Homenaje nacional en Francia a Jacques Chirac, el “padrino” de los “padrinos” de la Françafica

El lunes 30 de septiembre de 2019, el Estado francés rinde un homenaje nacional a su ex presidente, Jacques Chirac, que de alguna manera llegó a ser el jefe de la Françafrique. Muchos actores de este vasto sistema de dominación neocolonial esperan hoy rendir un último homenaje al “padrino de los padrinos” de la Françafrique a principios de siglo. Entre ellos había muchos líderes africanos, incluido el congoleño Sassou Nguesso, acusado de crímenes de lesa humanidad. La unanimidad casi general de la actual clase política en Francia demuestra lo duraderas que son y siguen siendo algunas de las prácticas de la Quinta República.

Popular en Francia y en el extranjero, Chirac personifica la hipocresía francesa en África. Por otra parte, sigue siendo el hombre de los buenos discursos sobre la Francia eterna, la patria de los derechos humanos y amigo de los pueblos africanos. Además, apoyó a los regímenes menos respetables y tuvo muchos dictadores como amigos: Hassan II, Omar Bongo, Sassou Nguesso, Gnassingbé Eyadema y Paul Biya… Desde Matignon con la ayuda de Charles Pasqua, Chirac hizo suya lo fundamental de la Francafrica entre 1974 y 1976 (empezando por Elf), al mismo tiempo que se apoderó del partido gaullista. Incluso se dió el lujo de recuperar el emblemático Jacques Foccart cuando regresó a Matignon en 1986, y luego cuando llegó al Elíseo en 1995.

Verdadero padrino de Françafrique en el cambio de siglo, Jacques Chirac nunca dejó de consolar, literalmente, a los déspotas françafricanos con amplios elogios que les concedia en las escalinatas del Elíseo, mientras su consideración por las aspiraciones democráticas en África se resume en su breve frase de 1999: “Los dictadores deben ganar las elecciones, de lo contrario no lo harán más”. » [1]. Nunca ha escatimado en el apoyo a sus “amigos”, si no a sus “hermanos”. El delincuente congoleño Denis Sassou Nguesso, que estuvo presente este lunes en París para la ceremonia, recibió asistencia militar en 1974 y 1988, y luego durante las guerras civiles de 1997 a 2003. Jacques Chirac ha cubierto a criminales contra la humanidad y a falsificadores, como Idriss Déby, que es ambas cosas a la vez. Tanto es así que nadie se sorprendió cuando, tras el juicio de Angolagate, Pasqua dijo de él que “el Presidente de la República estaba al tanto” de las ventas de armas a Angola. Unos años antes, en el juicio de Elf, Loïk Le Floch-Prigent recordó una declaración de 1995: “Jacques Chirac me respondió: “No llegará hasta el Ayuntamiento de París…”. “Debo admitir que en ese momento no entendía a qué se refería.” [2]


En 2006, Chirac tampoco dudó en intrigar contra la justicia francesa aconsejando a su amigo yibutí Ismaël Omar Guelleh que presentara una denuncia contra Francia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya con el fin de torpedear la investigación en curso sobre el asesinato del juez Borrel en Dibouti en 1995[3]. Pero su segundo mandato presidencial estuvo marcado principalmente por la desestabilización de Costa de Marfil, una rebelión apoyada discretamente desde París en 2002 y la intervención criminal del ejército francés en noviembre de 2004 en Abidjan, donde decenas de civiles fueron asesinados[4].

Incluso cuando se retiró, el “Tío Chirac” mantuvo su disfraz de benefactor Tartufo de África, llegando a reconocer en un comunicado que “gran parte del dinero de nuestras carteras proviene precisamente de la explotación, durante siglos, de África”[5]. Sus amigos dictadores françafricanos en África fueron los mejores garantes de esta explotación.

Es esta concepción de la política africana de Francia la que queremos enterrar hoy, y sin embargo persiste en formas renovadas.


1] Jacques Chirac, entrevistado fuera de micro sobre la evolución democrática del continente africano. Citado por Le Canard enchaîné del 28/07/1999, reimpreso por François-Xavier Verschave en Noir Silence (Les arènes, 2000).

2] Véase Loïk Le Floch-Prigent, Affaire Elf, affaire d’Etat, ed. Le cherche-midi, 2001.

3] Véase J.-L. Schaal, “Djibouti. Caso Borrel. Les pieds dans le tapis djiboutien”, Billets d’Afrique n°160, julio-agosto 2007 https://survie.org/billets-d-afrique/2007/160-juillet-aout-2007/article/djibouti-affaire-borrel-les-pieds

4] Ver R. Granvaud y D. Mauger, Un pompier pyromane, l’ingérence française en Côte d’Ivoire d’Houphouët-Boigny à Ouattara, Dossier noir, éd. Agone-Survie, 2018.

5] Ver Odile Tobner, “Chirac, VRP zélé de la vente des médicaments en Afrique”, Billets d’Afrique n°186, diciembre de 2009 https://survie.org/billets-d-afrique/2009/186-decembre-2009/article/chirac-vrp-zele-de-la-vente-des


Survie

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *