Grave incendio en la Catedral de Malabo

Los habitantes de Malabo han presenciado, con impotencia, tristeza e indignación, el incendio que ha devorado la Catedral de la capital ecuatoguineana en la tarde de este miércoles, 15 de enero.

El incendio, cuyos daños no han sido evaluados aún, se produce tras el cierre, el 7 de enero, de la Catedral a raíz de las obras de restauración ordenadas por el Presidente de la República y aceptadas por el Arzobispo de Malabo, monseñor Juan Nsue Edjang, en una decisión polémica y personal del señor Obiang, que donó unos dos mil millones de francos CFA del Estado para la obra. Es la segunda vez que se acomete una reforma de ese monumento arquitectónico en un espacio de diez años, sin que en ninguno de los dos casos la concesión de la obra haya pasado por un concurso público.

La “restauración” que, en realidad, iba a suponer una modificación profunda del edificio, responde a la política del Presidente Obiang de borrar la arquitectura colonial del país con la destrucción de edificios emblemáticos antiguos o la modificación del aspecto exterior de otros, con la intención de hacer creer que, antes de 1979, fecha del golpe de Estado que le llevó al poder, no había nada en el país o, simplemente, que la historia de este país empieza en aquella fecha.

La destrucción de los edificios coloniales ha afectado al emblemático edificio del Ayuntamiento de Malabo, donde tantos ilustres huéspedes, como el Rey Juan Carlos I y varios jefes de Estado, recibieron las llaves de la ciudad de manos de sus alcaldes. En su lugar, se construyó el Ayuntamiento del Distrito Urbano número uno, un edificio modesto y de mal gusto que es una vergüenza para la capital.

El carácter destructivo del régimen alcanzó al histórico Palacio del Pueblo de Malabo, construido hace cerca de un siglo por Maximiliano Jones, donde se firmó la Independencia de la República de Guinea Ecuatorial el 12 de octubre de 1968, para levantar, en su lugar, un palacio más grande, pero  que, menos de cinco años después, ya tenía enormes grietas en las paredes interiores.

En Bata, además de otros edificios, también se demolió el Ayuntamiento, un edificio también emblemático con una larga historia de visitas de ilustres huéspedes.

La Catedral de Malabo, de estilo neogótico, fue construida por los misioneros claretianos hace casi un siglo, y albergaba los restos mortales de ilustres personajes, entre ellos el Arzobispo Doctor Rafael María Nzé Abuy.

Sobre todo, era una joya arquitectónica de incalculable valor histórico que estaba en la agenda de la UNESCO para ser declarada Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad. Su destrucción supone no solo un daño irreparable para la Iglesia Católica, sino también un verdadero drama para la historia, la cultura y el turismo de Guinea Ecuatorial.

Convergencia para la Democracia Social (CPDS) exige al Gobierno de Guinea Ecuatorial:

PRIMERO: Paralizar las obras en curso y abrir una investigación con apoyo técnico internacional, con el fin de conocer las causas de este incendio. Si fuera intencionado, tendría que caer sobre los culpables todo el peso de la Ley.

SEGUNDO: No iniciar ninguna obra de la reconstrucción de la Catedral sino por una empresa de reconocido prestigio internacional y sin vinculación alguna, ni con el gobierno de Guinea Ecuatorial, ni con empresas asociadas a los dirigentes del país.

TERCERO: Exigir aportaciones a los millonarios políticos del país y apelar a la solidaridad internacional para obtener fondos que hagan posible la reconstrucción de la Catedral de Malabo.

CPDS apela a la conciencia y responsabilidad de la cúpula de la Iglesia católica ecuatoguineana, recordándole  que su cometido es la evangelización y la defensa de la fe, promoviendo la dignidad de la persona y participando de la construcción de una sociedad justa y solidaria, y no sucumbir ante los poderes terrenales.

CPDS se une al pueblo de Malabo, en particular, y a todos los ecuatoguineanos, en general, en su dolor, indignación e impotencia por esta catástrofe que podría haberse evitado si los gobernantes del país pensasen más en el interés general y menos en el suyo propio.

Malabo, 15 de enero de 2020

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL CPDS

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Justino E.

    (enero 16, 2020 - 9:14 am)

    Es la furia de Dios, por la utilizacion del dinero del diabolico Obiang en la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *