Con canalladas no hay avances

La imagen puede contener: 3 personas, incluido Nvo Zang Okenve, personas de pie y exterior

Por Nvo Zang Okenve

Leemos en El País:

Un Johnson desafiante había asegurado en la sesión parlamentaria de la tarde que no negociaría un nuevo retraso y reiterado su intención de sacar al Reino Unido de la UE el 31 de octubre. Sin embargo, tal y como exigía la Ley Benn caso de no tener visto bueno del Parlamento a la media noche hora europea de este sábado, el primer ministro envió la solicitud a las autoridades de Bruselas pidiendo un retraso del Brexit hasta finales de enero. La envió sin firmarla y acompañada de una carta -esta sí con firma- en la que transmitía a los socios europeos su convencimiento de que una nueva prórroga sería un grave error…


El Primer ministro británico tuvo que hacer lo que el parlamento votó y tuvo que cumplir la Ley Benn.


Estamos aquí ante un escenario donde la democracia se está desarrollando con todo su rigor y transparencia. Boris Johnson no quería aplazar el Brexit pero lo ha tenido que hacer ante la estrategia bien urdida de la oposición. Primero consiguieron que el parlamento siguiera funcionando, segundo aprobaron una ley que impedía un Brexit sin acuerdos y ahora le exigen al jefe de gobierno que aplace el Brexit hasta que el parlamento esté de acuerdo con el acuerdo después de habérselo leído bien. Esto deja las puertas abiertas incluso a un Non-Brexit.


Este ejemplo de escenificación coherente de la democracia en el país con más años en ejercicio de democracia desde los tiempos de Cromwell, ilustra lo que debe ser y lo que debe hacerse en una democracia.


El 12 de octubre algunos fuimos al palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Exteriores, para apoyar con nuestra presencia al grupo de mujeres que querían protagonizar una manifestación contra la dictadura de Obiang. Y fuimos sin ánimo de protagonizar nada, ya había protagonistas, el grupo de mujeres, a las que había que dejar que fueran visibles.


Pero he te aquí que un señor vino con la pancarta de su partido a fastidiar el acto. Ahí se estaba como guineanos contra la dictadura y el tipo vino con la pancarta de su partido, el PP, a deslucir el acto con sus aires de protagonista impenitente. No pensó en Guinea, como ente superior a él y a su partido. De haberlo hecho, hubiera dejado esta conducta de querer ser siempre el muerto en el entierro y el niño en el bautizo. Deslucir un acto de la oposición contra la dictadura para hacerse visible siempre es hacer daño a Guinea. Es romper la unidad, lo que hace siempre, porque la unidad no es lo suyo, sino llegar al poder cuando todos no existan y quede él solo.


Cuando algunos acarician la idea de un escenario post Obiang en el que todos se hubieran puesto previamente de acuerdo para conducir el país a la democracia, se olvidan de que las actitudes de estos señores del PP son disparos a la linea de flotación de una futura Guinea democrática. Cuando unos señores son renuentes a cumplir con la ley y las normas, cuando no parecen respetar un posible acuerdo diseñado entre todos, cuando escogen o reconocen al mindundi de turno que reclama ser líder del partido X por arte de birlibiloque obviando los procedimientos, cuando vienen con sus eslóganes a un acto donde los eslóganes deben ser los que han acordado los organizadores, etc. cuando todo eso ocurre, tenemos que reconocer que la oposición entera y la sociedad guineana tiene una gangrena que le impide la cura.

El rollo del “retorno en libertad” está muy oído, casi desde la eternidad, como un relato regenerado que se trae a colación en cada convocatoria. Fuimos el 12 de octubre a decir NO a Obiang y no a aplaudir algo que nadie sabe lo que significa. No fuimos a llevar el relato de ningún súper líder sino la reclamación de un pueblo que pide el fin de la dictadura: NO A OBIANG.
Yo estuve a punto de no ir, sabiendo cómo la pifia el señor Moto. Esta vez podía haber dejado su protagonismo y hacer un favor a Guinea para mostrar una imagen de unidad. Ya, se me olvidaba que eso de la unidad no le va, no lo quiere. El solo quiere que una fuerzas internacionales le lleven a Malabo en el superconstellation escoltado por 10 F-18 y un batallón de paracaidistas, que le pongan en el sillón sin elecciones y sea aplaudido por guinenos y no guineanos como el super lider único de la ecuatorial Guinea.

Si el pueblo guineano es incapaz de frenar a los elementos dañinos de su sociedad, tendremos maldad por mucho tiempo. Tendremos dictadura larguísima. Porque tiene que ser el pueblo, en todas sus formas, quien ordene cómo debe ser el comportamiento de las personas publicas que aspiran a tener una cuota de poder en Guinea. La falta de equidad no vale. Y si admitimos conductas como la que relato, debemos admitir también al canalla de Obiang. El cual no sigue norma alguna, no se ajusta a disciplina alguna, el que reconoce solo a los “lideres” que bailan a su ritmo o favorecen la destrucción de la competencia.


No vale decir que los demás lleven cada cual su bandera a una manifestación que debe ser unitaria. Eso es no entender la política. Si cada persona lleva la bandera de sus deseos personales a un acto público, no estaríamos hablando entonces de política con mayúscula sino de voces discordantes que suenan a griterío y no a demanda bien organizada e incluyente.

Yo ya llevo muchos años en eso de la política y no pienso volver a ir a ningún encuentro para encontrarme con la majadería de siempre, archiconocida y que pervive porque los guineanos son incapaces de reaccionar con energía. Esta ha sido la última. Yo abogo por acuerdos, reuniones y búsquedas de consensos. Ahí se me encontrará.


Yo cuando fui a Guinea en 2011 le invité al GRAN LÍDER a ir juntos para, asumiendo riesgos, desafiar a la dictadura en el centro de la dictadura. Y ahí estuve. Y estoy todavía. Nadie vino a acompañarme para poner una pica en Flandes. Y no pedí un retorno blindado por carros de combate.

Repito, la democracia se tiene cuando funciona la Ley, aparte de otras cosas. Y para que funcione le Ley, se la debe respetar y el que no lo hace merece un castigo, la exclusión o la cárcel. Solo el pueblo deberá defender la democracia el día de mañana. Si le falta coraje para hacerlo, nadie vendrá en su ayuda y tendremos dictadura por una eternidad. NO ES PATRIOTA PERDONAR A LOS CANALLAS CUANDO HACEN FRAUDE.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Ramón Nze

    (octubre 21, 2019 - 1:38 pm)

    ¡¡¡¡BRAVOOOOO, BRAVO PROFESOR!!!!

    Pero permítame usted que le escriba esto:

    Usted, como ese supuesto GRAN LÍDER venido a menos, cojea de la misma patita del ego inflamado en su alma. Y sobre todo de las pocas luces que aporta cualquier edad que supere las edades que ve usted en las calles de Barcelona, exigiendo la libertad de sus líderes políticos.

    Le recordaré siempre su “paso por Cercedilla”.

    Allá usted no podría haber sido él Niño en el Bautizo. Como mucho el muerto en un velorio.

    En su calidad de “minidictador” adscrito a su cántico bajo la enorme tumba de Franco (¿recuerda que fui yo quien le pidió que nos deleitara con esa soflama?. Sí, claro que lo recuerda.), usted no tiene camino en absolutamente nada que lleve a la población a salir a la calle. Congresos, conferencias, y charlas sobre la historia del país, vale. Usted es un crack.

    En el activismo, usted es un ruidoso más del monton.

    Y cuando el milagro se obre y nos carguemos al régimen, por suerte usted ya estará para la sopa boba. Y no para dar lecciones de demócrata a nadie.

    Pues con usted hemos aprendido a perder. Y son tiempos de ganar.

    ¿Usted tiene experiencia en ganar?. No.

    Entonces apártese y espere a que le llamen en la UNED para contar sus aventuras de pequeño quilombero nacional.

    Sin acritud, eh

    Ramón Nze

    (octubre 21, 2019 - 4:44 pm)

    Okenve, no sufra escribiendo sobre mi en espacios que no puedo leer. ¿Para que publica aquí y cuando le responden aquí, va y responde en otro lugar a la persona que le responde a su publicación?

    ¿Cobardía a su edad?

    Respóndame aquí si tan valentie calenturiento se sienten. No vaya a llorar e las esquinas como un vulgar niñato que no sabe de que se le señala.

    Tenga el valor de venirse aquí y responda. Aquí ñe dejare con el culo al aire, pequeño dictadorcillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *