Frente a los 40 años de incertidumbre, una oposición política desde la autocrítica

“ La lucha política requiere valentía, persistencia, cierta dosis de ejemplaridad en el propio comportamiento, pero sobre todo la localización geográfica en el lugar, para así tener un conocimiento cabal y directo sobre la realidad de los hechos”.

Cuando se cumplen cuatro decenios, desde aquella revuelta palaciega que acabó con un consejo militar supremo, y unos cosacos uniformados que prometían la devolución del poder a los civiles, mediante unas elecciones democráticas como paso ineludible para la implementación del progreso y bienestar en nuestro país, quiero hacer una reflexión personal desde la preocupación, la desesperanza, pero también la autocrítica.

Antes de entrar en el meollo del asunto, quiero hacer dos incisos:

  • Todos los comportamientos y vicios que aquí se critican, soy el primero que los encabeza, con lo cual no solo estoy viendo la paja en el ojo ajeno, sino también la viga en el propio; por lo que este humilde servidor se reconoce co-responsable de las desgracias y lacras que actualmente denigran a nuestra sociedad.
  • Admiro y respeto a todos los individuos y grupos de personas que, desde la esclavitud y colonización occidentales sobre África han tenido el valor de oponerse y decir no a situaciones de opresión y sometimiento como la situación política que impera en nuestro país, muchos de los cuales, han pagado su disconformidad, con la marginación social, la asfixia económica, el duro exilio y hasta con las propias vidas y bienes.

Hechas esas dos advertencias prosigo con el tema principal de mi reflexión, con una pregunta que-por los hechos conmemorativos en plaza y el tiempo transcurrido desde su consumación-creo pertinente y es que ¿ Cuál es la causa por la que desde la imposición del actual régimen deleznable en nuestro país, los esfuerzos de quienes se oponen a este, no solo no parecen dar los frutos esperados- que a mi entender no pueden ser otros que, la desarticulación de aquel, la consecución del poder disputado y la consiguiente instauración de un régimen aperturista que traiga progreso, sosiego y seguridad en nuestras vidas-sino que incluso para algunos, nos parece que dichos esfuerzos se han menguado, en beneficio del afianzamiento del oprobioso régimen ?

 En mi humilde opinión, las causas de esta situación obedecen a dos factores, uno exógeno al bando disidente u otro endógeno al mismo.

  1. La causa exógena al grupo tiene que ver con que, con el tiempo y gracias al descubrimiento y explotación de materias primas, el régimen cuestionado se ha visto beneficiado con ingentes cantidades de dinero y recursos, con los que comprar cuando le fuera posible o silencia cuando no, las voces opuestas que reclaman el viraje del timón de la nación, hacia el lado que garantice al barco atracar a buen puerto. Así todos conocemos a resonados opositores y disidentes que, tras largo periodo oponiéndose al sistema y por avatares personales, sociales y familiares, han acabado ingresando en el gran redil del movimiento de masas acéfalas, exhibiendo hoy en nuestras calles bienes materiales, poder e influencia cuyo acceso les fue negado-sean cuales fueren sus méritos académicos/personales-cuando se declaraban disidentes. Además, y como añadidura de lo anterior, el régimen ha revisado y hasta modernizado sus técnicas e instrumentos de presión/represión, lo que le ha permitido alcanzar cierta economía represiva, obteniendo el mismo resultado con el mínimo esfuerzo que antes.
  2. La causa endógena dentro de la propia oposición obedece a su estructura interna, la forma de correlación de fuerzas, la convergencia/divergencia de objetivos, técnicas e instrumentos de lucha, así como las propias aptitudes, maneras y valores personales de cada uno de los miembros que lo conforman. Así,  en mi opinión personal y salvando la leve excepción de la POC (Plataforma de Oposición Conjunta), en el 82, la oposición no ha sabido adaptarse y sobrevivir a los tiempos, actualizar su sistema de relaciones internas y lo mas importante que hay que señalar, hacer una autocritica interna que le permita, mediante la matriz DAFO ( debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), conocer sus principales bazas y puntos débiles para aplicar a continuación la correspondiente terapia curativa, antes bien su loable esfuerzo de lucha se ha ido menguando en un debilitamiento  creciente fruto de la inercia  del hábito; haciendo siempre lo mismo y esperando resultados diferentes. Podría incluso decirse que los propios hábitos y valores personales han sido el principal obstáculo que ha lastrado su lucha política, tanto es asi que, es común ver en nuestro lideres opositores a 1) Gente que, desde  que se declararon en contra del régimen formando sus propias organizaciones de lucha, no han permitido el ejercicio de una democracia pluralista interna, mediante la alternancia pacifica de miembros en sus cúpulas, pero que con el dedo acusador sin embargo y sin el mínimo pudor, señalan a Obiang y a sus acompañantes, como autoritarios cuando ellos llevan igualmente atornillados  sine die en las instancias decisoras de sus formaciones, dicho comportamiento lleva a la pregunta de ¿ es posible que practique la democracia y pluralidad una vez instalado en la butaca del poder estatal, quien nunca la practicó dentro del partido ,en su tiempo de disidencia?, para mi la respuesta es un NO evidente, por  la simple razón de que, como reza el resabido refrán “nemodatquod non habet”, ya que de la intransigencia e intolerancia políticas han hecho su costumbre, capa y sayo;  y como decía mi abuela, ocultar una costumbre es como intentar esconder un hueso, que cuando lo tienes amarrado por un lado del envoltorio, sale por el otro. 2) Tampoco es extraño registrar en las filas opositoras a individuos que claman tener la fórmula mágica para desarrollar el país, previo derrocamiento del régimen imperante en él, e inculcar educación y modales en la población, cuando no tienen esa valentía, para poner orden en su propia casa, disciplinar a sus hijos y quienes  dependen de él ,  en valores como el trabajo, sacrificio, la honestidad, el respeto a los mayores o a la palabra dada… ¿ Es esa persona incapaz de organizar un grupo de cuatro individuos cohabitando en 120 m cuadrados, la que será capaz de  desarrollar y ordenar un país en caos social, como el nuestro actualmente?, mi respuesta en que no, obviamente porque como reza otro refrán, “quien no puede en lo menos tampoco puede en lo más”. 3)  afamados opositores demócratas, que a la mínima que te muestras disconforme con su parecer o haces una crítica sugestiva de un comportamiento puntual, o te tildan de insolente o te alinean con el régimen, acusándote de mermar injustificadamente la inconmensurable lucha de la oposición, para beneficiar-prebendas mediante-al sistema contra el que se lucha. ¿Serán los que garanticen la libertad de expresión y de pensamiento, en la prometida Guinea libre?, albergo inabarcables dudas al respecto  4) Son también comunes y corrientes en la juventud de la oposición, personas despreocupados de la vida, que abandonan sus estudios y no han podido sacarse una carrera universitaria, habiendo disfrutado de sus progenitores e instituciones públicas,  todo tipo de atenciones y facilidades, desde un techo donde dormir, un plato de comida caliente y puntual, ropa limpia y planchada, hasta de una pequeña cantidad mensual, para sus pequeños caprichos. ¿ Cómo un individuo que ha dilapidado, sin causa justa, semejante oportunidad, podría por ejemplo en el día de mañana-y siendo responsable del departamento ministerial de agricultura-poner en marcha un meticuloso programa agrícola, que abastezca de alimento sano y suficiente a la población ?, debe responderse a esa pregunta con un incuestionable NO, porque como resume un dicho de la sabiduría fang“abokmuannvú ene ndemonguiem”, que traducido al castellano sería algo así como “la buena raza de un cachorro, se nota desde su rabo”. 5) Tampoco puede olvidarse en esos hábitos reprochables dentro de nuestra disidencia política, la presencia de mujeres y jóvenes, que siendo amas de casa, madres, compañeras y novias, no se molestan en ocupar el lugar que les corresponde en una sociedad, que no es sino al lado y junto al hombre-no encima  ni debajo este-ayudando en el cuidado y la educación de los hijos, o al sostenimiento de las cargas del hogar, a través de un trabajo personal o la contribución económica en términos de paridad, para sufragar los gastos de la vida en común; siendo la mayor preocupación de muchas de ellas, cosas como la compra de la última moda de tal cual firma de ropa, amanecer en la nueva disco abierta en el barrio o el ya conocido cotilleo en las redes sociales, whatsAPP, Facebook, Instagram, donde pasan horas y horas en nimiedades improductivas desatendiendo de esa forma sus responsabilidades en el hogar, en la pareja y en la sociedad. ¿Es esa la que se postula como pilar fundamental de la familia y del país, en una futura Guinea Ecuatorial democratizada ?, los hechos precedentes imponen un incontestable NO a la pregunta.

Llegados a este punto, creo que las causas del debilitamiento de nuestra oposición, frente a una régimen afianzado sobre la violencia y el dinero, son más que obvias, y cualquier persona con un sentido de corresponsabilidad común, concordaría conmigo en que la necesaria autocrítica con la que deberíamos conmemorar los cuarenta años del régimen imperante en nuestro país, obliga a hacer las siguientes propuestas, necesarias para la revitalización fortalecida de nuestra lucha política, como conditio sine qua non,en pro de  recobrar la credibilidad frente a nuestra propia sociedad y frente a la comunidad internacional:

1.-Reconocer los propios vicios y errores personales, enmendarlos para dar ejemplo a nuestros compañeros de lucha y al propio régimen criticado, porque los hechos y acciones educan y cautivan más que las bonitas palabras; y si no, a Jesús de Nazaret y a Gandhi me remito. “Una fe sin obras es una fe muerta”. Santiago 2:14-26

2.-Nuestros líderes deberían dialogar, limando asperezas ideológicas para consensuar un plan de acción común, que culmine en la formación de un Frente Unificado o federado, lo cual requiere necesariamente poner de lado las propias ambiciones personales, en beneficio de interese superiores, para así ayudar a eliminar la actual imagen de un parcheado de individuos, descoordinados e incluso antagónicos, cuyo único denominador común, es el rechazo al régimen en plaza.

Si bien la lucha desde la distancia contribuye mucho a la formación de la conciencia nacional mediante la denuncia de los males que padecemos, salvando la propia integridad o vida personales, una acción más efectiva y organizada de protesta y movilización sobre el terreno, se hace mas que imperiosa, habida cuenta de que, y aunque no sea de agrado nuestro, ningún poder se ha alcanzado, desde la lejanía del espacio disputado-Mao sufrió la atroz persecución del poderoso ejército de ShiangKaeShek durante la larga marcha, 1934 a 1949 donde el dirigente comunista tuvo que adquirir valores como la honradez o el trabajo duro,  Mandela paso ventisiete años-de 1963 a 1990-  encerrado en una cárcel de Sudáfrica,de ahí aprendió a perdonar, pero también a perseverar en los objetivos de lucha desde la proporcionalidad de los medios empleados, a mantener firmes los valores personales;  Lenin viajó en tren desde Suiza, hasta Petrogrado, para apoyar y levantar la moral de sus camaradas, el 9 de abril de 1917. Más recientemente, en el que se esta postulando como país modelo de desarrollo y crecimiento económico en África, Ruanda, el Frente Patriótico Ruandés, resistió las embestidas del ejercito oficial, de mayoría hutu y apoyado por Francia, en el genocidio que tuvo lugar en ese país en 1994 y que en poco mas de 60 dias dejó un saldo de ochocientas mil personas asesinadas, doscientas mil mujeres violadas y miles de desplazados.

La lección que nuestros políticos deben sacar de esos hechos es que la lucha política requiere valentía, persistencia, cierta dosis de ejemplaridad en el propio comportamiento, pero sobre todo la localización geográfica en el lugar, para así tener un conocimiento cabal y directo sobre la realidad de los hechos.

Creo que esta es la reflexión que debemos hacer en una fecha como la que se conmemora, analizando el pasado, planificando el presente y proyectando el futuro de la lucha política, desde la propia autocritica, la moderación y perseverancia personal, porque solo así evitaremos la consolidación aventajada del régimen de unos pocos, en perjuicio de la gran mayoría de nuestra sociedad.

Termino mi reflexión recalcando que, con ella no pretendo desacreditar ni debilitar la encomiable lucha de la oposición, más bien es una sugerencia desde la experiencia personal, fruto quizá de mis desvaríos mentales, pesadillas insufribles o de un mal sueño inducido.

Lenin Quinto Achebe,Joven sin oficio ni beneficio

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *