en una misión humanitaria ayudando y salvando vidas en las zonas catastróficas como lo hacen los demás herederos de las verdaderas casas reales. Teodoro Nguema Obiang Mangue no tiene tiempo para aprender a leer un libro, periódico, fomentar actividades culturales, ir a apoyar a los jóvenes guineoecuatorianos que hacen verdaderos milagros en los centros culturales español o francés, ahí ni se le ve ,ni se le espera; se sentiría como un antílope en el patio de un pueblo.

¿Dónde se siente a gusto Patron?: en los Carnavales del Río Janeiro donde, todo el mundo pierde las formas, se olvida el decoro y los valores y se deja llevar por los instintos básicos dando rienda suelta al disfrute carnal (carnaval); donde el sexo, el alcohol y las drogas no tienen control; ahí está como Pedro por su casa el heredero de su padre; también está en su salsa el Vicepresidente de su padre en los hoteles de lujo en los Estados Unidos, cuando podía entrar ahí y salir como yendo a Akoakam antes de la llegada de Trump, donde se permitía organizar fiestas exclusivas en las que no faltaba ni alcohol, ni drogas, ni orgías cuya práctica bestial del sexo podía acabar dejando víctimas mortales.

El encargado de la defensa y seguridad del coto de la familia dictatorial, también se siente muy a gusto cuando despilfarra el dinero del pueblo en sus macrofiestas de cumpleaños; donde, es capaz de mandar aviones del Estado guineoecuatorianos a EEUU a cargar prostitutas y Estrellas del mundo musical para venir a cantarle unas cuantas nanas; se mueve como pez en el agua, o se movía, en las calles parisinas o ginebrinas montando en sus innumerables vehículos de máximo lujo (ahora están todos requisados, afortunadamente), o montado en una súper moto dando vueltas por el patio como un niño pequeño; o subido en una moto acuática corriendo a toda pasta en alguna de las desangeladas playas batenses.

Todas esas actividades que le ponen al ‘presidente‘ impectore del reino de Akoakam cuya nueva capital es DJIBLÓ, Teodoro Nguema Obiang Mangue, no requiere esfuerzo mental ni intelectual ninguno; por lo tanto, tiene el cerebro atrofiado, vive enajenado y le molesta y mucho obligarle que haga nada que requiera cualquier esfuerzo mental e intelectual; ya no digamos que precise una mínima dosis de atención y concentración, porque padece también de déficit de atención.

Viendo una de tantas imágenes que él mismo cuelga en las redes sociales, otro de sus hobbies por su actitud narcisista además de chulesca, esos días donde se emociona probándose unos zapatos, lo que mi amigo Josimar llama ‘orgasmo‘ viendo como se levanta los brazos como diciendo auaauuu, qué rico yo veo que, había entrado en trance (estado en el que se suspenden las funciones mentales, especialmente cuando un médium manifiesta fenómenos paranormales), que es lo que puede y sabe hacer; ya que todo su entorno familiar, de amistades, social… se mueve en esas esferas brujeriles y paranoicas.

El hijo mayor de los monarcas de Akoakam ha vivido, vive y se mueve solo en medios de los médiums, personas a las que se consideran dotadas de facultades paranormales y eso le ha dejado atontado y enajenado.

Ni sus aduladores compadecen de él cuando va haciendo el ridículo intentando leer, discursear, o hablar en público porque le aplauden de todo lo que hace; ni la población con sus asociaciones ASHO, ANTORCHA, etc le dicen nada; para ellos, él es su modelo y ejemplo a seguir; ni mucho menos sus progenitores se preocupan por él al ver el comportamiento errático que lleva, no les preocupa que a estas alturas (51 años) su hijo sigue sin formar familia; son conscientes de su inmadurez que le han tenido que dar la Primera Comunión a los cincuentiun años que cumplió el pasado mes vistiéndole con un traje blanco y una corbata roja al igual que cuando mi último hijo recibió la comunión con 9 años hace dos años.

A pesar de esas realidades sobre ese niño-grande, sus padres, los monarcas de Akoakam, sus tíos maternos, algunos tíos paternos, los pueblos de Guinea Ecuatorial siguen empecinados en coronarle rey e imponerle presidente. Hacedme el favor, ¿realmente quiénes quieren a Teodorín: los que le aplaudís a sabiendas que es un inmaduro, enajenado corto de mente o los que le decimos lo que es por si puede humanizarse algún día?

A mí sí me da mucha pena; como padre, jamás expondría a mi hijo para que se vaya haciendo el ridículo por el mundo y ser el hazmerreír de todo el mundo.

Un consejo para Tontorín. Ovidio decía: “Donec eris felix, multos numerabis amicos, tempora si fuerint nubila, solus eris” (en la prosperidad, contarás con muchos amigos; en la adversidad, estarás solo).

A sus padres, me parece un escarnio lo que habéis sometido a vuestro hijo inmaduro; sois unos padres crueles e insensibles, así sois, sus majestades, los reyes de Akoakam.

Así lo digo y así lo pienso; ¿ qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    pepin

    (julio 21, 2019 - 10:09 pm)

    Me da lastima que os paséis el tiempo perdiendo saliva y esfuerzo para hablar de un tonto. cual padre tal hijo, que se puede esperar de otro?
    Habar, contar, relatar asanas de estúpido es una perdida de tiempo y un insulto a nuestra inteligencia.
    Tornar la mirada a siniestra y diestra afín que disfrutéis de otro paisaje. Rodearos de gente sabia, discutan con gente que tenga un cacumen a la altura que senos exige.
    Hablar de gentuza que desgraciadamente sufre de patología mentales???
    Que desdén???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *