Inquietud de Trump por las políticas petroleras de Obiang

El apoyo del gobierno estadounidense al régimen de Teodoro Obiang Nguema, en el poder desde 1979, está empezando a flaquear. Motivo de este cambio: el tratamiento de los intereses de empresas americanas como ExxonMobil, así como el deseo de Malabo de trabajar con cada vez más empresas petroleras europeas, rusas y chinas.

La diplomacia de EE.UU. se involucra

Según nuestras fuentes, la nueva embajadora estadounidense que llegó a Guinea Ecuatorial en enero, Susan N. Stevenson, transmitió discretamente el mensaje al ministro de Asuntos Exteriores de Guinea Ecuatorial, Simeón Oyono Esono, de que Washington no estaba satisfecho con el trato que reciben sus empresas.

En cabeza de la lista: ExxonMobil. Esta empresa no puede vender su yacimiento Zafiro: el Ministerio de Petróleo encabezado por el hijo del presidente, Gabriel Obiang Lima, y especialmente la presidencia y el vicepresidente Teodorin Obiang Nguema bloquean sistemáticamente las negociaciones.

Esta interferencia del poder político y familiar fue fatal, por ejemplo, para Trident Energy, que quería hacerse cargo de este campo desde 2018. ExxonMobil, que quiere abandonar el país debido a su baja rentabilidad, se ve prácticamente impedida de hacerlo por el Estado guineoecuatoriano.

Los servicios europeos tienen una gran demanda

El futuro de la compañía estadounidense no es la única razón de la insatisfacción de la diplomacia estadounidense. Acostumbradas a ganar casi todos los contratos de servicios petroleros desde el comienzo de sus operaciones en los años 90, las empresas estadounidenses también están preocupadas por el gran número de empresas europeas que capturan este tipo de mercado en la actualidad. Un ejemplo es el éxito de los italianos de Saipem.

La creciente retirada de las principales locomotoras petroleras americanas como ExxonMobil, la venta de Hess al dúo Kosmos Energy/Trident Energy y la espiración de los bloques PanAtlantics por falta de trabajo no animan al ministerio del petróleo a defender los intereses de Washington.

Además, el objetivo del director para el “contenido local” del Ministerio del Petróleo, Jacinto Owono, es promover a las empresas locales en detrimento de las empresas extranjeras -en su mayoría estadounidenses- acostumbradas desde siempre a gestionar todos sus proyectos con el menor número posible de empresas locales. Estas últimos pueden ahora contar con un potente grupo de presión, la Alianza Nacional de Compañías de Compañías de Servicio del Sector de Hidrocarburos (NAHSCO) fundada en 2017 para imponer la captura de la mayor cuota de mercado posible para sus miembros.

¿Desplazamiento hacia Pekín?

Otro motivo de preocupación para los estadounidenses es la creciente tentación china y rusa de algunos miembros del Gobierno guineoecuatoriano. Es el caso del Ministro de Industria y Energía de Guinea Ecuatorial, Miquel Ekua Ondo, formado en China y Rusia. Este ministro actúa ya como puerta de entrada para los inversores chinos en el sector de la energía, especialmente en empresas como PowerChina o incluso en empresas rusas o ucranianas del mismo sector, como Duglas Alliance.

Ademas, Miguel Ekua Ondo también está presionando al presidente guineoecuatoriano, del que fue asesor durante muchos años, para que las empresas rusas y chinas se incorporen también al sector petrolero del país, argumentando que los estadounidenses no muestran suficiente interés en invertir más mientras que la producción del país cae brutalmente. Hoy en día, esta producción se estima en unos 120.000 barriles/día

Fuente: Africa Energy Intelligence, 8/10/2019

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *