En la familia de Pelagia, tres generaciones bajo el poder absoluto de Obiang

Mis primeros recuerdos del presidente Obiang se remontan a los ocho años. Recuerdo uno de sus retratos vestido de militar en el salón de nuestro abuelo”, dice Pelagia Okomo, una guineoecuatoriana de 40 años que nunca ha conocido a nadie más en el poder.

Originaria de Acurenam, una pequeña ciudad del sur de Guinea Ecuatorial, Pelagia nació en 1979, el año en que Teodoro Obiang Nguema asumió el liderazgo del país al derrocar a su tío.

En ese momento, éramos el país más pobre del mundo, ni siquiera teníamos ropa, siempre estábamos desnudos”, dice Pelagia, ahora abuela de una niña de cinco años. Señora de la limpieza en una empresa de mantenimiento, dejó su pueblo hace diez años para instalarse en Malabo.

Hasta principios de los años 90, Guinea Ecuatorial, en manos de Teodoro Obiang, exportaba sólo cacao y café, una producción reducida porque las plantaciones mal mantenidas ya no producían mucho desde la partida del colono español en 1968.

La extrema pobreza condujo entonces a la emigración masiva de guineoecuatorianos al vecino Camerún y especialmente al Gabón productor de petróleo, en busca de una vida mejor.

En nuestro país, casi todas las familias enviaron a uno de sus miembros a Gabón para que ayudase a todos los demás”, recuerda Pelagia.

Su hermano menor, Bonifacio Mifumu, de 24 años, también habla de una vida difícil. Sin embargo, después de las primeras exploraciones petroleras en 1991, Guinea Ecuatorial comenzó a beneficiarse de los ingresos del petróleo a principios de la década de 2000.

Pero esta riqueza es desviada por los depredadores en el poder, una expoliación puesta de manifiesto en los últimos años por los procesos de los “bienes mal adquiridos”.

Poco empleo, poco dinero, nada de agua potable, sobrevivimos porque Dios no deja sólos a sus hijos.

Una miseria financiera a la que se añade la represión política, acusa Bonifacio, informático, padre de un niño.

– “Poder absoluto sobre todo”.

El guineoecuatoriano no es libre, el presidente y su familia tienen poder absoluto sobre todo.

Las organizaciones de derechos humanos denuncian regularmente la represión política, las detenciones y los casos de tortura de opositores.

En 40 años de presidencia de Teodoro Obiang Nguema, nunca he visto que se permitiera una manifestación de la oposición o de la sociedad civil”, dijo Pelagia.

Sus partidarios atribuyen a Obiang la construcción de carreteras, edificios públicos y viviendas sociales gracias al auge del petróleo.

Nuestro presidente ha dedicado su vida a su pueblo”, dice Ange Ntugu, un estudiante de 19 años que deplora los bajos salarios y “la corrupción que perturba a nuestro país”, que tiene uno de los PIB más altos de África según la ONU.

Aunque dubitativa, Pelagia es optimista en cuanto al futuro de la tercera generación que vivirá bajo la dirección de Obiang.

Creo que mi nieta conocerá a otro presidente en su juventud y que las condiciones de vida le serán favorables, a diferencia de las de mi infancia”.

Quiero que sea una mujer emancipada que no sufra de pobreza, con un trabajo que le permita vivir con dignidad”, concluye.

Teodoro Obiang Nguema, de 77 años, celebrará su 40 cumpleaños el 3 de agosto en tres ciudades de la península. No debería haber desfile militar, según el programa oficial consultado por las AFP, pero en Mongomo, su ciudad natal, habrá una misa de acción de gracias.

AFP

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *