No hay mal que por bien no venga

Por José Eugenio Nsue

En los países en los que la alternancia en el poder, característica esencial de toda democracia además de la separación y respeto escrupuloso de los tres poderes montesquianos, el legislativo, el judicial y el ejecutivo es la norma suprema, los ciudadanos, es decir, los que quieren y están dispuestos a ejercer su derecho civil, moral y patriótico; suelen dar sus veredictos a través de los comicios. Con ellos eligen a sus representantes legislativos, diputados o parlamentarios y senadores, que como en España a su vez eligen al Presidente del Gobierno por mayoría absoluta de los 350 diputados que compone el Parlamento Español y si no es posible obtener el candidato propuesto dicha mayoría absoluta, es elegido por una mayoría simple en una segunda votación; otros países como Francia se celebran dos elecciones, una legislativa para elegir a los diputados y senadores, y otra presidencial para elegir al Jefe de Estado; en el caso de que uno de los candidatos presidenciables no llegue a obtener en la primera vuelta una mayoría absoluta de los votos, se va a una segunda vuelta entre los dos candidatos con mayor número de votos. En todos esos casos, el pueblo, los ciudadanos son los que siempre tienen la última palabra, de ahí que se dice que el pueblo ha hablado (vox populi, vox Dei: ‘la voz del pueblo es la voz de Dios).

España ha celebrado en los últimos cuatro años cuatro elecciones: 20/12/2015 ( el PP 123, el PSOE 90, Podemos 69 y C’s 40 ), 26/06/2016 (el PP 137, el PSOE 85, Unidas Podemos 71 y C’s 32 ), 28/04/2019 (el PSOE 123, el PP 66, C’s 57, Unidas Podemos 42 y VOX 24 ) y el 10/11/2019 (el PSOE 120, el PP 89, VOX 52, Unidas Podemos 35 y C’s 10 ). En cada una de ellas se había oído la misma cantinela: ‘el pueblo ha hablado’, pero nadie sabía exactamente qué es lo que había dicho el pueblo, cuál era su veredicto ya que el PP se reivindicaba su derecho a gobernar porque eran los más votados (2015 y 2016 ) mientras que los demás partidos decían que na nai de la china; ellos, la izquierda juntamente con los nacionalistas eran los que habían recibido el mandato del pueblo porque todos juntos sumaban más escaños, diputados, que el PP; aun así tampoco esos se ponían de acuerdo para formar un gobierno hasta que en 2016 gracias al apoyo de C’s y los votos envenenados del PNV (los nacionalistas vascos no dan sus votos sin esperar nada a cambio, una buena tajada en forma de beneficios económicos para los suyos; les importa más bien poco por no decir nada España), y la tormentosa y traumática abstención del PSOE que hizo que el partido se hiciera añicos con la salida vergonzosa del doctor Pedro Sánchez como Secretario General para no tener que votar por la abstención…, Mariano Rajoy pudo formar un gobierno que duró lo que dura el hielo en una copa de whisky (Joaquín Sabina).

El doctor Sánchez lejos de abandonar la actividad política como lo acaba de hacer Albert Rivera, por la forma en la que salió del partido, fue a organizar una reconquista en el seno de su propio partido, y contra viento y marea se presentó a las primarias y derrocó a la candidata oficialista Susana Díaz, así volvió a ser coronado Secretario General; desde entonces la situación política española no ha vuelto a ser la misma. Poco después de ser elegido Secretario General del PSOE, llevó a cabo junto con el resto de las formaciones políticas, menos los C’s, una moción de censura contra Mariano Rajoy y así llegó al poder prometiendo una higiene democrática ya que España olía a podredumbre de corrupción del PP, decían los promotores de la moción de censura, como si ese partido fuera el único corrupto de este país; desde entonces nada ha cambiado. Da la impresión de que se promovieron la moción para debilitar el Estado y tener un gobierno central títere mientras los exaltados independentistas y los antisistemas campen a sus anchas como Pedro por su casa, impunemente. A finales del año pasado, los mismos ‘socios’ que le llevaron al doctor Sánchez en el gobierno (ERC, PDxCAT, PNV, UP, Compromís, etc), tumbaban los presupuestos del gobierno de Pedro Sánchez al que no le quedaba otra alternativa que convocar las elecciones a regañadientes ya que estaba dispuesto a agotar la legislatura que su antecesor, Rajoy, había comenzado, para el 28 de abril de 2019 cuyos resultados son conocidos por todos; 123 diputados para el PSOE. Con ese número de escaños de un total de 350 se presentó en el debate de la investidura sin haber llegado a ningún acuerdo con nadie; a Unidas Podemos que se suponía que eran sus socios predilectos y aliados naturales por ideología, dijo que no eran de fiar, eran unos inexpertos e incapaces de poder guardar un secreto de Estado, a parte de que estaban a favor del referéndum ilegal en Cataluña y si admitiera a Pablo Iglesias para que entrara a formar parte del Gobierno, tanto él como el 95% de los españoles no podrían dormir; a C’s y PP tampoco les ofrecía nada, sólo les exigía que se abstuvieran por ‘decencia’, ‘responsabilidad’ y ‘sentido del Estado’ y dejarle gobernar porque así lo había decidido el pueblo español; a los independentistas y demás nacionalistas, si os he visto ya no me acuerdo. Así, por no querer compartir el poder, convocó otra vez las elecciones con la esperanza y seguridad de que iba a arrasar en las urnas, de que el pueblo español iba a hablar alto y claro y le iba a dar escaños suficientes y necesarios para gobernar sin presiones y para poner en práctica las necesarias políticas progresistas que el país necesita. En 10 de noviembre los españoles volvieron a hablar, y como el pueblo es sabio y nunca falla, esta vez le renovó la confianza y le dio el apoyo contundente y sin paliativos que necesitaba el doctor Pedro Sánchez: ¡¡120 diputados!!

Para no bajarse del burro y queriendo aferrarse al poder al precio que sea; el poder excita, dicen los que lo han experimentado, no ha perdido ni un día, ha suscrito un preacuerdo de gobierno con el que tres meses antes le quitaba el sueño, el que era inexperto y lenguaraz, Pablo Iglesias, que pasará a ser Vicepresidente, y como tampoco los dos, Sánchez e Iglesias suman para gobernar, hay que recurrir, otra vez, en Otigi (Bildu) y en Oriol Junqueras (ERC), dos hombres de Estado que quieren y trabajan para y por España y su prosperidad. Con ellos vamos a tener un gobierno sólido, eficaz para resolver los grandes desafíos de este país; por lo tanto, no hay mal que por bien no venga. El doctor Sánchez quería que el pueblo español le diera un apoyo suficiente, claro y contundente; ahí lo tiene; está eligiendo a los mejores socios, valientes españoles con los que construir una España moderna, plural, solidaria, vanguardista; ahí los tiene: Pablo Iglesias, Irene Montero, Alberto Garzón, flanqueados por el PNV, ERC y BILDU. Ahora toca esperar a disfrutar el futuro prometedor que nos están prometiendo, ¿no es para soñar?

Donde el mal desde que se ha asomado y no tiene visos de que quiere dejarnos es en nuestro país, la república de Kalunga; ahí no se vislumbra una pizca de esperanza de bondad, ya nos hemos acostumbrado a las desgracias; todo lo que viene de ahí no son más que calamidades: inundaciones en los barrios, caminos y ríos en Bata, por las lluvias torrenciales y son los mismos vecinos quienes se las arreglan como pueden para intentar salvar sus enseres; menores que son arrastrados por las riadas por transitar en lugares insalubres; personas desnudas atadas por los pies que son arrastradas y golpeadas por una turba de enajenados por las calles mientras que todo el mundo contempla el espectáculo como si fuera una obra teatral y en presencia de la policía; caravanas de coches estacionados a lo largo de las calles por la falta de combustible tanto en Bata como en Malabo en un país productor de petróleo; los vecinos mismos son los que montan guardias en sus propias casas pasando las noches en vela para evitar que vayan a robarles una y otra y otra y otra vez perdiendo así sus merecidos descansos y teniendo que madrugar; o cómo reciben en el aeropuerto a unos falsos profetas, verdaderos estafadores que vienen a hacer su agosto en un país de supersticiosos y enajenados incapaces de usar un poco de lógica e incapaces de cuestionar cómo es posible que un charlatán hable en nombre de Jesucristo y cobre por ello; ¿desde cuándo se cobra por predicar el Evangelio o sanar en el nombre de Jesús cuando Él mismo dice: ‘lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis’? (Mt 10, 7-15) … A ver si el bien, la bondad, se dé mucha prisa y venga a nosotros; si no, lo tenemos claro. Pobre Guinea.

Así lo pienso y así lo digo; ¿ qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Ramón Nze

    (noviembre 16, 2019 - 2:08 pm)

    A mi me parece que usted hace análisis simples. Y como nadie más inteligente que yo y usted le está demostrando que sus opiniones no aciertan con la veracidad, y como buen lector que soy de este medio, le debo señalar puntos donde usted “habla por hablar”.

    Primero, para alguien de su presumible uso de coco, la palabra CORONADO para hablar de un líder electo en España, no es utilizable. Usted debe de estar muy acostumbrado al lenguaje nacional. Por eso.

    Usted además, dentro del artículo no habla sin mostrar sus dientes. Y sus dientes indican que todo lo que no sea monarquico cristiano de derechas pro ¡VIVA ESPAÑA UNIDA!, no le va. Lo que demuestra que usted era de los que pensaron que el bipartidismo (eje de la corrupción que privocó la nueva hoja de ruta política actualmente en el Reino Constitucional) debía ser eterno. Amparados, los que como usted, se creen que el traje y la corbata hacen al “buen cristiano”. Al “buen ciudadano ejemplar”. Y no. Mejor guárdese los dientes “negrito”… que ya ve como nos va en el país de donde provienen listillos como usted.

    Luego hace malabarismos con el actual trato entre Sanchez y Pablo. Al ser una cosa que no nace de su ideología (qué hubiese apostado por un Sanchez – Casado), le irrita saber que esos jóvenes españoles y españolas están copando las altas instituciones. Un camino que nació el 15M, y que hoy podría colocar a un menor que usted en la Vicepresidencia española. Y que mañana, cuando ya gobiernen, podría “limitar”, por fracasos y pérdidas de dinero, a partidos “nacionales” que “viven de España” (¿en uno de ellos milita usted, cierto?). Y es que con Severo Moto y Andres Esono Ondo entre MALABO y Madrid desde los 80, solo un ciego puede no ver que la debilidad del PSOE y el PP les afecta clara y directamente…

    En fin, y termina usted con una referencia a Cristo. Ya me estaba preguntando yo si al final estaba usted usando la cabeza.

    Respecto a eso último, déjeme decirle que esos pastores de Iglesias que llegan a hacer su agosto en “tu” país, leen la misma Biblia que usted. Así que si usted es miente con ella en la mano. Ellos también. No se crea que a ellos les fue regalado. Así que tampoco van a regalar ellos nada a nadie. ¿Usted regala algo gratis a la gente?. No. Así pues…

    Y como no viene a mal dar ejemplos de lo locos que pueden ser los que usan la biblia en política, le recomiendo escribir aquí algo de lo que está ocurriendo en Bolivia.

    Y para terminar, dese un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *