Guinea Ecuatorial : del poder mal adquirido a los bienes mal adquiridos

Por Michel Arseneault 

En 1979, el teniente coronel Teodoro Obiang Nguema prometió respeto “escrupuloso” por los derechos humanos. Cuarenta años después, Guinea Ecuatorial es ciertamente criticada por los defensores de los derechos humanos, pero también por otros.

Durante su toma de posesión, el presidente Obiang recibió un bastón de ébano por el rango más alto de las fuerzas armadas, el símbolo de un poder que se afirmaría a lo largo de las décadas, especialmente después del descubrimiento de grandes depósitos de petróleo en aguas ecuatoguineanas.


Cuarenta años después, está claro que el presidente en funciones más longevo del mundo ha podido olvidar sus orígenes y suavizar la comunidad internacional, comenzando por los Estados Unidos, cuyas compañías controlan la producción de petróleo.


Como resultado, Guinea Ecuatorial, que durante mucho tiempo fue tratada como un paria, un famoso académico estadounidense incluso lo describió como un “estado canalla“, ahora ocupa un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Maestro de Malabo, que solo tenía la palabra libertad en su boca en 1979, ahora dirige un país que no es libre, según la ONG estadounidense Freedom House. En su clasificación, solo tres países africanos lo hacen peor (Eritrea, Sudán del Sur y Sáhara Occidental).

El método Obiang? Las fuerzas de seguridad omnipresentes, un servicio público tan leal como hinchado y un partido en el poder que recuerda de alguna manera a los partidos comunistas de antaño. Según Susana Castillo-Rodríguez, investigadora de la Universidad Estatal de Nueva York en Geneseo, las “células” del Partido Demócrata de Guinea Ecuatorial (PDGE) hacen posible la vigilancia “transversal” de la sociedad. En la cima está la familia Obiang. Un ex embajador de los Estados Unidos en Malabo, John Bennett, lo había comparado con un “negocio familiar” que se habría apoderado de la ganancia inesperada del petróleo “cientos de millones de dólares” él dice – con la complicidad de las compañías petroleras en su país.


Además del presidente Obiang, este “negocio familiar” está compuesto, entre otros, por la primera dama Constancia Mangue y dos hijos, Gabriel Mbenga Obiang Lima y Teodorin Nguema Obiang Mangue, respectivamente Ministro de Minas y Petróleo y Vicepresidente. Este último también es responsable de las fuerzas de seguridad, según el último informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre derechos humanos.


Estas relaciones familiares, lejos de estar ocultas, están subrayadas por un poder que juega voluntariamente la carta del paternalismo. Bajo el liderazgo de Teodorin, los jóvenes del partido gobernante se denominan “Asociación de Hijos Obiang“. Sus miembros son calificados de “Hermanos Asociados“. Su grupo de Facebook tiene casi 3.000 miembros.


A pesar de sus 40 años en el poder, Obiang Sr, sigue siendo popular, según un investigador europeo que ha estado allí varias veces. ” el Papá es querido por una parte importante de la población”, dice. “El hijo es odiado”.

Sus problemas con el sistema de justicia en los Estados Unidos, Brasil y Europa son seguramente por algo. En Francia, Teodorin Nguema Obiang, a menudo llamado TNO, incluso ha sido condenado a tres años de prisión y una multa de 30 millones de euros (en ambos casos suspendidos) por lavado de dinero, apropiación indebida de bienes, desvíos de fondos públicos, abuso de confianza y corrupción en 2017. La suerte de un hotel particular, en Avenue Foch ,en París, es objeto de un litigio entre Francia y Guinea Ecuatorial en la Corte Internacional de Justicia.

Los derechos pisoteados
Los contrapoderes serían, para todos los efectos, inexistentes. Guinea Ecuatorial aparenta tonta cuando se trata de la libertad de prensa. Ocupa el puesto 165 de 180 en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras 2019, por delante de solo tres países africanos (Eritrea, Sudán y Yibuti).


La independencia del poder judicial, por su parte, sería una visión de la mente. Juan E. Méndez, ex Relator Especial de la ONU sobre Tortura, presenció en la primavera de 2019, en Malabo, el juicio de 112 personas acusadas de haber estado involucradas en un supuesto intento de golpe de estado. El juicio se vio empañado por “irregularidades procesales muy graves” y “una flagrante falta de imparcialidad judicial“, dijo en un informe para el Centro de Derechos Humanos de la American Bar Association.


En general, la situación de los derechos humanos es “muy inquietante“, dice Marta Colomer, una activista de Amnistía Internacional que una vez denunció los crímenes del presidente Macias. En Guinea Ecuatorial de Teodoro Obiang, los defensores y opositores de los derechos humanos son hostigados, intimidados e incluso arrestados, incluso por crímenes que, en otros regímenes autoritarios en África, se considerarían pecadillos.

La policía puede ir a su casa por el simple acto de criticar al gobierno en Facebook diciendo que da una mala imagen del país“, dice Marta Colomer.


Hay un clima, un sentimiento de miedo colectivo. La gente tiene miedo de hablar, de protestar. “Sin embargo, el presidente Obiang permitió el multipartidismo hace 28 años, y las elecciones se celebraron a intervalos casi regulares. Pero las encuestas no han resultado en ninguna alternancia política, incluso si los puntajes electorales del candidato Obiang han caído gradual y modestamente desde la década de 1990. En las últimas elecciones presidenciales, en 2016, no obtuvo el 99% de los votos, ya que solía hacerlo, pero un poco menos del 94%. El sistema multipartidista no permitía alternar en la Cámara de Diputados. En las últimas elecciones legislativas, en 2017, el PDGE y las otras formaciones de la coalición gobernante ganaron todos menos uno de los escaños.


El Crudo de todos los peligros
Desde que hay enormes exportaciones de petróleo, es decir, desde fines de la década de 1990, Guinea Ecuatorial se ha convertido en uno de los principales exportadores de petróleo: incluso es el mayor exportador de África Central después de Angola. Sus reservas, estimadas en más de mil millones de barriles, deberían proporcionar una renta de petróleo hasta 2035.


A pesar de la caída de los precios del crudo, el PIB per cápita siguió siendo el más alto del continente ($ 10,174 en 2018, según el Banco Mundial). Esta ganancia inesperada ha permitido al estado financiar importantes proyectos de infraestructura que benefician a unos pocos seleccionados, dijo Human Rights Watch. “Los altos funcionarios del gobierno están cosechando enormes ganancias de los contratos públicos (…) otorgados a compañías que poseen en su totalidad o en parte, en muchos casos en asociación con compañías extranjeras“, explica la ONG.

En contraste, Human Rights Watch señala que el gobierno de Malabo no gastó más del 3% de su presupuesto anual en salud y educación en 2008 y 2011 (dos años para los cuales hay datos disponibles). Al final, la tasa de mortalidad para niños menores de cinco años es incluso más alta que en Níger: 90 muertes por cada 1,000 nacimientos, según Unicef.

Si la reputación de Guinea Ecuatorial no es tan sulfurosa como podrían creer los opositores, Teodoro Obiang fue fotografiado junto a Obama, es porque Malabo ha reclutado a muchos lobbiyistas en los Estados Unidos. En Washington, el gobierno guineoecuatoriano puede recurrir a muchos voceros, incluido un ex asesor del presidente Clinton (Lanny Davis), dos filiales del grupo francés Publicis (Qorvis Communications, MSL Group Americas), por no mencionar a Cassidy and Associates.


Uno no puede entender cómo un gobierno corrupto y criminal pudo ganar aceptación en Washington y Europa, sin mencionar los millones de dólares que Obiang paga a los grupos de presión en Washington“, dice Tutu Alicante de la ONG estadounidense EG Justice. “Lo mismo es cierto en España, donde Obiang puede contar con el apoyo de dos ex ministros, y en Francia y el Reino Unido, donde utiliza firmas de abogados y relaciones públicas“.


En 2007, un plan estratégico de una conferencia económica nacional, Guinea Ecuatorial 2020, estableció el objetivo de erradicar la pobreza “de aquí a 2012“. “En un continente donde muchos países ricos han sucumbido a la maldición del petróleo, según el informe, [Guinea Ecuatorial] quiere demostrar que el petróleo puede ser una bendición.

Muchos guineoecatorianos que han huido de este “régimen presidencial fuerte“, como dicen los analistas del Banco Africano de Desarrollo, ya no creen en el mismo.

Cronología – Guinea Ecuatorial (1968-2019)

1968: Independencia

1979: el presidente Francisco Macías Nguema derrocado por Teodoro Obiang Nguema Mbasogo

1982: Teodoro Obiang nombrado jefe de estado por siete años por el Consejo Militar Supremo

1987: Creación del Partido Demócratico de Guinea Ecuatorial, partido único.

1989: Teodoro Obiang elegido con el 99,99% de los votos.

1991: Proclamación de una nueva constitución que autoriza el sistema multipartidista.

1992: Guinea Ecuatorial comienza a exportar su petróleo.

1996: Teodoro Obiang reelegido con el 97% de los votos.

2001: Mayor crecimiento del PIB en el mundo (63,3%)

2002: 68 personas encarceladas, incluido el oponente Placido Mico Abogo

2002: Teodoro Obiang reelegido con el 97.1% de los votos.

2004: 15 presuntos mercenarios acusados de querer derrocar al régimen

2009: Teodoro Obiang reelegido con el 95.19% de los votos.

2011: Adopción de una nueva constitución que limita el número de mandatos presidenciales

2012: Teodoro Obiang reelegido con el 93.53% de los votos

2014: Teodorin Obiang renuncia a activos por un valor de US $ 30 millones en los Estados Unidos, las autoridades afirman que fueron mal adquiridos

2017: el Tribunal de lo Penal de París condena a Teodorin Obiang a tres años de pena suspendida en un caso de propiedad mal adquirida

2018: Prohibición del principal partido de oposición, Ciudadanos por la Innovación

Rfi

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    pepin

    (agosto 7, 2019 - 3:41 pm)

    Vericula uillis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *